El kamasutra mundialista: diez 'jugadas' para marcar gol en la cama

El kamasutra mundialista: diez 'jugadas' para marcar gol en la cama

Junio 01, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El kamasutra mundialista: diez 'jugadas' para marcar gol en la cama

Según un estudio de la Universidad de Bristol, Reino Unido, los hombres adoran cinco veces más a sus parejas que a sus equipos de fútbol. ¡Mujeres, tranquilas!

Lo que ellos piensan sobre el sexo durante el Mundial de Fútbol, pero no se habían atrevido a confesar.

La ‘10’ en la camaEL TRENCITOPosición sexual ideal para celebraciones, él se ubica detrás de la pareja y ella marca el ritmo con sus movimientos de cadera. Algunas variaciones de esta modalidad son: el serrucho, el loco, el perrito. EL PENALTYEl hombre se queda quieto con brazos y piernas extendidas, como si tapara el arco, y ella es quien decide por dónde atacar. Él debe permanecer alerta, pero inmóvil. LA TARJETA ROJAElla introduce la mano en el bolsillo trasero del pantalón del hombre mientras este mira el partido, extrae delicadamente su tarjeta de crédito y la devuelve con el cupo en rojo. EL MEDIO TIEMPOAsí se le denomina al sexo rápido durante los escasos minutos de descanso entre el primer y el segundo tiempo del partido.EL ÁRBITROElla se viste de sensual lencería negra y con un pito le ordena a él todo lo que debe hacer para complacerla. Él obedece las órdenes, o lo expulsan del partido. LA PORRISTAElla se pone el traje de porrista, con dos pompones y falda diminuta, y baila sensualmente para él (preferiblemente después del partido). Se vale invitar a sus amigas a la hora de hacer el show. EL WAKA WAKAAsí se le llama al sexo con la música de Shakira como banda sonora. Déjese llevar. Ideal comprar el disco con las canciones del Mundial Brasil 2014, si quiere estar más actualizado. EL GOLEADORMientras él está sentado en el sofá viendo su partido, con una cerveza fría en la mano y unas crispetas en la otra, ella le hace masajes.LA TÁCTICA LARISSA Al mejor estilo de la modelo paraguaya Larissa Riquelme, que fue sensación en el Mundial de Sudáfrica, póngase el celular en el escote y salte, festeje, haga barra animadamente hasta que la mirada de él quede fija en esa parte de su cuerpo. EL ESCORPIÓNSiga la táctica de René Higuita para atajar un gol; en su caso, para ‘atajar a su pareja’: párese frente a su pareja, entienda los brazos, arquee el torso hacia adelante, vuele y estire sus piernas hacia atrás como si fuera a rechazar el balón. Caiga sobre su pareja, no podrá escapar.Tiempo fuera: ¡No molestar!“Tenemos que hablar” Querida, ya sabes que esta frase nos deja muertos, congelados. ‘Tenemos que hablar’ es lo último que todo hombre quiere escuchar, así que si tienes una bomba atómica qué lanzar sobre nuestra relación, ten la piedad de lanzarla después del Mundial y no durante la definición desde el punto penal en el duelo Colombia-Grecia. No, no puedo mirarte a los ojos y prestarte atención mientras la Selección Colombia pende de un hilo. Recuerda que las mujeres tienen cerebros multitarea, pueden conducir, bordar y masticar al mismo tiempo, pero yo solo soy un hombre de carne y hueso cuya única neurona disponible grita Goooooooooooooooooooooool.“¿Quién es el hombre de negro?” Amada mía, jamás oses preguntar: “¿Quién es ese hombre de negro que corre por todo el campo de juego sin que le pasen el balón?”, o “¿cuáles son los malos y cuáles son los buenos en este partido?”. Tampoco emitas gemidos de lástima cada vez que un jugador patea al otro, porque el fútbol no es un spa; en el fútbol hay drama, lágrimas, lucha, igual que en esas comedias románticas que me obligas a ver el resto del año y sobre las cuales no opino, por respeto a ti. Si tienes dudas sobre las reglas del juego, querida, por favor, busca la respuesta en Google.“¿Otra vez esos tipos?” Esos tipos que llenarán tu sala de tapas de cerveza, de botellas vacías, de palomitas de maíz regadas en los rincones más recónditos del sofá; esos que gritarán y vociferarán, y que herirán la susceptibilidad de tu madre a causa de las malas palabras… Esos tipos son mis amigos del alma, mis compañeros de Mundial. ¿Qué sentirías tú si te impido probarte toda la ropa de los almacenes cuando sales con tus amigas, o si las juzgo por hablar mal de otras mujeres cada vez que se reúnen? Recuerda todas las veces que me he sacrificado por ti y por ellas, repartiéndolas hasta sus casas a media noche. Ahora es cuándo debes pagarme bien con bien y no quejarte por el jarrón roto, por el vaso astillado, por el tapete enlodado, por la mancha de grasa sobre tu sofá favorito. No me pidas que elija “O tus amigotes o yo”. Durante el Mundial hay empate.“¿Cómo me veo?” Te ves hermosa, mi cielo, si no lo creyera no me habría enamorado de ti, no habría soportado tu mal genio y tus celos. Te ves divina con el vestido negro, o con el rojo, o con el fucsia, o con el azul, por eso ni siquiera me tomaré la molestia de despegar los ojos de la pantalla del televisor si Colombia pasa a la segunda ronda del Mundial. Comprende que te amo, así parezca ausente, pensativo, englobado. No, no estoy pensando en otra mujer, sino en otros hombres, de pantaloneta y guayos. No estoy dudando de nuestra relación, sino haciendo cálculos de cuántos puntos necesita Brasil para las semifinales.“Es que ya no me deseas” Gracias por ese tubo de pool dancing que instalaste en la sala, frente al televisor nuevo de pantalla plana, para seducirme mientras veo el partido de fútbol. Sin embargo, por muy sensual que luzcas en ese diminuto traje de porrista, tu pierna al aire me impide ver el pase de Édinson Cavani, tus caderas se interponen entre el gol de Balotelli y mis ojos delirantes; el brasier que lanzaste al aire y que cayó sobre la pantalla me impide ver el marcador y el tiempo de juego restante, así que ubícate un poco más a la izquierda, otro poco, otro poco, más, más, así, detrás del muro… gracias, allí no tapas.¡Pero mi tía te adora! Ya sé que tu mamá nos prestó dinero y que tu tía está recién operada, pero ¿en serio tenemos que ir a su cumpleaños justo el día en que juega Inglaterra contra Italia? Ya sabes que eso de los cumpleaños es frívolo, que a ninguna mujer de más de 20 años le gusta que le recuerden la edad, así que lo más humanitario con ellas, y conmigo, es que vayas sola a la fiesta y yo me quede en casa. He dicho.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad