El fenómeno Maluma: una mirada de 360° al 'Pretty Boy'

El fenómeno Maluma: una mirada de 360° al 'Pretty Boy'

Noviembre 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo | Editora de Domingo, El País
El fenómeno Maluma: una mirada de 360° al 'Pretty Boy'

“De niño fui una plaga, necio, pero siempre fui inteligente y me iba bien en el colegio. No estudiaba en casa, pero en clase ponía cuidado y hacía bien los trabajos. Por eso me destacaba entre los demás”.

Maluma, jurado de ‘La Voz Kids’ e intérprete de éxitos como ‘La Temperatura’, ‘Obsesión’ y ‘Miss Independent’, se ha convertido en el galán de las chicas colombianas. No le teme al éxito que ha logrado en solo 4 años de carrera.

Por estos días y hasta cuando acaben las grabaciones de La Voz Kids, donde es uno de los jurados, el cantante de música urbana Maluma permanece internado, inmerso de mañana, tarde y noche en cumplir sus compromisos con el programa concurso del Canal Caracol. De ahí que a diferencia de otras ocasiones, el intérprete de éxitos juveniles como La Temperatura, Farandulera, Miss Independent y La Curiosidad, no pueda atender la prensa con la actitud reposada y descomplicada que acostumbra. En medio de su trajín sacó unos minutos para responderle a El País y complacer a su fanaticada de Cali, la ciudad, donde, como él mismo sostiene, “me quieren más que en mi propia tierra”.

Maluma surge de unir las iniciales de los nombres de los miembros de mi familia: Marlly, el de mi mamá; Luis, el de mi papá y Manuela, el de mi hermana.

La verdad no, pero sí pensé ir a La Voz Kids un día.

La verdad, decirles que no pasaban era muy duro.

Por todos por igual, cada uno es un mundo muy diferente y todos con un talento muy especial.

Yo creo que es respetable la opinión de cada persona. Precisamente cuando nacen este tipo de éxitos en la televisión de todo el mundo, siempre habrá este tipo de personas que van a criticar para bien o para mal y eso es respetable desde todos los puntos de vista. Sin embargo, quiero hacerle entender a la gente que en el programa los niños viven como en un parque de diversiones todo el tiempo, en lo que menos piensan es en ver lo que hacen como un trabajo o algo así y nada es libreteado. Nadie les dice qué decir, ellos solamente salen con su espontaneidad y eso es lo bonito del programa, que se están divirtiendo, están siendo ellos mismos y por eso es que La Voz Kids ha sido todo un éxito.

Tengo muchos proyectos esperándome, me toca tomar varias decisiones y seguir con mi internacionalización.

La nominación al Latin Gramy (Mejor Nuevo Artista en 2013), el reconocimiento del público que es muy especial conmigo, mis fanáticos y lo que más deseo es seguir en ascenso.

Realmente en mi música hago lo que me gusta, porque primero me debe gustar a mí para trasmitirlo, obvio, siempre respetando esa admiracion y cariño por las mujeres.

Nada farandulero.

No me gustan las faranduleras, en cambio sí me gustan mucho las mujeres auténticas, deportistas e independientes.

No.

Pedirme hijos (risas).

No para nada, eso es falso.

No es nada personal, es un calificativo estratégico, porque así se va a llamar mi nuevo álbum, ‘PrettyBoy -Dirty Boy’.

No, realmente no me da temor porque gracias a Dios he crecido con unas bases sólidas y cuando uno crece de esta manera el futuro que le espera puede ser largo, extenso y exitoso, si así Dios lo quiere y el público. Y nada, yo ya sé que voy ganando desde que ame lo que haga y como amo lo que hago, así baje o suba, pase lo que sea con mi carrera, siempre voy a ser un hombre feliz, porque estoy viviendo de la música, eso fue lo que soñé desde que era niño.

Con cuatro años de carrera artística Maluma ha conseguido lo que a muchos les lleva décadas: Disco de Oro con su álbum ‘Magia’; por lo menos diez sencillos pegados en la radio nacional; nominación a los Grammy Latino como Mejor Nuevo Artista en 2013 y dos minutos de show en la gala de entrega de estos galardones; dos premios Shock: Mejor Artista Nuevo 2012 y Mejor Canción de Radio 2013.

Candidatizado en concursos como los MTV Europe Music, Tu Mundo y Juventud... Como si fuera poco, además de protagonizar elogiados conciertos a nivel nacional e internacional, es vocero de un concurso de la firma Cyzone; participó en una campaña en Antioquia llamada Sexualidad con Sentido; fue presentador de los Kids Choice Awards, es jurado en La Voz Kids y a sus 20 años, se ha convertido un sex simbol en Colombia.

El otrora muchacho flaco, blanco como la leche y con barritos en su rostro, hoy es un atractivo artista de envidiables abdominales, piel bronceada, atlético, todo un fenómeno musical y mediático, “producto de varias factores que confluyen al tiempo”, argumenta María Ángela Rubini, directora multiplataforma de Shock.

El género urbano que interpreta sigue creciendo en Latinoamérica y otros lugares; además, cuenta con gran voz, tiene presencia escénica, carisma, disciplina, dedicación y detrás de él, tiene un apoyo familiar de gente responsable, trabajadora; un buen equipo de marketing, su mánager en Estados Unidos es el mismo de Carlos Vives. También, maneja muy bien las redes sociales, es guapo, camellador, sano, ha calado entre los niños y jóvenes que lo ven como alguien cercano y un modelo a seguir.

“Lo único que esperamos es que este momento de fama que está viviendo no lo desvíe del camino”, prosigue Rubini. Los medios, agrega, le estamos dando demasiada exposición, estamos muy pendientes de él, todo el mundo lo quiere entrevistar, sacarlo, tenerlo en la portada. La clave es que él no se las crea, que se dé cuenta que apenas está empezando, que lo que le falta por recorrer es grande, que no le ha ganado a nadie todavía, es importante que lo entienda para que su carrera siga por buen camino”.

La sobreexposición que puede tener en estos momentos es parte de su éxito, opina Miguel Ascuntar, exlocutor de Caracol Radio, lo ayuda a crecer como artista. “Mi mamá, por ejemplo, no sabía quién era Maluma y ahora que lo ve en La Voz Kids, ya sabe quién es”, agrega el comunicador social de la Universidad Autónoma, quien complementa, que si se abusa de la exposición de su imagen, “podría quemarse rápido, porque la gente se puede aburrir de eso”.

Con o sin sobreexposición la verdad es que habrá Maluma para rato y con proyección internacional, porque como dijo a El País su tía y hoy una de sus mánagers, Yudy Arias, desde Miami, “él es un paquete completo: tiene mucho talento, es puntual, responsable, guapo, tiene magia, donde quiera que llega lo quieren, nació para ser un artista grande, al igual que Shakira o Juanes, y no es porque sea mi sobrino, artistas ya consolidados le han reconocido eso”.

No ha sido fácil para Juan Luis Londoño Arias llegar a ser reconocido, “ya que él partió de cero”. Así lo recuerda Yudy. “A los 16 años me dijo en la sala de mi casa, tía, yo quiero grabar unos temas, eso quiero de cumpleaños, que me ayudes. Yo como era del medio (fue presentadora en Teleantioquia y en el Canal Cosmovisión) llamé a unos amigos músicos y productores y fue a grabar con ellos, eran temas compuestos por él y con esos empezó a ir a los colegios a cantar”.

Añade Yudy que la tercera canción que grabó, ‘Farandulera’, pegó, y con ella aumentaron las visitas a colegios de Medellín y despegó también en Bogotá. Como desde niño también se preparaba para ser futbolista (perteneció a las ligas menores del Nacional y de Equidad) debió escoger entre el fútbol o la música. No demoró en decidirse por su carrera musical.

Así que los dos últimos años de bachillerato los pasó haciendo tareas en aviones y salas de aeropuertos. Su hermana Manuela y su tía Yudy lo ayudaban, y en el colegio Hontanares, de Medellín, también le brindaron apoyo. Juan Parra y su esposa Yudy Arias, como sus representantes, le ‘cantaron’ las condiciones que debía cumplir para lograr su meta de convertirse en estrella, entre ellas, no salir mucho, no irse al Parque Lleras, de fiesta, a un bar, a unos 15, “porque después se daña la magia, si te ponés a callejear no compran show, acordate que queremos que tengas un top de artista grande”, le decían.

Eso para él fue duro, porque es un joven sociable, cariñoso, de muchos amigos. Por eso, en momentos de presión se rebeldizaba y se lamentaba de no poder hacer nada o salir como un chico normal, de no ir a la excursión de su colegio sino tener que ir a cantar en las excursiones de otros centros educativos y que todo fuera trabajo, trabajo y trabajo. Sus tíos lo calmaban recordándole qué era lo que de verdad quería, pidiéndole que visualizara su futuro, “entonces caía nuevamente en la onda”.

Los éxitos radiales fueron llegando (Farandulera, La Temperatura, Pasarla Bien, Obsesión, La Curiosidad) y con ellos, los videos de gran factura y los grandes conciertos. Antes de salir a tarima este acuariano (28 de enero) es muy tranquilo. Mientras su tía se muere del susto “al ver tanta gente: 30.000 o 50.000 personas”, él en el camerino le pide a ella que se relaje y le dice que cuanto más público, mejor. Eso sí, si hay alguna fallita durante el concierto, el micrófono estuvo un momento apagado o el de la pirotecnia no hizo a tiempo lo planeado, una vez finalizado el show, Maluma muestra su fuerte carácter.

“Juan Luis es súper claro, es muy, muy fuerte y eso nos escanta porque un artista grande tiene que ser así”, revela Yudy. La tía, aunque exalta lo amoroso que Juan Luis es con ella y con su hijo de 5 años, Romeo (nombre que lleva tatuado el artista en la parte trasera de su cuello), o sea, el de su primo, su “parcerito”, no oculta que Maluma es “malgeniadito”.

“Cuando se ofusca dice un par de cosas y a los cinco minutos pide perdón porque es muy noble. Cuando le da mal genio dice lo que le tenga que decir al que sea y no le importa. Pero si sabe que no hizo algo bien, lo reconoce y pide perdón”.

Como buen paisa es echado para adelante, chistoso, relajado, no se complica. Así describe a Maluma el exlocutor de Caracol Radio Miguel Ascuntar, quien lo ha entrevistado en varias ocasiones y ha compartido con él en eventos públicos y privados.

Él junto a otros colegas le aconsejaron a Maluma que cambiara su look, pues no solo lucía parecido a J.Balvin y a Reiko en su estilo de música urbana, romántica: los tres cantaban, rapeaban, coreaban, sino que eran similares físicamente: jóvenes, calvos, paisas.

“Ustedes son muy parecidos y el más lindo sos vos, debes aprovechar eso”, le comentaron en una fiesta, cuenta Ascuntar. “Maluma fue el primero en cambiar: se dejó crecer el cabello, trabajó más en el gimnasio, se volvió el más elegante y glamouroso de los tres y en este momento es el sex simbol de las chicas colombianas.

Él tuvo que haber analizado nuestros comentarios con sus asesores de imagen y ahora es el ‘Pretty Boy’. Así se fue diferenciando de los otros”. Se ha especulado que hay una rivalidad fuerte entre Maluma y J. Balvin, entre otras cosas, por los comentarios de sus seguidores dentro o fuera de la web.

Yudy Arias desmiente tal rivalidad y comenta que los artistas se escriben por whats app e incluso, se felicitan por sus logros. Alejandra Gutiérrez, caleña y presidenta del club de fans de Maluma en Cali, además de resaltar su personalidad de chico extrovertido, sencillo y comprometido, destaca su talento como compositor, por la forma como se refiere a las mujeres en sus canciones, “de un modo no tan fuerte y tan grotesco, sino de una manera más romántica y realista”.

Como lo hizo en su tema Carnaval: “Si te hace falta que te quiera yo te amo a mi manera, yo lo haré basta mi niña, ya no llores olvida los temores y abrázame Seré tu ángel guardián tu mejor compañía toma fuerte mi mano te enseñaré a volar...”.

La joven de 18 años, que ha cenado y compartido en varias ocasiones con Maluma da fe, porque lo ha visto cantar a capella, que al ‘Pequeño Gigante’ le va bien no solo cantando reggaetón, sino pop, baladas, rancheras y salsa. Admirador de Héctor Lavoe, Ricardo Arjona, Justin Timberlake y Juanes, entre otros artistas, el joven de pobladas cejas y expresivos ojos, es un amante de la buena comida, a quien también le encanta cocinar.

Las chicas lo pueden conquistar con ensaladas, salmón, batidos o sushi. Precisamente, él y su familia son propietarios de los restaurantes Sushi Light de Medellín y Bogotá. Pasar tiempo con su familia, sus amigos del colegio y con su perro ‘Kilates’ es de lo que más añora Maluma en medio de tantos compromisos artísticos.

Uno de los más recientes fue en Venezuela, en donde, en octubre pasado, sin intención y en medio de la euforia de un concierto, alzó una bandera de ese país al revés y levantó la polvareda. Hasta Diosdado Cabello protestó por el asunto, por “el irrespeto” con un símbolo patrio venezolano. A los empresarios de Maluma en ese país les tocó expedir un comunicado; a él mismo explicar lo ocurrido en un video y llamar al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela para presentarle excusas.

A pesar de los líos, Maluma no deja de ser el chico auténtico y jovial que siempre ha sido. El que hace sonreír a sus admiradores con sus espontáneas respuestas y sus “charros” comentarios, como dirían sus paisanos.

Son muchos los que recuerdan aún la entrevista que le dio a la revista Q, de Q’hubo Cali, donde confesó muchas intimidades. Reveló que le gustan los besos apasionados y sensuales. “Si se dan con lengua mucho mejor”. Que le encantan “las mujeres de cabello largo (no importa el color), de cola paradita y carita pulida. Unas buenas piernas bien bronceadas y con pelitos monos. Eso me enloquece”. Al preguntársele por tres cosas que no podían faltar en su cama respondió: “La luz tenue, buenos masajes y caricias y sexo oral mutuo. No soy egoísta”.

Comentó, además, que le gusta consentir a la mujer de pies a cabeza: senos, cuello, espalda, nalgas....todo. “Es delicioso hacerlo con aceites calientes o cremas eróticas”, confesó. Así que el ‘Pequeño gigante’ se nos creció y su temperatura musical y sensual sube, sube y sube...¿Hasta cuándo?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad