ENTRETENIMIENTO

El destape del controvertido columnista Daniel Samper Ospina

Agosto 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel e Isabel Pelaéz | Redacción de El País.
El destape del controvertido columnista Daniel Samper Ospina

El columnista Daniel Samper Ospina.

El columnista se ha convertido en la pesadilla de los poderosos, los corruptos y los lagartos (sobre todo si encarnan las tres anteriores).

Perdone: ¿Daniel es columnista? ¿Dónde? Yo pensé que se limitaba a retratar señoras desvestidas”. El que habla no es un lector ofendido con Samper Ospina, ni una víctima de sus ponzoñosas columnas, es el mismísimo Daniel Samper Pizano, padre del director de la revista SoHo, quien al ver que su vástago se convirtió en periodista sintió que “acababa de perder el hijo que había ofrecido a Dios para que fuera arzobispo de Bogotá”.Hasta hubiera apoyado a su retoño en su carrera futbolística, “siempre y cuando jugara en el Santa Fe o en el Barça. Pero su calidad era ínfima, apenas digna de Millonarios o el Real Madrid”, advierte el frustrado papá, que a diferencia de la mayoría de los padres que tienen facilidad para ver las virtudes en sus hijos, asegura: “Mi hijo no tiene errores. Mi hijo ES un error”.Para él todo lo que su hijo hace merece “presión, reprensión e incluso represión”. Pero tal vez la reprimenda más grande que le dio fue “cuando en una de sus primeras tareas escolares escribió una redacción sobre la afición de su maestra por el helado. Se titulaba ‘El cono de la señorita Matilde’ y confundió la N con la Ñ, de modo que se leía ‘SENOrita’”. Y en lugar de vivir el orgullo de tener una gloria del deporte en casa, Samper Pizano presenció el surgimiento del futuro “retratista de señoras desvestidas”, al que agarró infraganti de púber hojeando una revista triple XXX: “Sí, era realmente muy procaz. Parece que la publicaba, con un seudónimo, el procurador Ordóñez. La decomisé y la quemé”.Quizás como desquite, su hijo no le ha permitido jamás ir a una sesión fotográfica de SoHo. Aunque Daniel papá dice socarrón: “Pero las modelos no lo saben, y se reúnen en privado conmigo para que les aconseje poses”. Eso sí, Danielito corrió a pedirle consejo cuando creó la revista masculina: “Me preguntó, como académico de la Lengua si debía quitarle a SoHo la H intermedia, pero le dije que ‘noHo’”. Lo que sí le dio “fue la fórmula para que Felipe López lo haga heredero de unas acciones de Semana. A mí me funcionó”. Si depende de Samper Pizano, la única herencia a la que puede aspirar Danielito es a la calvicie. “Es lo único que va a heredar, dados los problemas que me han traído sus columnas. Todos mis bienes irán a la campaña ‘Haga de la Amazonia un campo de golf’, de Juan Manuel Santos”.Más allá de lo evidente, Samper Pizano ve poco de sus genes reflejado en su hijo. “A veces nos encerramos en el baño a comparar genes, y los de él suelen ser más bronceados y más gordos, pero mucho menos duros”.Samper Pizano también reconoce que la presidencia de su hermano Ernesto “marcó muchísimo” a Junior, para haberse convertido en el columnista que hoy es... “Creo que la mancha verde con hongos rosados que tiene en el glúteo derecho procede de allí”, dice con su característico humor negro, en el que -según él- su hijo tampoco lo supera, “pero sí en humor afrocolombiano”, bromea. Siendo ambos de buen humor, no se han sacado la piedra. Bueno, dice Daniel papá: “Una vez logré sacarle la piedra con ayuda de un diurético que le recetó el urológo Pablo Gómez, quien aún conserva el trozo de calcio en su consultorio. Allí pueden tomarle una foto”. Lo que sí tienen “constantemente” padre e hijo son diferencias políticas: “Yo soy del Polo, línea Norte, y él es liberal, línea Simón Gaviria”. Lamenta, eso sí, que su hijo no hubiera ganado la Alcaldía de Bogotá, “habría sido la única manera de añorar a Petro”. Hay una travesura que el papá no le perdona: “Él es un tipo brillante, trabajador, encantador y culto, pero no le perdono haber respondido este cuestionario a nombre mío”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad