El actor Andrew Garfield contó cómo fue representar a un ídolo de su infancia

El actor Andrew Garfield contó cómo fue representar a un ídolo de su infancia

Julio 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Alberto Posso y Meryt Montiel El País.
El actor Andrew Garfield contó cómo fue representar a un ídolo de su infancia

Al ser interrogado sobre la utilización de dobles en las escenas de riesgos, Andrew respondió: Por supuesto, es una regla en Hollywood y yo estuve muy de acuerdo

Cuando entró por primera vez al estudio de rodaje de ‘El sorprendente Hombre Araña’, no era la primera vez que vestía de ‘Spider-Man’, ya que fue su disfraz preferido en días infantes de Halloween.

Lo de Andrew Garfield es como un cuento de hadas, una fantasía infantil hecha realidad. Cuando entró por primera vez al estudio de rodaje de ‘El sorprendente Hombre Araña’, no era la primera vez que vestía de ‘Spider-Man’, ya que fue su disfraz preferido en días infantes de Halloween. Por eso, y a pesar de ya contar con una nominación al Globo de Oro por su aplaudido papel como Eduardo Saverin en ‘Red social’, su vida se partió en dos el 1 de julio de 2010, cuando en el lujoso escenario de un hotel de Cancún, en medio de flores y champaña, le anunciaron oficialmente que sería la nueva imagen de su favorito héroe arácnido, 20 minutos antes que a la prensa del mundo (“Me sentí Elvis”).Debido al estreno de la mega película de Sony Pictures, Garfield ha respondido múltiples entrevistas, en las que le cuenta al mundo cuán abrumado se siente por esta circunstancia extraordinaria. Y es que ahora, él... ¡es ‘Spider-Man’!El País dialogó vía electrónica con la nueva estrella del cine de superhéroes. ¿Cómo es encarnar al ídolo de infancia? Alucinante. Fue una catarsis, toda mi vida he amado a Spider-Man; pero representarlo en el cine y en una producción tan grandiosa como ‘Amazing’, es algo difícil de asimilar. Para mí fue asumir un compromiso sagrado. Desde julio del 2010 me sumergí en el proceso de convertirme en él. 24 horas al día era Peter Parker ó El Hombre Araña. Jamás me había preparado tanto para un papel, pero era la única manera de sentirme responsable con esta oportunidad maravillosa. Y enfrentar el esquema de partir desde cero... No fue fácil, no sé cuantas veces he visto la trilogía de Sam Raimi, y me encanta Tobey Maguire. Pero sabía que el nuevo planteamiento era diferente. Hice la tarea de concentrarme en borrar de mi mente las imágenes de las películas anteriores, mientras creaba el personaje. Con el director y el equipo, concebimos un nuevo ‘Spider-Man’. Al principio, es sólo el huérfano que lucha sin muchas ganas por sobrevivir sin sus padres, pero luego se convierte en una forma de padre para Nueva York. El proceso fue desarrollado en un meticuloso marco emocional, psicológico y sensitivo. En esa interiorización histriónica, ¿se ve como Peter Parker o como Spider-Man? En esta película considero que es más importante Peter Parker. En mi interpretación yo me veo como el Peter Parker que apenas se está convirtiendo en el Hombre Araña. Durante la película, pienso más como Peter. La película destaca el problema del ‘matoneo’ (bullying)... Naturalmente, pero no es sólo la película. Desde la primera historia, Stan Lee (creador del cómic), dejó en claro que Peter era un estudiante oprimido, acosado y humillado. Quizás no imaginó que a futuro se iba a convertir en un problema tan dramático de la actualidad. Por eso es tan importante que la película lo destaque. Cuando Peter se pone una máscara, intenta sentirse seguro, porque sus compañeros de escuela no lo reconocerán, y por ende no lo atacarán. Yo viví algo muy similar cuando niño. En carne propia sé lo que es el ‘bullying’. Pero en ‘Amazing’, Peter pasa de víctima a victimario en cuestiones de matoneo... Claro que no. Él sólo pretende defenderse. Al adquirir sus poderes empieza a sentir de inmediato una poderosa sensación de justicia. Por eso le pone en claro el asunto al chico que más lo persigue en la escuela. Pero él no está atacando a nadie que no lo merezca. Hablemos un poco acerca de las acrobacias de la película... De niño era muy inquieto, amaba subirme a los árboles y bajar por la baranda de la escalera. Pero esto lo hacía en privado. En el rodaje de una escena en exteriores, había mucha gente mirándome con mi traje de Spider-Man, recuerdo que me sentí como un payaso. Pensaba que los presentes se preguntarían quién era ese muchacho flacucho haciéndose pasar por el Hombre Araña. Entonces recordé que estábamos hablando de un héroe al que le era difícil desprenderse de su timidez y amargura por ser huérfano, y me hice a la idea de que eso hacía parte de la sensación que tenía como actor. Me dije: “Vamos a metérsela toda, no importa quién esté mirando”. Además, escalar fue muy divertido, para mí era como una gran jugarreta. Se aprecia en la película, una fuerte química entre usted y Emma Stone... He tenido la oportunidad de trabajar en pareja con mujeres maravillosas, que también son grandes actrices. Es algo que sientes en el primer encuentro, en el primer parlamento leído; ya sabes sí hay una conexión humana, además de artística. Por eso no olvido mi experiencia con Carey Mulligan en ‘Nunca me abandones’. Y por supuesto, a Emma la adoro, es una bella persona que posee un aura muy particular. Nos llevamos muy bien y eso se traduce en la pantalla. ¿Pero es cierto que pasaron a un romance en la vida real? Es cierto, pero prefiero no hablar más al respecto. Sólo diré que estamos felices. Hará dos próximas películas de Spider-Man, ¿no le teme al encasillamiento? Luego de su primer ‘Hombre Araña’, Tobey Maguire hizo una película que me encanta, ‘Seabascuit’. Ahora, con su rol en el remake ‘El gran Gatbsy’, puede decirse que nunca se encasilló en ‘Spider-Man’, está limpio y en una carrera feliz. Disfruto el momento de participar de este gran proyecto y le estoy poniendo toda mi energía. Cuando las cosas se hacen con amor, hay que dejar fluir el Universo. Yo soy actor y espero interpretar muchos personajes. Si me preguntas ahora... ¡Estoy feliz de ser ‘El Hombre Araña’!

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad