Dos caleños representan a Colombia en certamen mundial de cocteles
ENTRETENIMIENTO

Dos caleños representan a Colombia en certamen mundial de cocteles

Marzo 09, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Dos caleños representan a Colombia en certamen mundial de cocteles

Raúl Andrés Murcia, de 35 años, se encarga de los cocteles en El Solar (Granada).

Dos caleños buscan representar a Colombia en el World Master Class de coctelería, que se realizará en Brasil. Mezclar es sólo el inicio.

Los expertos en coctelería no son químicos, pero dominan la ciencia de mezclar licores. Tampoco son psicólogos, pero han desarrollado la capacidad para oír a sus clientes e interpretar sus gustos. Ahora, este oficio tiene un nuevo reto: obtener el ‘maridaje’ perfecto entre los cocteles y las comidas.Los caleños Andersson Vargas y Raúl Murcia ya asumieron el reto, por algo están seleccionados para representar a Colombia por un cupo al World Master Class.Al participar en la convocatoria que realizó la firma Diageo en Cali, jamás sospecharon que tendrían que aprender a describir texturas y sabores, y tampoco que tendrían que sugerir tipos de ron para acompañar platos de la cocina asiática. Raúl Murcia, del Restaurante El Solar, tiene 21 años de experiencia en coctelería pero nunca había intentado algo parecido: “No tenía ni idea de ese tema, quedé ‘plop’ porque solo iba preparado para probarme con coctelería, pero ya sé que debe haber un diálogo permanente con el chef para saber cómo expresar lo que se siente al acompañar cierto plato o cierta salsa con un licor. De esa manera uno puede guiar al cliente hacia una experiencia más satisfactoria”. Entre tanto, Andersson Vargas, del Restaurante Mochika, quien empezó como mesero en Patio Santo e hizo allí la carrera de ‘bartender’, opina que hoy el conocimiento debe extenderse al chef, al ‘barman’ y al mesero. “Todos debemos tener un lenguaje común y conocimiento sobre los cocteles, los vinos y la variedad de licores”. Y aunque ellos en el concurso hicieron la sustentación de su maridaje de manera intuitiva, Vargas reconoce que eso no es suficiente. “Se debe conocer el trago en profundidad, saber de qué está hecho, cuál es su proceso y cuál es su origen, porque si se conoce bien se marida con acierto”.Tras ese universo llamado barra, donde pasan largas jornadas rodeados de copas y vasos de distintas dimensiones, esencias y licores de todos los sabores y colores, ellos reconocen que el gusto por los cocteles en la ciudad se está abriendo paso, para dejar a un lado la costumbre de tomar tragos puros como aguardiente, ron o whisky.Desde su experiencia, Vargas percibe que las mujeres caleñas sienten predilección por los cocteles frutales. Murcia, por su parte, asegura que las preferencias locales van por clásicos como el margarita, el mojito y el martini. ¿Falta atrevimiento al probar? Amante del margarita “por tener el balance perfecto porque no es ni dulce ni hostigante”, Raúl Murcia sueña con tener su propio bar con una carta creada por él para deleitar a esos amigos y clientes que no se cansan de sugerirle mezclas; mientras que Andersson, quien se identifica con la personalidad del ‘Dry martini’, aspira a trabajar “en un bar de élite, de los que son considerados los mejores del mundo”. Por ahora, desde sus barras en Granada y Ciudad Jardín, estos ‘coctel boys’ seducen a los caleños que quieren disfrutar la noche a sorbos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad