ENTRETENIMIENTO

¿Disfruta de una vida sexual plena? Calcule aquí su coeficiente sexual

Septiembre 30, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Disfruta de una vida sexual plena? Calcule aquí su coeficiente sexual

Los expertos dicen que la inteligencia sexual es algo a lo que todo el mundo puede aspirar razonablemente y trabajar para conseguir.

Los expertos dicen que la inteligencia sexual es algo a lo que todo el mundo puede aspirar razonablemente y trabajar para conseguir.

No hay que ser un experto en gimnasia sexual, ni memorizar el Kamasutra. Tampoco tener resistencia de deportista, y mucho menos cuerpo de modelo. Disfrutar de una vida sexual plena -dicen los expertos- depende del nivel de inteligencia sexual que se demuestra en las relaciones. A esa conclusión llegaron los psicólogos estadounidenses Sheree Conrad y Michael Milburn, de la Universidad de Massachussets, en Boston, después de determinar que una vida sexual plena no depende del ‘sex appeal’ innato, sino de habilidades que las personas pueden adquirir, desarrollar y dominar con el tiempo. Por lo tanto, la inteligencia sexual es algo a lo que todo el mundo puede aspirar razonablemente y trabajar para conseguir. “Esto implica ir más allá de los mitos culturales que deforman la sexualidad, develar los verdaderos deseos sexuales y desarrollar las aptitudes emocionales que permitan compartir nuestra personalidad real con la pareja”, dice la sexóloga Nelsy Bonilla.Esa inteligencia se puede medir mediante las frustraciones o placeres que se experimentan en la vida sexual. Se tiene en cuenta la educación sexual recibida (mitos y tabúes), el conocimiento de sí mismo y la capacidad para comunicarse con la pareja. Es decir, una persona inteligente sexualmente conoce y libera su ‘Yo sexual secreto’, lo que le permite saber qué le atrae y qué le excita, qué prefiere y cómo sintonizar mente, cuerpo y deseos para ser más feliz. “Yo le agregaría a esos medidores la creatividad erótica. Alguien que se destaca sexualmente no es necesariamente quien tiene un alto rendimiento, sino quien tiene capacidad para sugerir, producir fantasías e inventar juegos eróticos. Y actúa responsablemente, cuidándose de las consecuencias no deseadas de la sexualidad”, añade Ezequiel López, sexólogo y autor del libro ‘El erotismo infinito’. El coeficiente sexual, como es llamado por algunos sexólogos, es el indicador de esa inteligencia. Se calcula a través de un test que permite saber quiénes somos realmente en lo sexual. Los colombianos, al parecer, no saldrían bien librados de esta prueba, pues según cuenta Frauky Jiménez, psicóloga especialista en terapia sexual, “muchos no hablan de sus problemas sexuales con su pareja, y buscan ayuda de un sexólogo cuando la situación ya está tan critica que están a punto de la separación”. Para López, no solo los colombianos sino los latinos en general tienden a vivir la sexualidad desde una perspectiva más genital que erótica. “Eso los lleva a desaprovechar las infinitas alternativas de placer que nos proveen los cinco sentidos y nuestra mente erótica. No estamos actuando con inteligencia sexual”, concluye. 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad