Diez beneficios de estar enamorado

Diez beneficios de estar enamorado

Septiembre 18, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Diez beneficios de estar enamorado

Estar enamorado es una buena inversión de energía, que trae excelentes dividendos a la salud física, mental, emocional y sexual. Consejos de amor.

1. Te lleva al otro extremo 

El que nunca va a bailar, ahora sale a rumbear. El que nunca trasnocha, ahora es de vida nocturna. El tímido se vuelve más expresivo y el que era casi inapetente sexual, con el amor se le activa su libido. Estas y otras  maravillas causa el amor, coinciden los expertos. Por eso, ellos aconsejan que estar enamorado es una situación que se debe aprovechar al máximo. Otra oportunidad que destacan es que se amplía la red de amigos,  familiares y contactos, lo que le brinda mayores posibilidades de desarrollo y crecimiento personal. “Cuando pasa un poco el enamoramiento y se aterriza en la realidad, la pareja se da cuenta  de las diferencias que hay entre sí y eso les exige trabajar en aquellos aspectos que los separan, para consolidar la relación”, dice el psicólogo y terapeuta sexual, Luis Alberto Montejo.

Cuando el ser humano se enamora se vuelve más activo, más seguro de sí mismo y más sociable, una condición necesaria para elegir posible pareja y formar una familia, a largo plazo. “Para el enamorado no hay obstáculos, es estar como enfermo, y  lo bueno es cuando los dos comparten la misma enfermedad, el problema es cuando el enfermo es uno solo”, sostiene el psicólogo clínico y terapeuta sexual, Luis Alberto Montejo. Sin embargo, advierte que cuando se está en  esa primera etapa del enamoramiento, “es mejor no tomar decisiones como hacer negocios o casarse, porque está pasando por un estado de éxtasis muy intenso. Pero eso es pasajero, lo aconsejable es esperar para atemperarse más a la realidad”, sugiere el especialista.

El estado de enamoramiento, como todo aquello que causa felicidad, aumenta la liberación de endorfinas, sustancias que genera el cuerpo humano que se traducen en una sensación de gozo, de positivismo ante la vida. “Y  eso se refleja en  un óptimo funcionamiento de todos los tejidos y sistemas del organismo, incluido el sistema cardiovascular”, dice Gilberto Castillo, médico cardiólogo y coach de felicidad. Las endorfinas son neurotransmisores que modulan muchas funciones, entre ellas, la cardiovascular. El enamoramiento es más un estado de conexión emocional que un impacto real en la frecuencia cardíaca, pero es moderado por esa respuesta bioquímica que actúa en la corteza cerebral y desencadenan cambios  que van directo al corazón.

El cerebro tiene dos vías, que se disparan según las situaciones: cuando se activa la colinérgica, que es la vía del cortisol, a la persona se le sube la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria, la presión arterial, el consumo de oxígeno, el tono muscular, todo, y se enferma, explica Sandra Patricia Losada, médico cirujano y especialista en medicina familiar. La del amor o de la dopaminergia es la vía contraria, en la que se bajan el cortisol y los signos vitales ya mencionados, mejoran el sistema cardiovascular y respiratorio. Todo lo que es tensión afecta los sistemas  y si se tiene predisposición a una patología, la puede desarrollar más fácil. Lo normal es el equilibrio.

La mayor ventaja de experimentar y compartir el  sentimiento del amor, es que nos hace mejores personas, un mejor ser humano con la gente que está a su alrededor. El médico cardiólogo y coach de felicidad, Gilberto Castillo, apunta que el amor nos hace que tengamos una conexión muy alta entre nuestra parte física con la emocional y hace que nos sintamos y estemos mejor y tengamos mejor salud. “Y  como el ser humano está hecho para ser mejores personas y  cualquier estímulo que lo lleve a ello, es válido,  entonces, estar en esa etapa de enamoramiento es un motivador externo para ser más virtuoso, cultivar más las cualidades y  desarrollar fortalezas como la inteligencia emocional. En últimas, cada quien quiere  buscar la mejor versión de sí mismos”, explica.

Esa producción hormonal está combinada con las hormonas serotonina, oxitocina y endorfinas. Cuando ese coctel hormonal invade el cuerpo, la persona es capaz de relacionarse más fácil. Por ejemplo, dice la médico familiar Sandra Patricia Losada, la oxitocina es la hormona de los abrazos, de la cordialidad, de ser capaz de entender al otro. “Cuando la persona experimenta sensaciones de amor, alegría y gozo, va a estar más sana y su capacidad de comprender a los demás  y de resolver conflictos va a ser mucho más alta y por ello,  todo a su alrededor, funciona mejor”, concluye Losada.

De acuerdo con la fisiología del amor,  esta es una condición única en el ser humano,  el único de los mamíferos que, además de lo hormonal, siente una conexión emocional, mental y espiritual con su pareja  y eso es lo que produce la sensación de amor. Una persona enamorada está bajo los efectos de  la fenietilamina, hormona del amor y de la atracción. Y cuando el cuerpo la produce, se eleva el sistema inmunológico, el que protege al organismo de las infecciones o agentes externos, explica Sandra Patricia Losada Escobar, médico cirujano de la Universidad del Valle, con especialización en medicina familiar. “La persona enamorada tiene percepciones externas de que todo es más bonito, se siente con más ánimo, que todo lo puede lograr”, comenta Losada.

Cuando una persona se enamora, surge una motivación importante para querer verse mejor:  ahora se cuida más, empieza a hacer dieta, va al gimnasio, se arregla más, se pone lo que mejor le queda, en fin. “Quiere impactar con lo que más le gusta de sí mismo”, sostiene Linda Osorio, ingeniera industrial con MBA y personal shopper certificada por Image Academy International, de Estados Unidos. Eso significa, dice ella, que se preocupa más por su imagen, mejora su apariencia, comunica mejor y adopta hábitos de vida saludables y trabaja por su bienestar personal.

El enamoramiento activa el impulso sexual en el ser humano, dándole experiencias gratificantes a través de esa dimensión tan importante en la vida como es la sexualidad. “Quien está enamorado y tiene relaciones sexuales con quien le produce esa sensación de amor, le genera beneficios como la disminución de sus niveles de ansiedad y de depresión”, dice el psicólogo clínico y terapeuta sexual, Luis Alberto Montejo. El especialista agrega que para la mayoría de las personas es más gratificante tener contacto sexual motivado por el amor, que si lo hace solo por el placer físico.

El estado de enamoramiento es tan positivo que “la persona es capaz de hacer cosas por amor que no haría por dinero y se arriesga a hacer cosas que no haría en un estado normal”, afirma  Gilberto Castillo, médico cardiólogo del Centro Médico Imbanaco y coach de felicidad. Así que esa empresa que teme emprender, ese viaje a ese lugar lejano al que creyó que nunca iría, ese deporte extremo que temió practicar, todo eso puede suceder cuando una persona está bajo los efectos del enamoramiento verdadero.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad