ENTRETENIMIENTO

Diálogo con Cristóbal Jodorowsky, el psicomago que está de visita en Cali

Junio 27, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Rosa Isabel Peláez | Reportera de El País
Diálogo con Cristóbal Jodorowsky, el psicomago que está de visita en Cali

Cristóbal Jodorowsky.

El psicochamán Cristóbal Jodorowsky ofrecerá hoy, en La Máscara, ‘Psicoteatro’, y mañana y el 29 de junio, un taller vivencial sobre plenitud.

Cristóbal Jodorowsky es psicochamán, psicomago, poeta, pintor, escritor, cineasta, creador teatral, pero ante todo el creador del psicorritual. Hijo de Alejandro Jodorowsy, dice que sostiene una bella relación con este, pero que cada uno hizo su camino, su propia vida. Antes de su taller en Cali nos habló de la psicomagia, que curó su neurosis y del poder de la metáfora para transformar ideas arcaicas de nuestro cerebro.¿Qué es la psicomagia?Es una terapia que se asimila al lenguaje de los sueños, trabaja con el acto y menos con la palabra. Cuando alguien tiene un conflicto estructuramos un acto metafórico que la persona realiza como un ritual para permitirle a través de esa metáfora un camino interior que lo libere de su situación. Se basa en el lenguaje metafórico que usan los magos, los brujos, en el lenguaje del hemisferio derecho y en el análisis del hemisferio izquierdo. Une lo racional con lo no racional. Nuestro cerebro acepta la metáfora como una realidad, cuando uno mezcla diferentes símbolos, permite que el cerebro de la persona, creyendo que la metáfora es una realidad, exprese situaciones internas que antes no lograba exteriorizar.¿Un ejemplo?Por ejemplo, a una mujer cuando era niña su abuela le pegaba con una vara. En su memoria la vara representa a su abuela. Si ella, a sus 30 años, vestida de niña, toma una vara, deja salir su rabia y la rompe, luego la entierra, planta un rosal y entierra la ropa de niña, dejará de vivir en el pasado, tratando de desquitarse de la abuela sobre otras personas en el presente, y se liberará del ciclo que se repite.¿Cómo influyó su padre para que se dedicara al chamanismo?Soy hijo de mis padres y soy hijo de mí mismo, nací en ellos, pero me dediqué a la psicomagia para salirme de mi propia neurosis. No vengo de una familia en la que nacieron caminando sobre el agua, tuvieron que hacer un trabajo muy fuerte sobre sus neurosis y yo la heredé.¿Entonces la psicomagia llegó a su vida por arte de magia?La psicomagia apareció en mi familia y decidí experimentarla en mí. Fueron 30 años dedicados a su práctica, haciendo todo tipo de actos, era su propio laboratorio. Ahora soy un ser humano que está en el camino de la seguridad interior. Mi papá no me regaló una cajita con un método, yo lo tuve que practicar. Yo nací en ese método, de chiquito me agarré a eso, fui a ver a los chamanes, iba con mis padres a hacer todo eso, pero porque yo me apasioné. ¿Qué papel jugó Pachita, la curandera mejicana en su vida?Un papel muy importante. Ella tenía 70 años y recibía un espíritu de un curandero azteca. Cambiaba de voz y operaba con un cuchillo de cocina. No sabía si era una alucinación mía y de todos los que estábamos allí, pero uno veía que abría los cuerpos, que hacía operaciones de vísceras y curaba a la gente. Me dejó entrar porque yo amaba a Drácula, a Frankenstein y me disfrazaba de monstruo y me gustaba la hemoglobina, al ver la sangre no me asustaba. Después utilicé los principios más objetivos del chamanismo para aplicarlo a una sanación sicológica interior.¿Qué es el psicorritual?El ritual existe desde los principios de la humanidad. Le permite al cerebro aceptar que el pasado ya no está en el presente, porque este tiene tendencia a acumular odios que hacen que se repita el pasado del presente. Estructura todo tipo de códigos que lo hacen repetir ese pasado para estar muy seguro de que no va entrar en algo desconocido que tiene, que es el presente. Por eso muchas veces la vida de mamá, de papá, de mi tío, tenemos el acidente el mismo día. El psicorritual a través de la metáfora le permite procesar ese pasado y entrar de lleno en ese presente. Los rituales están estructurados para facilitar el pasaje de un estado a otro. Es necesario hacer rituales en su vida, para no acumular tanta información y vivir un presente pleno. ¿Eso tiene que ver con la sanación genealógica?Sí. La genealogía es un sistema que se repite. Nuestro cerebro, cuando no hay conciencia, tiene la tendencia en salir automáticamente a repetir el pasado, porque es su forma de sentirse seguro. En África cuando íbamos por la selva, mientras éramos primitivos, andábamos juntos en grupos de 50. Si uno se separaba de su clan lo mataban. La tendencia que tiene nuestro cerebro es mantener viva nuestra estirpe familiar hasta que termine el universo. Hay una misión dentro de repetir el pasado para no morir, y para que no muera nuestra familia. Hacemos que esa estructura se repita, por eso nombramos a nuestros hijos como nuestros padres, le damos el mismo nombre que nuestros abuelos, queremos que tengan la misma profesión o la de nuestra familia y difícilmente les permitimos a nuestros familiares ser ellos mismos, porque la misión que tendrían ellos sería de inmortalizarnos a nosotros a través de su propia vida. Hay un miedo profundo a morir allí. La genealogía de alguna manera necesita ser ritualizada dentro de nuestro cerebro, para que este deje de repetir al pasado en el presente y pueda encausarnos a una vida plena, que corresponda a lo que cada uno es, no a lo que fueron los otros. ¿Ese psicorritual es combinación de conocimientos ancestrales y modernos?Es muy simple a veces hacer un ritual. A veces uno se hace tantos problemas solo para ir a hablar con su mamá y con su papá y decirle lo que uno siente. Yo a veces pongo una foto de un padre y de una madre y hago que las personas hablen. El hecho de expresarse es importante, porque uno se queda en el no lo dije, no lo hice, no me dijeron y no lo hicieron. Uno tiene que decir lo que siente, hacer lo que quiere, abrazar y escuchar y pedir lo que quiere. Y no solo trabajo para liberarme del pasado, sino para aprender a decir ‘no’ a ciertas cosas, a crear límites, a elaborar la rabia, la ansiedad, para crear felicidad, el éxito interno, no el aplauso, el dinero o el reconocimiento, aprender a tener éxito en lo que uno decide emprender y aprender a tomar decisiones. Lo que hace el árbol es que a veces nos roba el poder de decisión, para encontrar la libertad interior. ¿Ese ritual es aconsejado por usted?Por eso estudié 35 años para poder decirlo. Es una preparación de estudios, que es la mitad del camino, y la otra es la experiencia. Hay que tomarse su propia pócima para enseñarlo. Como partió de algo genuino, de yo sanarme, se convirtió en algo real. Estudié mucho y seguiré estudiando toda mi vida. ¿Qué tan importante es el silencio en el psicochamanismo, como alumno que fue de la escuela de Marcel Marceau?Hay personas que llaman a ese silencio interior la dimensión divina, otros lo llaman silencio, otros lo inconocible, lo indecible, lo innombrable. Yo pienso que en nuestra mente, en nuestro psiquismo lo más real que existe es el silencio. Es cuando estamos más en contacto con la intuición de la existencia. De ahí debería surgir todo. De alguna manera lo que nosotros elaboramos a nivel sicológico es una especie de invención. Llegar a la realidad interior es aprender a hacer silencio, silenciar su vida, desaparecer, para llegar a la entrega y la fe total. De ahí surgen la creatividad, los milagros, la magia, la inspiración, el auténtico amor, lo que llamamos vida. El silencio para mí siempre ha sido fundamental, lo practico cotidianamente y acepto como dice Sócrates todo lo que sé es que nada sé.¿Qué es la sicología de la madurez?La madurez tiene principios fundamentales. Es una práctica cotidiana. Hay que conocer la estructura, saber cómo jugar con ella y cómo practicarla. Yo he ido desarrollando una visión y una estructura que uno puede fácilmente practicar. No es que ya pasé de la niñez a la madurez, a la adultez, es una práctica. Casi todos vivimos una sicología infantil, porque no nos enseñaron lo que es la sicología adulta. Hay pasos y situaciones muy específicas las que necesita la sicología de la adultez, que es poder responsabilizarse de todo lo que sucede internamente, poder encausar su propio éxito interior y saber cuáles son las leyes. La felicidad es una práctica que tiene que ver con desarrollar bienestar y confianza en sí, que es la ley de la autoestima, el adulto aprende a tomar decisiones constructivas, que tiene que ver con una conciencia interior de no hacerle daño a nadie, con sobreponer límites personales, con tener un propósito transpersonal, no trabajar solo para llenar vacíos emocionales. Son las leyes del adulto que hay que practicar. Yo no enseño remedios milagros, sino una estructura con la que pueden trabajar durante una vida. ¿Cómo desarrollar un ‘yo observador’?Nosotros tendemos a manejarnos con un piloto automático, es decir, sentimos un impulso e inmediatamente lo hacemos. Este ha creado estructuras de defensa que tienen que ver con nuestra propia historia, hábitos, y reaccionamos automáticamente a situaciones inesperadas como dolor y felicidad. El propósito de todo ser humano es encontrar nuevos caminos, no siempre ser el mismo y no repetir lo mismo. El propósito es detener al yo interno del piloto automático, que en el fondo tiene miedo de tomar otro camino y para detenerlo se necesita un yo observador que tiene que crear un momento mágico de stop entre el impulso y la acción. Es un yo testigo, un yo conciencia de sí mismo, que de alguna manera puede distanciarse y decir detente, qué va a pasar acá y decidir constructivamente. Esto te ayuda a autoguiarte. Hay una razón por la cual uno está haciendo todo este trabajo y es plenitud. ¿Qué tanta influencia tiene la programación a neurolingüística?Estamos llenos de creencias, positivas y negativas, que se estructuraron en nuestra infancia. Pero nuestro piloto automático se guía por las creencias que estructuró cuando era niño, por traumas. La creencia es una idea que está pegada a mi inconsciente. Si mis padres me rechazaron yo concluí que yo era rechazable y que es a través del rechazo que puedo existir. No suelto esa creencia por el temor de que me abandonen. El PNL ayuda a ir poco a poco zafando esas creencias, el inconsciente se va limpiando y el automatismo ya no es algo destructivo. ¿Las constelaciones familiares también tienen que ver?Sí, es como sacar ciertas estructuras del psiquismo y trabajar con metáforas. Las constelaciones son personas de la vida que se ponen en un escenario e interpretan a nuestra familia. Pero nuestro cerebro es tan proyectivo que cree que esas personas son nuestra familia. Uno puede elaborar un ritual para ayudar a eliminar a esas personas del pasado. ¿Los actos de psicomagia social se pueden adaptar al entorno laboral?Sí, claro. Yo propuse en Chile que para que elaboraran el odio que le tenían al dictador Pinochet llenaran a unos puercos con carne, que los vistieran de militar y delante del Palacio de la Moneda los golpearan y después les abrieran el vientre e hicieran un asado y se lo comieran, en una gran fiesta. El gobierno nunca dejó que lo hicieran. (Risas). La psicomagia no se trata de transformar las cosas, sino de primero vivirlas. Si uno siente un impulso de matar a su propio padre, en lugar de negarlo, lo realiza a través de una metáfora. Le pone a un coco la foto de su papá y con un palo lo rompe. Después se toma el jugo, entierra el coco y siembra una planta. Lo que pasa con el cerebro es que en tanto que el impulso no es realizado, el cerebro está dándole vueltas y dándole vueltas. Todo es válido para sanar si uno no le hace daño a nadie ni a sí mismo. ¿Su padre se le aparece en sueños?Al final de cuentas cuando tú dices tu padre es muy subjetivo, porque dentro de mi cabeza mi padre y mi madre soy yo, es la materia de mis propios sueños. Mi padre existe, tiene su vida, pero cuando aparece en sueños es un aspecto de mi mismo. Son estructuras que se elaboraron dentro de mí, o que me liberan o que me inhiben. Los padres son códigos dentro de nosotros mismos. Internamente son materia de nuestra propia mente. Mi padre, mi tío, mi abuelo, mi hermana, el futuro, el pasado, los animales, los minerales, los vegetales, aparecen en sueños. Me hablas mucho de mi padre, pero no es lo más importante de mi vida, es uno de los aspectos importantes, lo amo y tengo una excelente relación con él, lo amo pero no estoy traumado por él.¿De qué manera la rabia se puede transformar en energía sexual creativa?Yo trataba de liberarme de mi rabia, no tengo que estar más enojado. Hasta que entendí que la rabia no se puede eliminar, es la materia de tu bienestar cuando está dentro de ti. No es dejando la rabia sino transformando la rabia a través de ciertos rituales que yo practico que hago que la persona entre en contacto con su energía salvaje y la transforme a través de movimientos en energía de vida. La rabia es lo que te permite tomar una decisión importante en tu vida y transformar tu destino con toda tu fuerza. La rabia es necesaria.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad