Debate por efectos de las bromas pesadas en los medios de comunicación

Diciembre 14, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Debate por efectos de las bromas pesadas en los medios de comunicación

En Mangalore, India, la gente lloró por el trágico final de la enfermera de origen hindú que suicidó a causa de la broma de la emisora australiana.

Locutores y académicos colombianos opinan sobre las bromas radiales, ante lo sucedido en el Reino Unido con una de las enfermeras que atendía a la Duquesa de Cambridge.

La broma hecha por unos locutores australianos a una enfermera británica, quien a raíz del suceso se suicidó, desata ahora el debate de hasta qué punto es conveniente realizar ciertas tomaduras de pelo.Ayer la autopsia reveló que la enfermera Jacintha Saldanha, quien transfirió la llamada a través de la cual se dieron detalles del estado clínico de la duquesa Catalina de Cambridge, se quitó la vida. Su cuerpo fue encontrado colgando del cuello en el cuarto de enfermeras del hospital para el cual prestaba sus servicios.Julio César Soto, locutor de La FM 98.5 en Cali, afirma que estos episodios “llevan a cuestionar ciertos contenidos que se manejan en la radio juvenil. Uno podría pensar que una broma no debería tener trascendencia, pero no sabemos con qué tipo de persona o situaciones nos vamos a encontrar”.Jaime Echeverry Loaiza, locutor y formador de técnicos en comunicación, cuenta que en una oportunidad él mismo fue objeto de una broma y la experiencia fue desagradable. Desde su perspectiva, lo sucedido es un reflejo del deterioro de la radio, y manifiesta que eso se da porque al medio están ingresando personas sin la debida formación académica. Pero las bromas no son ajenas al entorno radial colombiano y han estado presentes en emisoras nacionales en donde a las víctimas, a través de una llamada, les endilgan hijos, “se enteran” de infidelidades de su pareja, les cobran dinero o les hacen invitaciones subidas de tono.“El humor es parte fundamental de la vida. Cuando la broma desencadenan la muerte, el pánico generalizado o la desesperanza en una sociedad, deja de cumplir su propósito y acarrea responsabilidades penales”, expresa Víctor Manuel García, jefe del área de Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hace unos meses una emisora, Los 40 Principales, estuvo en el centro de la polémica por promover entre sus oyentes la “denuncia” con nombre propio de amigos, familiares, compañeros de estudio o trabajo que fueran homosexuales. Llegaron a tener un hastag en Twitter (#aymarikita) que fue rechazado por la gente y al final tuvieron que pedir perdón pues “sin querer” estaban ofendiendo a la comunidad LGBTI. Álvaro Duque, profesor de la Maestría en Periodismo de la Universidad del Rosario, considera que en el caso de la enfermera tal vez la broma no fue la causante de tan trágico desenlace, que pudo haber otros factores asociados y recalca que “no todo programa que esté en un medio de comunicación es periodístico o hecho por periodistas”.Explica que la inclusión del humor se ha vuelto un ingrediente clave para algunos programas en donde a veces se hace mofa del mal ajeno.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad