Daniela Ospina, esposa de James Rodríguez habló con El País sobre su nueva vida

Marzo 08, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Daniela Ospina, esposa de James Rodríguez habló con El País sobre su nueva vida

Daniela Ospina acompaña a Salomé durante la producción fotográfica para la firma EPK.

Entrevista con la esposa de James Rodríguez, que visitó Colombia esta semana. Nos habló sobre su rol en el equipo Voley Playa Madrid, donde milita.

Quienes viven alejados de redes sociales como Instagram, quizá no dimensionan el frenesí que despierta Daniela Ospina. Claro, personas de todo el planeta admiran y siguen con atención la carrera de James Rodríguez, eso es lo natural.Lo impactante aquí es la forma en que millones de seguidores reaccionan con el modelo de vida que sin quererlo propone Daniela Ospina, su esposa: una celebridad que no brilla por el número de sus escándalos, que no está obsesionada con las marcas de moda y que no teme mostrarse natural, a veces sin maquillaje o en su ropa de entrenamiento. Las críticas esporádicas que suelen acompañar la fama la tienen sin cuidado. “No me afecta para nada”, nos dice Daniela, una mujer conservadora, estable y reservada; una madre tradicional para la que su hija de 2 años de edad es la gran prioridad; una voleibolista que se crece en la cancha pero que no se desvive por estar bajo los reflectores. No pretende ser el alma de la fiesta ni es el tipo de mujer que disfruta acaparando toda la atención con sus ocurrencias en un coctel. Por el contrario, por momentos disfruta hacerse a un lado entre la multitud para poder jugar tranquilamente con su hija. A quienes esperan de la bella paisa grandes revelaciones y confesiones de portada para las revistas rosa se les olvida que Daniela es, en esencia, una joven deportista y no la actriz de moda ni la nueva presentadora de un noticiero de televisión, aunque bien tiene la belleza para ser lo uno o lo otro. Durante el coctel de lanzamiento que ofreció esta semana la firma EPK, en Barranquilla, donde fue presentada ante los medios de comunicación e invitados especiales la colección ‘Miami’, que protagoniza su hija Salomé, quedó claro que Daniela disfruta plenamente su rol de madre.Los flashes de las cámaras no dejaron de buscarlas, pero aún así las mujeres de la vida de James tuvieron tiempo para jugar, divertirse, saltar y bailar. Daniela, una mujer de fe, cada vez que puede le repite a su hija “Dios te bendice”.La niña, que es independiente, segura y sociable, se acercó sin temor a los invitados e interactuó con ellos alegremente sin sentirse intimidada en ningún momento y sin que nadie le impidiera ser tan natural como es. Nació para brillar, con luz propia. Los invitados elogiaron la madurez y la serenidad de Daniela como madre cuando la niña quiso jugar en la piscina y refrescarse un rato. Con la venia de los anfitriones, le permitió ser lo que es: una niña feliz, que vive una infancia normal de placeres sencillos. En su cuenta oficial de Instagram @Daniela-Ospina5, que tiene 1 millón de seguidores, se presenta sin pretensiones como “Mamá de Salomé” y en sus fotos muestra la vida normal y cercana de una joven con los anhelos e intereses propios de sus 22 años.Famosos de este corte no abundan en estos momentos saturados por las intimidades de las Kardashian, los explícitos bailes de Miley Cyrus en el escenario y la obsesión con las alfombras rojas de todo aquel que ambicione la fama. Al hablar con Daniela, lo primero que se hace evidente es su discreción, su madurez. En esta charla que le concedió a El País esta semana, la podrán conocer por lo que dijo, y también por lo que no dijo. Su vida cambió mucho en muy corto tiempo, ¿cómo ha podido asimilar cambios tan radicales?Me gustan los cambios, los hemos asumido tranquilos y no los hemos sentido. Nos hemos adaptado fácil a todo. ¿A qué le atribuye esa enorme capacidad de adaptación? Cualquier otra persona habría requerido un poco más de esfuerzo...Siento que eso va con el tipo de personalidad. Siempre fui independiente, me ha gustado siempre hacer mis propias cosas, sin depender de nadie. Mis padres me transmitieron esos valores y creo que eso me ayudó. Siempre me dieron buenos principios para que a la hora de afrontar las cosas estuviera tranquila. En mi deporte, en mi estudio, tenía muchas rutinas, sabía lo que tenía que hacer y cuándo hacerlo.¿Entonces el deporte ha sido la clave de la adaptación? Estoy totalmente de acuerdo con eso, porque ser deportista te enseña muchas cosas, te enseña a afrontar situaciones, distancias. Uno día a día siempre va a aprender, pero el deporte te da mucha madurez para tomar decisiones. El deporte te enseña a hacer cosas solo, a asumir retos.Seguramente reciben muchas propuestas publicitarias, ¿por qué aceptaron esta invitación para que Salomé sea modelo de una colección de ropa? Siempre nos ha gustado la marca, y cuando nos contactaron sentí que iba a ser muy divertido para ‘Salo’. Ella tiene toda la actitud, le gustan mucho estas cosas entonces sabía que no iba a sentirse forzada, no iba a ser trágico para ella sino que sería una experiencia muy linda y que todo sería fluido. ¿Como familia tienen alguna política o limitante sobre la exposición de la niña en redes sociales?Somos muy tranquilos, hemos interactuado mucho con la gente y por medio de la niña también. La gente la quiere mucho, está muy pendiente de ella, ha sido muy lindo poder compartir algo con toda la gente que nos quiere.Su vida espiritual es otro de sus polos a tierra...Sí, somos muy entregados a Dios, después de eso no existe nada más, y para nosotros eso está más que claro. El tiempo te va enseñando muchas cosas, pero gracias a Dios mis padres me dieron unos principios que me han ayudado y que son los mismos que ahora quiero que tenga mi hija.¿Cuál es el estilo de James como padre, y el suyo como madre?Realmente somos un complemento. James es más el de las reglas, el que indica que hay que hacer las cosas de determinada manera, el que enseña que al llegar a un lugar hay que saludar, por ejemplo, y eso me parece muy importante. Y yo, como buena mamá, soy la que intenta explicarle el por qué y el para qué de las cosas. Así que tenemos repartidas las funciones.En su paso por Mónaco hubo mucha soledad...Sí, es complicado, es un país más ‘europeo’ por decirlo así y es difícil acoplarte a países donde mínimo no hablas el idioma. Entonces se complican las cosas. El embarazo lo viví en Portugal, hablo el idioma y me fue muy bien allí. En Mónaco aprendí a ser mamá, pues allí fueron mis inicios con Salomé y si tu hija está enferma y no sabes el idioma, de alguna manera te tienes que hacer entender. Habla, escribe, dibuja pero hazte entender...¿Cómo es la rutina de Salomé ahora en Madrid?Ella va a la guardería de 9:00 a.m. a 4:00 p.m., la recojo, estamos juntas, yo entreno por la mañana y tengo partido cada ocho días, aunque con mi hija a veces se me complica y voy a unos partidos, a otros no puedo. En el equipo están tranquilos con eso pues fue lo que les dije desde el principio, les advertí que mi hija es la prioridad y ellos aceptaron, porque quise ser clara y decir las cosas. Si mi hija llega a estar enferma, por ejemplo, voy a estar primero con ella. Eso lo tenemos claro. Me gusta mucho el deporte, me encanta el voleibol, pero en esta etapa de mi vida estoy completamente entregada a mi hija. Hago mis cosas, hago mi vida, pero primero está mi hija. ¿Desde ya le ven la vena deportiva?Ella nos acompaña a voley, a fútbol; está pequeña pero lo que ella quiere lo hace, es muy determinada, es impresionante, lo que se propone lo logra. Tiene un carisma muy lindo, le gusta interactuar con las personas. Si alguien le juega y le sonríe, para ella eso lo es todo. Es una niña muy alegre que siempre está sonriente, desde que se levanta nos da sus abrazos. Pienso que lo tiene todo y hay que enseñarle que tiene que ser feliz, antes que nada. ¿Hay planes de tener más hijos?Sí, claro, los hijos siempre van a ser una bendición, pero por ahora estamos bien. ¿Se imaginó que James iba a llegar donde ha llegado?Sí, desde siempre él ha tenido condiciones excepcionales. Tenemos una súper estructura como familia que puede aportarle, pero en lo deportivo él se destaca por sí solo, nosotras no podemos hacer nada más que apoyarlo.¿Ha habido angustia por la presión y los comentarios que trae la fama?Siempre he sido muy tranquila, cada quien puede opinar lo que quiera.¿Sufre con los partidos de James? Bastante. Pero como soy deportista entiendo que a veces se gana, a veces se pierde, a veces se empata, pero luego viene la revancha.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad