Damaris Dediego, expareja de Jairo Varela, dará la pelea contra hijos del músico

Agosto 24, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo | Editora de Domingo de El País
Damaris Dediego, expareja de Jairo Varela, dará la pelea contra hijos del músico

Damaris Dediego, exesposa del fallecido maestro Jairo Varela, creador del Grupo Niche.

Damaris Dediego, que por 15 años fue compañera sentimental del fallecido Jairo Varela, controvierte la versión de los hijos del creador del Grupo Niche.

Dos años han pasado desde la muerte del maestro Jairo Varela y su viuda, la exreina Damaris Dediego, está tratando de rehacer su vida “como debe ser”, afirma, aunque aún sienta nostalgia por la ausencia del fundador del Grupo Niche pues, como explica, no fueron cinco, ni diez, sino quince años largos a su lado, en sus momentos más cruciales y difíciles y “él sigue en mi vida constantemente”.Ese tiempo a su lado como su mujer y socia la motivan a defender los derechos que cree tener sobre el legado empresarial y musical del maestro, y a cristalizar los sueños que cultivaron juntos: un museo internacional de la salsa en la sede de los estudios de Niche, incluyendo en él escuelas musicales gratuitas.Damaris, actualmente embarazada, recibió a El País en su apartamento del barrio Los Cámbulos, el mismo donde murió su “amado tormento”, como llamaba a veces al maestro, para hablar de polémicos temas como sus enfrentamientos con los hijos de Jairo Varela por los derechos de sucesión, de la situación de bienes de Varela con la Dian, su faceta como mamá y otros asuntos: ¿A qué se ha dedicado estos dos años? A proyectos que he venido haciendo hace muchos años y que tienen que ver con la visibilización positiva de la región Pacífico, como Expopacífico, que este año llega a su tercera versión y será en Quibdó. Y con DD Entertainment trabajo solo la parte logística de los eventos de la fundación (Etnia One) porque la actividad comercial del Grupo Niche no la hemos desarrollado debido a que Yanila Varela y sus hermanos se tomaron a la fuerza el grupo, pasando por encima de DD Entertainment, poseedora de los derechos comerciales del Grupo Niche.¿Ellos no tienen facultad para explotar económicamente al Grupo Niche?Ellos crean Eventos Niche para explotar al grupo como tal, para pasar por encima de la voluntad de Jairo que era que, a través de DD Entertainment, se hicieran los negocios y que los negocios se hicieran conmigo también. Al día siguiente de darle sepultura a Jairo, Yanila y sus hermanos registran una empresa ante la Cámara de Comercio: Eventos Niche. Y el 18 de agosto de 2012, a los tres días del funeral, le dan poder al abogado Abelardo de la Espriella. ¿Cómo está hoy el litigio con los hijos de Jairo Varela? Han dado a entender a través de los medios que tenemos un pleito y yo aún ni los he demandado por ellos desconocer mis derechos. Como yo tenía que cumplir con compromisos económicos, el doctor Jaime Díazgranados me apoyó informándoles a ciertas entidades que los derechos de la orquesta los tenía DD Entertainment, que por lo tanto se abstuvieran de hacer negocios con cualquier otro tipo de compañía. Sin embargo, con las empresas y clubes con las que antes hacíamos negocios no volvimos a tener contacto y yo quise dejar el tema ahí. Para mí era más valioso que el pueblo caleño en la Feria de Cali y otros eventos despidiera a Jairo, le expresaran cariño. ¿Entonces no hay litigio? Por las cosas que estaba viendo, que hablan y que escriben un libro sobre Jairo, intento proteger el nombre de Jairo Varela registrándolo ante la Superintendencia. Sus hijos presentan oposición y empezaron a desconocer mis derechos y entregan otro documento donde engañan, creo yo, al doctor Abelardo de la Espriella, porque ellos me citan como una novia interrumpida en la vida de Jairo Varela y ponen a sus mamás como compañeras vigentes en ciertos tiempos en la vida de Jairo. Ponen, por ejemplo, a a la mamá de una de sus últimas hijas menores -recordemos que cada hijo de Jairo tenía mamá distinta- que “vivió con ella del 85 al 88, posteriormente 8 meses en el 2001 y del año 2009 hasta su fallecimiento”. Eso es mentira. Jairo no vivió con todas estas señoras. Tuvo hijas con ellas, que es diferente. Poco a poco me fui enterando por qué quisieron desdibujar mi imagen y confundir a la opinión pública: para lograr ejercer la actividad de manera autónoma, sin considerar que yo tenía la representatividad. La empresa propietaria de la orquesta Grupo Niche y del legado de Jairo Varela es la que él creó en 2001 (DD Entertainment). Y soy su representante, porque Jairo confiaba en mí, sabía que aunque él faltara yo no iba a desconocer los derechos de sus hijos jamás. ¿Ellos le dan poder a De la Espriella exactamente para qué? Para lo que ellos tenían planeado en sus cabezas, porque nunca hablaron conmigo. Hoy entiendo que es contra Damaris de Diego, porque en el documento que reposa en la Superintendencia él los representa para oponerse a cualquier tipo de trámite que yo quisiera gestionar. Nunca quisieron hablar conmigo sobre cuál era mi intención, mi propuesta, mis consejos para seguir trabajando en esto. ¿Aceptaría una conciliación? Obvio que sí. Pero por todo lo que han venido haciendo dudo que lo hagan, pero si recapacitan y quieren conciliar obviamente se haría.De la Espriella expresó una vez que usted lo quería todo. Otras personas dicen que quiere el 50 %. ¿Usted qué pretende realmente? ¿De dónde sacan eso? Si a mí ni me preguntaron. Como mujer de Jairo Varela tengo unos derechos, como socia tengo unos derechos, yo trabajé al lado de Jairo Varela bajo su directriz y en muchos proyectos más, bajo su consentimiento. Si para ellos como mujer no tengo derechos, ¿como trabajadora, como socia, tampoco? Entonces, ¿qué pretendo yo? Que se me respeten mis derechos, nunca mencioné porcentaje alguno. La Dian embargó los estudios de Niche, ¿cómo está la situación hoy? El edificio lo tiene la Dian, ya depende del Estado y de algunos entes lograr sacar el proyecto de preservar ese edificio para convertirlo en el Museo Mundial de la Salsa, incluyendo en él escuelas de música, como lo soñaba Jairo. Además, él soñaba con una cancha de fútbol en la Normal de Quibdó. Yo me siento con el deber moral de realizar sus sueños y quiero encontrar aliados para sacar esto adelante. Dicen que compraba el cariño de los hijos menores de Varela con regalos…No soy dada a comprar a las personas con detalles, creo que mi franqueza, mi forma de ser es la que a ellos, en el caso de los dos menores, los hizo cambiar de parecer y acercarse. Producto de ello es que una de las hijas de Jairo se fue a vivir con mi familia y luego yo logro que Jairo acepte que viva con nosotros. Siempre busqué que hubiera equidad a nivel de trato, hasta donde él me permitía. Y por eso tuve dificultades, tan es así que mi familia me dice: “A usted se le dijo que iba a criar cuervos”. Y yo crié no uno, si no dos (risas). Es fuerte, es feo, pero es cierto. Pero no me arrepiento, porque eso me lo dictaba mi corazón, y quiero que esto quede claro: los hijos de Jairo no alcanzan a generar odio en mi corazón.¿Es cierto que Jairo Varela no pagaba los impuestos que debía pagar?Jairo sí pagaba impuestos, lo que pasa es que él no podía tributar doble, él no podía pagar impuestos en Estados Unidos a unos recursos que él obtuvo en EE.UU. pagarlos en Colombia. O sea, algún día el caso de Jairo se va a retomar y la gente se va a dar cuenta que el de él fue un caso injusto, Jairo fue tomado como un ejemplo del Proceso 8000 para generar presión, temor y tenían que buscar un ícono para ello. Cómo es eso de que usted cuando quería un proyecto y él no la complacía lo chantajeaba diciéndole que se iba de su lado?Las dificultades de pareja nuestra y no quiero profundizar mucho en esto, eran las normales que tiene una pareja. Damaris celaba a Jairo, para que les quede claro. Que por celos yo armaba el capricho y me iba no. Las dificultades nuestras eran como de cualquier pareja. Pero que por proyectos de la empresa no, los míos los lideraba, si a él de pronto no le parecían porque quería que yo estuviera en otras de sus cosas entonces sencillamente me decía no. Pero yo siempre he sido una mujer de relaciones públicas, de comercializar, de trabajar, mucha gente me conoce en esto, voy y les digo, tengo este proyecto, apóyemelo, de gestionarlo por fuera, muchos. Los proyectos como conciertos eran bajo la dirección de Jairo Varela. Yo en muchos no estuve de acuerdo y tenía que hacérselo ver, yo no era como muchas personas que le decían que él tenía razón si la silla era negra y él decía que era roja, porque era que se tenía que hacer lo que él dijera. ¿Tiene canciones inéditas de Jairo guardadas?Yo conservo varias canciones inéditas de Jairo. Como él escribía en diferentes papeles o en su computador personal y luego se las llevaba al estudio, de pronto haya algunas en el escritorio de la sede de la Quinta, no sé, porque a mí no me han dejado entrar a ese edificio. Una reina muy recordada ¿Qué cualidades y defectos se reconoce?Me tienen como una persona noble a pesar de mi temperamento. Soy positiva, a mí no me gustan que me digan que no sin haber luchado, en el trabajo por eso soy radical, si me dicen que no se puede, digo, ¿no se puede qué? Expopacífico lo saqué con paro de camioneros en el Chocó y obstáculo tras obstáculo.No quiero cambiar mi perseverancia y mi capacidad de lucha. No sé si la perseverancia es sinónimo de terquedad y de defender las ideas.Defectos ser exigente, perfeccionista, no sé si sea un defecto, me gustan las cosas de calidad, bien hechas, no me gusta la mediocridad, eso genera ronchas. ¿Cuáles fueron las experiencias más positivas y negativas de su experiencia en el Concurso Nacional de la Belleza en 1994, donde resultó primera princesa?Positivo, todo. Es una gran oportunidad para una persona que quiera darse a conocer, mostrarse, liderar un proyecto. Como concursé siendo tan joven fui muy ingenua, saliendo de mi pueblo, con una gran inocencia frente a niñas que habían viajado mucho, con una trayectoria de vida distinta. Damaris no había vivido, para ella todo era risa , yo era deportista, salgo del deporte a un concurso, me gocé el reinado, lo tomé como experiencia muy positiva. Participé en muchos certámenes de belleza y Cartagena fue el último. Representé al colegio, al barrio, a Buenaventura, al Valle, a Colombia en el Reinado Nacional del Café. En ese concurso la corona la tenía el Valle con una rubia llamada Sabrina Arenas y conmigo el departamento repitió corona.Mi ingenuidad fue positiva para afrontar situaciones negativas, a mí nada me afectaba.Damaris fue como reina de pueblo, que vamos a los certámenes de manera humilde, sin ningún tipo de contaminación, solo pensando en representar un departamento, que en ese caso fue Chocó porque mis padres son chocoanos. ¿Y qué críticas recuerda que le hayan hecho?Me criticaron por la respuesta, me preguntaron que si tuviera la oportunidad de devolverme en la máquina del tiempo a qué época regresaría. Yo estudiaba en un colegio de monjas y di una respuesta espiritual y fui condenada por la parte geográfica: ubiqué a Jerusalén en Roma. Después recibí telegramas de gente que me decía que no me había equivocado, porque me explicaban que antiguamente Jerusalén perteneció al imperio romano. Fui condenada por eso, pero yo me gocé el reinado (risas). Además, aunque las otras barras le gritaran a uno fea para bajarle el ánimo, uno más pelaba el diente y se reía (risas). De verdad el reinado es una gran oportunidad para ser escuchado y hacer obra social. ¿A usted quién la descubrió y la ayudó a llegar a Cartagena?Jorge Hernán Orozco me ve en el terminal viajando Cali-Buenventura y me dice, ‘usted tiene que ir a Cartagena’. Llamó a Jaime Arango (diseñador y preparador de reinas de Antioquia) para hablarle de mí y él le dijo que sí me preparaba, pero que primero me presentara para ganar mi título en el Chocó. En el Chocó casi no me dejan participar porque una que quería ser candidata llamó al gobernador diciendo que yo había posado desnuda, dije, que muestren las fotos y no me dejé sacar del concurso y gané. Me fui a Medellín, me quedé viviendo en la casa de Jaime Arango y conté con su apoyo y con el del departamento del Chocó. Mis gastos fueron normales. ¿Vanidosa?Me cuido, como debe hacerlo normalmente una mujer, con sus cremas para el cuerpo y el rostro, con la crema de ojos, la nutritiva, el bloqueador, usando esos jabones que han mejorado para que la piel no reciba esa carga de sal. Reviva acá las declaraciones de Damaris, 7 meses después de la muerte del maestro Jairo Varela. Dulce espera Damaris Dediego, la espigada bonaverense que representó al Chocó en el Concurso Nacional de Belleza en 1994, está escribiendo un libro sobre su relación con Jairo Varela pues -dice- no quiere permitir que personas mal intencionadas quieran desdibujar lo que su amor significó para ambos. “Para él fue valioso, lo sé, para mí también. Y en el libro revelaré detalles de la relación y de lo que pasaba alrededor de la vida de Jairo”.Varela dejó de amar a Damaris para obsesionarse con ella y tenerla como su trofeo, dijo a El País una fuente cercana al maestro, y eso, agregó, ella lo usó a su favor: si no la complacía en lo que ella quería le decía que se iba de su lado.Damaris lo niega y recuerda cómo en 2012, el año en que murió el maestro, el día del cumpleaños de ella (13 de junio), “como estábamos bravos él me envió flores con el mensaje de que me amaría por siempre”.Y esta mujer de 39 años que jamás se casó con el maestro, “aunque él me llamaba esposa al dar sus declaraciones”, niega haber usado el sentimiento que los embargaba a ambos para obtener algún capricho. “Los caprichos son para obtener algo, ¿no? ¿Yo qué obtuve? Obtuve un hombre que nunca se quiso ir de la casa porque sabía que yo lo quería realmente por más de que le hicieron la guerra a él y a mí; un hombre que se fue convencido de que lo amé, porque eso él lo sabía. Jairo era un hombre muy experimentado para saber si se le amaba o no y dónde invertir su amor”.Esta diosa de ébano de 1,78 mts. de estatura, de dientes como perlas, no niega sus desaveniencias con el maestro, e incluso admite que estuvieron enojados días antes de que el músico muriera el 8 de agosto de 2o12. Las dificultades nuestra, confesó a El País, eran las normales que tiene una pareja. Como los celos que ambos se reclamaban.Por eso a esta mujer sensible, pero de carácter fuerte, le enoja el hecho de que el escritor Umberto Valverde en su libro sobre Jairo Varela “diera a entender que él fallece por una pena de amor”. Según la destacada exvoleibolista, “si Jairo Varela no tenía otra persona, esa premisa de Valverde es directamente para mí, pues se sabe que yo era la mujer de Jairo. Fue un poco irrespetuoso en decir eso. Jairo fallece por voluntad de Dios”. Lo que sí lo tenía intranquilo, explica Damaris, era un dolor de patria por haber sido condenado injustamente, haber sido tachado de narcotraficante, de testaferro, de concierto para delinquir, de enriquecimiento ilícito, “eso lo fue matando lentamente”. También, el embargo de la Dian al edificio de la Quinta (estudios del Grupo Niche), aunque él tenía fe en su devolución. Además, por temas complicados en la familia, especialmente con dos de sus hijos menores, y “no puedo desconocer que pelear con la pareja desestabiliza, pero teníamos nuestro modo de llevar nuestras dificultades”. Bendecida Hoy Damaris está tratando de rehacer su vida. Producto de ello, dice, es su embarazo. “Se me fue mi amado tormento, que era mi tormenta, con el que no pude concebir un hijo, pues tuvimos dos pérdidas, y hoy Dios me bendice con el mayor logro que puede tener una mujer que es realizarse como madre, y espero llegar a él”.¿Por qué Dios la bendijo con un bebé en esta etapa difícil de su vida?, se cuestiona y se responde ella misma: “Esto tiene un significado grande para mí, porque en este momento me obliga a quedarme quieta, en reposo, pues es un embarazo de alto riesgo y prácticamente he estado en mi casa todo el tiempo. La voluntad de Dios era esta: la Damaris hiperactiva, luchadora y “terca”, como me decía Jairo en su canción (‘A mi medida’), tiene que dedicarse este tiempo a ella y a su regalo”.Nos revela, entre risas, que su nena nacerá “este año” y que no le preocupa, como le dice la gente, que se parezca a ella para tener otra reina. “Lo importante es que venga sana”, concluye. Tierna, pero terca Fue criada en dos de los barrios más humildes de Buenaventura, El Jorge y El Lleras, en un hogar donde reinaban los valores y principios, en el que su mamá ‘Pancha’ era la más estricta y no la dejaba salir mucho, y su papá Rafael era un poco más alcahueta.Ana Milena Angulo, ‘La Chiqui’, su amiga desde la infancia, recuerda cómo eran felices entrenando voleibol todas las tardes. “Damaris siempre era titular del equipo de Buenaventura, porque era buenísima, tenía buen saque”. Y también evoca la ocasión en que la creyó muerta a raíz de un accidente en moto que tuvieron cuando iban para baño a Los Tubos, un sector de la Vía al Puerto. “Fuimos a una clínica antes de llegar a la casa, un médico que estaba enamorado de Damaris fue quien nos atendió. Le dijo que tenía corrido el coxis y ella no se lo quiso dejar revisar, así que se quedó con su coxis torcido”, rememora entre risas ‘La Chiqui’ por la pilatuna.Para María del Mar Vidal Caicedo, trabajadora social y amiga de Damaris, la exreina es una niña grande, tierna, tan dulce como temperamental y obstinada. “Cuando fija una posición difícilmente se mueve de esta. Yo le digo, escuche a las personas, escuche, pero ella se cierra y luego le toca asumir las consecuencias”. Pero resalta que es “de una humildad franciscana, ella no sabe qué es la prepotencia. Podía estar en compañía de Raimundo Angulo o del presidente de la República y ‘La Chiqui’, su amiga del barrio, tenía que estar con ella. Eso se lo cuestionaban y ella ni le iba ni le venía. Es de una lealtad a toda prueba con sus amigos”. Es una mujer que, la verdad sea dicha, también es tildada de derrochadora, de creída, que siempre quiere sobresalir. Sin embargo, su amiga Zumaya Mayers dice que todo es por la envidia que le tienen, “se gana críticas gratis y ella está acostumbrada a eso”. Ella se gana enemigos, dice Zumaya, porque no le gustan las cosas a medias, de mal gusto, ordinarias. “Ella, por ejemplo, dice: este es un evento para mi gente (de Buenaventura o de Quibdó) y quiero que se haga como se haría en el más grande hotel. Y así lo hace”.Fanática de la buena mesa -se conoce la mayoría de los buenos restaurantes de Cali-, de las cremas finas y de los productos naturales para cuidar su cuerpo y su rostro, es también buena cocinera. No es la clásica reinita, pues como dice Caicedo, “ella es de lavar y planchar, no pierde sus orígenes, su esencia”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad