"Yo no sé ordeñar, yo sé de Ballet": Gloria Castro

Agosto 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Paola Guevara | El País.

La Maestra Gloria Castro, directora de Incolballet.

La maestra Gloria Castro, directora de Incolballet, se queja del tratamiento de la Gobernación del Valle y el Ministerio de Cultura, ante la crisis que enfrenta esta entidad cultural.

Pagar la deuda que hoy tiene la Gobernación con Incolballet cuesta 1.113 millones de pesos. Eso está claro. Vea en imágenes cómo entidades culturales le reclamaron pagos con baile y teatro a la Gobernación del Valle. El verdadero reto para los que miden el desarrollo en cifras es este: más de 35 años de arrebatarle vidas a la violencia y ganarlas para la danza, ¿cuánto valen? Más de 4.000 niños de los estratos 1, 2 y 3 formados en los valores del arte y 300 bachilleres artísticos graduados en Danza, ¿cuánto valen? Más de 390.000 personas que han asistido al Festival de Ballet de Incolballet, para disfrutar de 80 compañías y 700 bailarines profesionales de altísima calidad artística, ¿cuánto valen? Eso se pregunta la Maestra Gloria Castro al contemplar las nubes negras que se ciernen sobre la obra de su vida, Incolballet, un modelo pionero en el país, pues combina educación formal en danza, compañía profesional de danza y Festival de Ballet. Su caso no es el único crítico. El jueves de esta semana marcharon por las calles de Cali centenares de estudiantes de Incolballet y Bellas Artes, así como empleados de Inciva y la Biblioteca Departamental. Son los cuatro institutos descentralizados de cultura que sobreviven con los recursos que les gira el Departamento. La deuda total de la Gobernación con ellos asciende a 6.689 millones de pesos, que corresponden al básico funcionamiento de estas entidades en el primer semestre del año.Pero aún si el dinero del 2014 fuera desembolsado, perdura la incertidumbre en torno a los recursos a partir del 2015. Esos sí que están en veremos. Gloria Castro, sobreviviente de muchas batallas, considera que esta es la peor crisis de Incolballet en sus 35 años de existencia. No se le ve optimista como otras veces, lo cual resulta inquietante. Por eso nos sentamos a hablar con ella, y esto nos dijo. ¿Cómo interpreta las declaraciones de la Secretaria de Hacienda de la Gobernación, Alba Leticia Chávez, quien le dijo esta semana a El País que el Departamento “no es la misma vaca de antes y no produce la misma leche” y que, por tanto, ve posible el cierre de Incolballet?No sé qué decir ante esas declaraciones, porque yo no sé de ordeño, yo no sé de vacas, ni de haciendas lecheras… Yo sé de ballet. Vea usted qué ironía, a mucha gente le gusta tomar la leche tibia recién ordeñada, y a mí me cae pesadísima (risas). Soy vegetariana y no tomo leche, tampoco como carne, así que no podría debatir sobre temas agropecuarios. Lo que sí conozco es el trabajo que hace 35 años realiza Incolballet por la cultura del Valle del Cauca, de Cali. Es un caso único en el país, que hay que proteger.En estos 35 años de Incolballet ha habido muchas crisis y todas se han resuelto, ¿por qué esta vez habría de ser distinto?Es muy distinto. Desde hace 14 años se agravó la crisis de los recursos destinados a la cultura, pero siempre hubo voluntad. Esta vez es diferente porque vemos que no existe esa voluntad. La Gobernación alega falta de recursos, ¿por qué cree que el problema no es de dinero sino de voluntad?A comienzos de este año, la Gobernación nos reunió y nos dijo muy claramente: “Ustedes no son una prioridad para el Departamento”. Y hoy se ha cumplido esa sentencia. Decir “No hay plata y punto” es muy distinto a decir: “Estamos preocupados, estamos buscando cómo resolver el problema”. Lo que falla es la actitud, no la chequera. Aquí no hay voluntad, la actitud es “sálvese quien pueda”. Y aparte arrojan sobre nosotros el manto de duda sobre el manejo de los recursos...¿A qué se refiere con que han arrojado un ‘manto de duda’?Lo oí en radio. Han dicho que cuando el papá está mal, los hijos no derrochan. ¿Cómo así?, si Incolballet no derrocha, ¡Incolballet hace magia con el dinero! Hasta los vestidos de los bailarines, que tanto nos alaban, ¡tienen 25 años! Los reparamos, les cambiamos el moño para un lado, la cinta para el otro, siempre decimos “que no se note la pobreza”. Derroche es un padre sin trabajo cuyo hijo le exige tenis nuevos de marca, nosotros tenemos una escuela con jornada única hace 35 años y vamos para 36, tenemos un Festival de Ballet que añoran en otras ciudades... Lo que se esconde detrás de ese discurso es una mentalidad, es que creen que el arte no es esencial, creen que el arte es un juguete y resulta que un país sin arte es un país sin alma. Sin embargo, el gobernador Ubéimar Delgado ha dicho que a finales de este mes giraría los recursos... El problema es que manejan un doble discurso, no hay coherencia entre el discurso del Gobernador y el de su Secretaria de Hacienda. Las veces que el Gobernador ha salido a hablar, ha dicho que no puede permitir que en su administración se acaben los institutos descentralizados, he estado sentada al lado de él en reuniones donde lo ha dicho. Pero luego sale Hacienda con un discurso totalmente distinto.¿Cree que la Secretaria de Hacienda expresa lo que el Gobernador no se atreve a decir abiertamente?Puede ser… La pregunta es, este Gobernador que años atrás se jactaba de ser el gran defensor de la cultura, ¿cerrará la entidad cultural más visible del Departamento, que es Incolballet? Esta no es una institución decadente, es activa, es vital, con visibilidad nacional, internacional... El Gobernador ha exigido que el Municipio de Cali aporte también en el sostenimiento de Incolballet, argumentando que al fin y al cabo la mayoría de los beneficiados son de Cali. ¿Qué opina de esta propuesta?¡Ay! Si lo de Cali no es con él, entonces que también deje de recibir los millonarios recursos que le aporta Cali al Departamento. Ese argumento del Gobernador es tan débil que se cae por su propio peso. Hace pocos días, en Bogotá, fue reinaugurado con bombos y platillos el Teatro Colón con dos bailarines que surgieron de Incolballet y que ahora son estrellas en grandes compañías europeas de ballet… ¿No es irónico que muera el semillero de los que ahora exaltamos?Uno de ellos es el bonaverense Fernando Montaño, que hoy es una de las grandes figuras del Royal Ballet de Londres. ¿Y quién lo trajo? ¡La Ministra de Cultura! La Alcaldía de Cali le rindió homenaje a Fernando en el Teatrino del Municipal, donde se topó con la trágica noticia de la crisis de Incolballet y nos dijo: “Cómo es posible que esto esté ocurriendo aquí, si justo acabo de estar con el presidente Santos en Buenaventura”. Fernando guarda mucha gratitud por Incolballet, tanto que nos trajo de regalo 300 zapatillas de ballet, fueron nueve cajas que trajo como donación, y cada par de zapatillas cuesta en el mercado entre $250.000 y $300.000. Se fue muy triste, muy preocupado por nuestra situación... El otro es un muchacho muy joven, Joan Sebastián Zamora, que ahora brilla en el English National Balletde Londres... Y yo me pregunto, si es que hablamos de dinero: ¿Cuánto vale un joven arrebatado de la pobreza y de contextos de violencia? ¿Qué precio se le pone a cada joven que no se une a una pandilla porque encuentra en el arte una opción de vida, de realización? ¿Cómo se tasa eso, cómo se mide en pesos? Pero para muchos gobernantes el arte es un gasto, un lujo, una frivolidad, dinero perdido… ¿Cómo vamos a hablar de procesos de paz sin arte, si es el arte el mayor formador de ciudadanos para la democracia? Fue ratificada una Ministra de Cultura caleña, ¿es esa una señal esperanzadora para ustedes?La Ministra ha dicho públicamente, en repetidas ocasiones, que Incolballet no es arte. Claro, somos escuela, pero se les olvida que nuestra labor es múltiple, que también somos Festival de Ballet, que también somos Compañía de Danza, que también hacemos una labor muy importante en la formación de público, que somos producción artística, producción escénica. Entonces, ¿no somos entidad artística? Si mueren modelos como Incolballet qué nos queda, el reggaetón, la salsa. Hoy la tendencia es la frivolidad, y el Ministerio orienta estas tendencias. Además, los ministros de cultura están para crear las condiciones para que los artistas puedan dedicarse a su arte, los ministros no están para cumplir sus propios sueños artísticos. ¿Y cómo recibe la llegada de Gina Parody al Ministerio de Educación?En ella sí que tengo esperanza. Yo veo con muy buenos ojos su llegada al Ministerio. Cuando era Senadora me llamó y me dijo que conocía y admiraba la labor de Incolballet, que quería que me visitaran unos gestores para que conocieran nuestro modelo de trabajo. Como digo, esto lo hizo siendo Senadora de la República. Ahora, en el Ministerio de Educación, tengo la esperanza de que su intervención sea muy positiva, pues ha habido funcionarios que llegaron a ese cargo y que ni siquiera sabían qué era Incolballet.No nos diga que ha contemplado irse de la ciudad...El mismo Jorge Isaacs, quien se fue del departamento cansado por la incomprensión de ciertos sectores de nuestra sociedad, hablaba en su época de los ‘Caballeros de la Orden del Abrebadero’, y las cosas poco han cambiado. Yo cada vez entiendo menos a mi ciudad, cada vez entiendo menos este mundo. Veo a niños, alumnos nuestros que han llorado, y mi único consuelo es el apoyo de la ciudadanía, ese lo he sentido siempre, lo he palpado, de ese no me cabe la menor duda. ¿Salida a la crisis? A través del boletín del MinCultura, el viernes se dio a conocer que la Ministra de Cultura, Mariana Garcés, ha adelantado conversaciones con diversos sectores involucrados en la crisis de la cultura. No obstante, se advierte en la misiva que ni el Ministerio de Cultura, ni la Alcaldía de Santiago de Cali pueden, ”en ningún caso, aportar recursos de sus presupuestos para financiar gastos de funcionamiento de entidades descentralizadas del orden departamental”.Y se añade: “Lo que es verdaderamente importante es que las instituciones (en crisis) puedan adicionalmente iniciar un proceso de reingeniería”, aunque no se explica a qué se refiere dicha reingeniería. Gobernación del Valle ha prometido girar $13.300 millones para atender la crisis de Inciva, Bellas Artes, Incolballet y Biblioteca Departamental.De concretarse esta decisión, se solventaría la crisis para el año 2014.Sin embargo, el problema de fondo sigue vivo, pues según lo dispuesto en la Ley 658 de 1997, las entidades territoriales solo pueden contratar operaciones de crédito público para financiar gastos de inversión, existiendo restricción para la financiación de gastos de funcionamiento con esos recursos. Por tanto, siguen sin garantizarse a futuro los recursos de las cuatro entidades culturales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad