“Ya era hora de contar la cara amable de Cali”, Diego Ramírez

“Ya era hora de contar la cara amable de Cali”, Diego Ramírez

Junio 04, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Lucy lorena Libreros ? Periodista de Gaceta
“Ya era hora  de contar la cara amable de Cali”, Diego Ramírez

El productor caleño Diego Ramírez, habló con Gaceta de 'Ciudad Delirio', un filme que se tomará como escenario a la Sucursal del Cielo.

El productor Diego Ramírez es un tipo optimista: junto al director Carlos Moreno no solo logró un lugar para nuestra ciudad en el cine nacional, sino que ahora quiere llevar a la gran pantalla a la más caleña de todas: la salsa.

Fueron muchas las voces pesimistas que escuchó Diego Ramírez, casi una década atrás, cada vez que contaba su sueño de llevar al cine historias rodadas y ambientadas en Cali. ¿Cine caleño? ¿Habla en serio?A este diario, justamente, llegó una mañana por esa época, junto a Johnny Hendrix, su antiguo socio en la productora Antorcha Films. Ambos hablaban con notorio alborozo de dos películas en ciernes, recreadas hasta el momento solo en papel: ‘Perro come perro’ y ‘Doctor Alemán’. La idea de su visita, decían, era contarles a los medios la buena nueva para que los empresarios de la ciudad se entusiasmaran, como ellos, de la idea de apostarle al cine nacional. La visita acabó convertida en una breve, esa discreta caja de texto que reservan los periódicos para notas de poco impacto. Pero Diego y Johnny se salieron con la suya: echaron a andar ambas producciones y hoy ‘Perro come perro’, que vio la luz en 2008 de la mano del director Carlos Moreno, es considerada una película de culto en la historia del cine colombiano y fue aplaudida en el prestigioso Festival de Sundance.“En esta ciudad —reconoce el joven productor— sobra talento. Lo que nos ha hecho falta es ‘comernos el cuento’ de que es posible sacar adelante proyectos de gran calado. Aún nos lamentamos de no ser ya la ciudad cívica de otros tiempos. Y eso es verdad. Pero, ¿qué hacemos para recuperar ese ambiente de urbanidad?”.Mientras Cali se responde la pregunta, Diego Ramírez quiere devolverle algo de autoestima a esta sultana pachangera haciendo lo que mejor sabe: cine. Detrás de producciones como ‘Perro come perro’, ‘Todos tus muertos’, ‘Doctor Alemán’, ‘180 segundos’, ‘En coma’ y ‘Escobar, el patrón del mal’ ha estado su nombre. Casi siempre en compañía de Carlos Moreno.Y hacer cine en Colombia no es grato. Para ser taquillero hay que contar historias ligeras como ‘El paseo 2’, que logró que 1.700.000 colombianos se acercaran a las salas de cine. Si quieres contar la realidad del país, películas duras, puedes correr la suerte de ‘Roa’ que no llegó a las 170.000 sillas.Sucedió que Diego entendió que para ser optimista es necesario también ser terco. Para el crítico de cine Alberto Posso, “el gran aporte de ambos al cine colombiano fue lograr un lenguaje cinematográfico de factura internacional; colombianos y extranjeros sienten la misma emotividad con sus películas porque cuentan historias universales. Además —y eso lo han aprendido los realizadores que vienen detrás— aprendieron que se puede hacer cine de calidad con bajo presupuesto”. Omar Rincón, periodista y crítico de televisión, cree que otro de los aciertos de esta dupla ha sido renovar la acartonada televisión colombiana “con un lenguaje cinematográfico que la ha hecho mucho más internacional”. Diego lo sabe. Y dueño de la certeza de que está haciendo las cosas bien, quiere hacer una nueva apuesta: llevar a la gran pantalla a la más caleña de todas, la salsa. La película ya tiene nombre: ‘Ciudad Delirio’. También socios y recursos con varios ceros a la derecha: será coproducida con Televisión Española y la empresa Film Fatal, también de ese país. Ambos destinaron 300.000 euros para hacer realidad el proyecto.Diego Ramírez quiere hablar de eso. Es que él no es solo un productor de cine optimista. Mejor que eso: es un caleño orgulloso. Después de películas tan duras como ‘Perro come perro’ y ‘Todos tus muertos’, ¿por qué apostar por la comedia romántica, un género poco explorado en el cine colombiano?No ha sido poco explorado. La verdad es que esta será la primera película de este género en el país. Creo que ya era hora de contar la cara amable de Cali. Llega un momento en que todos queremos ver diversidad en las temáticas. Y cuando digo todos me refiero a los actores, los directores, los productores. Raro que nadie haya puesto sus ojos en este género cuando es el más exitoso en taquilla... Creo que nos ha faltado visión. Hacer cine como una forma de arte está bien, pero también es necesario pensar en historias con las que la gente se conecte rápidamente. Historias que nos hablen de amor, de encuentros, de sueños. La gente se conecta mucho con este tipo de cine. Ese fue el punto de partida de ‘Ciudad Delirio’.Ese y el hecho de que recreará a la más caleña de todas: la salsa.Lo que se busca es contar una historia de amor en un ambiente muy caleño. De un lado, con mucha salsa, mucho baile y mucho color; pero de otro con ese nuevo espíritu que se siente en una parte de la ciudad, que ha escapado por fortuna de la idea de dinero fácil que nos dejó el narcotráfico. El espectáculo Delirio es eso: un proyecto que nació de la suma de variados esfuerzos y del deseo de devolverle a Cali mucha de la autoestima que ha perdido.Una de las expectativas con ‘Ciudad Delirio’ es crear ‘city márketing’ para Cali...Bueno, el objetivo ante todo es contar una historia. Lo que pasa es que como se trata de mostrar la cara amable de Cali, con eso llegará una estrategia de ‘city márketing’ que harta falta le hace a la capital del Valle para proyectarse en el exterior como destino. Diego, ¿a usted mismo no le sorprende que hoy se hable con tanto optimismo de cine caleño?Sabes que no. Es que se trata de un proceso que viene de mucho tiempo atrás. Si se quiere, unos 30 años. Se da por la reunión de varios factores: la facultad de comunicación social y la escuela de arte dramático de la Universidad del Valle, que nos entregan artistas de primerísima calidad, al igual que el Teatro Experimental de Cali. Y, claro, el Instituto de Bellas Artes que forma artistas y músicos de gran nivel técnico. Si te fijas, el caleño siente una gran pasión por lo lúdico. Por eso somos tan buenos en el baile y la música. Y me atrevería a decir que eso explica también que seamos tan buenos contando historias en el cine. ¿Estamos aún muy lejos de hablar una industria del cine caleño?Mucho. Ni siquiera podemos hablar de una industria latinoamericana. Somos muchos los que soñamos vivir algún día de hacer películas. Desde Antonio Dorado, que inició una nueva era del cine caleño con ‘El rey’. Pero aún nos falta, como te decía, comernos el cuento. Presentar con mucha más confianza proyectos con historias y géneros diversos y una nutrida base de datos de empresarios que estén dispuestos a invertir en el cine nacional.Aún así, ‘Ciudad Delirio’ es una coproducción colombo-española.Todo se dio después de que le contara a una amiga de España la idea que tenía de hacer una comedia romántica ambientada en la salsa caleña. Ella se fue para su país a llevar la idea para conseguir socios e inversión. Pero todo se veía muy complicado por la crisis económica española. Pero al final no solo se unió Televisión Española y Film Fatal, sino que se consiguió un apoyo económico que superó todas nuestras expectativas, pues se trata de un proyecto que no solo no será rodado en España, sino que será actuado con actores colombianos en su mayoría.Detrás de esta película está Helena Manrique, que ha producido películas como ‘El laberinto del fauno’ y ‘El orfanato’...Sí, ha sido una verdadera fortuna poder contar con gente como ella. Hasta ahora, el trabajo ha fluido bien. Ella no te hace sentir que vale más por el hecho de haber ganado premios Oscar y Goya. ¿Quién es Chus Gutiérrez, la encargada de dirigir esta película?Ha grabado ocho películas en España, casi todas sobre temas sociales. Esta es la primera vez que hace comedia romántica, pero se entusiasmó con la idea porque su papá y su hermano son músicos y su hija, bailarina. Está muy conectada con la música y el arte, y le encanta la salsa.Pinta bien la cosa. Pero suele pasar que el público colombiano poco se conecta con películas nacionales, a menos que sean comedias bajas en calorías...Pero no pasa solo en Colombia. En España, Francia y Alemania también les va mejor a las películas tipo Blockbuster americano. Es bien sabido que la gente llega al cine como una forma de entretenimiento. Ir a cine es, ante todo, una experiencia social: vas a cine para estar con tu familia, con tu novia, con los amigos. Pero queda la sensación de que a veces los realizadores piensan más en los festivales internacionales que en el público.No lo podemos negar. Pero, ¿sabes cuál es el punto? Hacer cine entretenido, pero sin que se olvide el objetivo, eso que nunca se debe perder de vista en este oficio: hacer cine como una forma de arte.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad