'Vértebra del desierto' se expone en el Museo Rayo

Diciembre 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
'Vértebra del desierto' se expone en el Museo Rayo

Nacido en 1968 en Roldanillo, Rafael Ordóñez creció a la sombra del Museo Rayo. Ahora reside en México

El artista Rafael Ordóñez, expone en el museo Rayo su serie ‘Vértebra del desierto’, que recrea el paisaje de Zacatecas, México.

El artista Roldanillense Rafael Ordóñez hace parte de la primera generación de artistas de ese municipio que creció a la sombra del Museo Rayo, fundado por el maestro Omar Rayo y que hoy en día es un faro cultural del suroccidente.Podría decirse que Ordóñez hizo el ciclo completo. Nacido en 1968, comenzó a participar desde muy chico en el concurso de dibujo organizados por la entidad y que este año cumplió sus cuarenta ediciones. Y cuando se dio cuenta de que el arte era lo suyo participó en los Talleres que se hacían en el Museo.Después de recibir los consejos y la sabiduría de Omar Rayo junto con otros seis artistas de Roldanillo, partió a México, donde entró en contacto con el Museo de Arte Abstracto de Zacatecas. El artista lleva radicado en esta ciudad poco más de ocho años donde ha participado en talleres y, compartido con artistas de ese país de la talla del maestro de la abstracción, Manuel Felguérez.Ahora Ordóñez está de visita en su tierra y expone actualmente en el Museo Rayo su serie pictórica ‘Vértebra del desierto’, forjada totalmente durante su estadía en México y que está inspirada en el paisaje del desierto zacateco.Se trata de una obras de gran formato semejantes a mapas aéreos que convierten en formas parecidas a seres protozóicos con los colores del desierto o de la noche que cae sobre él. Entre las vísceras de estos seres que parecen ser hechos por extraterrestres como las de otros desiertos de nuestro sur, se ven las huellas de palmas humanas, los contornos de formas minerales o zoomorfas.Miguel González, el curador del Museo Rayo, asegura que en los lienzos de Ordóñez no hay un interés en el paisaje como forma alegórica sino “una exploración cromática capa de sugerir formas ambiguas que no dejan de ser carnosas y devoradoramente amenazantes”.El pintor explica que las características del paisaje zacateco, lo impactaron desde un primer momento. “Al venir de una zona geográfica como la nuestra donde ha verdes de todos los matices y llegar a una ciudad donde todo está hecho de una piedra caliza que es de tonos rojos y rosas, en el que el clima seco y el desierto dominan el ambiente, es algo que te agrede inmediatamente”.Eso, explica el artista, afectó su pintura, que antes tenía colores más vivos. “Ahora están más presentes esos tonos rojizos del desierto, hay verde, pero seco y algunos azules del cielo. Todo eso permitió expresar en forma abstracta la impresión que me causa ese paisaje”.De allí viene el título de esta serie pictórica. “Vértebra del desierto’ se refiere a mi visión fragmentada de esa tierra de ese paisaje”, acotó el pintor.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad