Valle logra tercer lugar en el Premio Nacional de Bibliotecas

Septiembre 09, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El Premio Nacional de Bibliotecas se quedó en San Vicente del Caguán. La Biblioteca Departamental, de Cali, obtuvo el tercer puesto.

Por segundo año consecutivo se entregó el Premio Nacional de Bibliotecas Públicas Daniel Samper Ortega. En esta oportunidad, el máximo honor fue para la  Biblioteca Clara Inés Campos Perdomo, de San Vicente del Caguán. Lea también: Dos bibliotecas de Cali, candidatas al Premio Nacional de Bibliotecas Públicas

 Mientras que el segundo y el tercer puesto, respectivamente,  fue para la Biblioteca Pública Kankuaka de Atánquez, Cesar, y la Biblioteca Departamental Jorge Garcés Borrero, de Cali. 

El jurado conformado por  los comunicadores Jesús Martín Barbero, Marisol Cano y Marianne Ponsford, consideró que la biblioteca de San Vicente del Caguán  se ha destacado “por su trabajo sistemático vinculado con los procesos de fortalecimiento de la identidad cultural de la región y por propiciar espacios de reflexión sobre su contexto, historia y proyección a futuro”.

 La biblioteca ganadora  cuenta con una colección de 4.500 volúmenes y recibirá un estímulo económico de $50.000.000, destinados a su fortalecimiento.

Adicionalmente su bibliotecaria Lizeth Paola Amézquita realizará una pasantía internacional en una Red de Bibliotecas del extranjero.

Además   ofrece como servicios a la comunidad cine club,  maleta viajera que le permite descentralizar sus servicios a instituciones educativas y juntas de acción comunal, capacita docentes en promoción de lectura, realiza un taller de escritura cretiva con jóvenes, tiene un 'Centro de memoria' para la reconstrucción de la historia local a través de la narración de los mayores y  realiza su 'Fiesta de la lectura' para promocionar la  lectura y la poesía.

El segundo lugar fue para la Biblioteca Pública Kankuaka, de Atánquez, Cesar, que se destacó por su estrecho vínculo con el proceso de identidad cultural de la etnia kankuama y  por generar espacios de diálogo entre mayores y niños para fortalecer su comprensión frente a las raíces históricas. 

 Entre las nueve nominadas al premio, en esta versión figuraron dos bibliotecas con sede en  Cali: la Biblioteca Departamental Jorge Garcés Borrero y la Biblioteca Pública Municipal  Central Didáctica El Vallado (ver recuadro).

De las dos, la Biblioteca Departamental obtuvo el  tercer lugar “por su destacado trabajo con la Red Departamental del Valle del Cauca con el fortalecimiento de las bibliotecas municipales y por sus esfuerzos en potenciar la lectura y la escritura en el departamento y la ciudad de Cali”.

La entidad vallecaucana se ha destacado por proyectos como ‘Lectura que cura’, que consiste en llevar jornadas de lectura a los hospitales y ‘Leer libera’, con el que llegan a las penitenciarías del Valle.

Además se  reconoció su labor “en la recuperación y difusión del patrimonio bibliográfico departamental, y por ser una opción cultural y educativa a destacar en la ciudad”.

Al estar entre los finalistas, la Biblioteca recibió un estímulo de $15 millones. En diálogo con El País Beatriz Otero, directora de la entidad, manifestó que una de tareas pendientes de la biblioteca es mejorar el proceso de conservación del patrimonio, es decir, “fortalecer el archivo fotográfico y fílmico del Valle del Cauca, proteger y conservar el material documental de la región como libros y videos. Nuestro pasado debe conservarse para las futuras generaciones”.

Ahora la Biblioteca Departamental debe terminar la  construcción de la Manzana del Saber II, cuyos recursos ya están listos. Falta  ejecutar el proyecto ‘Alegría de leer. Por un Valle lector’, que impactará a 10 municipios con planes de   promoción de lectura. También planea   comprar  un Bibliobús y  actualizar el museo interactivo Abrakadabra.

Biblioteca Pública Municipal Central Didáctica El Vallado La entidad estuvo nominada al Premio Nacional de Bibliotecas en la categoría ‘Biblioteca medianas’. Atiende a la  población residente en los barrios El Vallado, El Retiro, Unión de Vivienda Popular y Antonio Nariño. Su meta es fortalecer procesos como permitir el acercamiento de la comunidad con los escritores, la realización de actividades culturales los fines de semana y la ampliación de horarios de atención para los usuarios. Su coordinadora Juliana Villa señala que otro de los retos es seguir siendo el sitio de encuentro y socialización de niños y jóvenes del sector. En un mes, la biblioteca presta unos 400 libros.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad