Unesco dará a conocer las manifestaciones que serán Patrimonio de la Humanidad

Noviembre 24, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Agencia AFP y Redacción de El País
Unesco dará a conocer las manifestaciones que serán Patrimonio de la Humanidad

Entre el 30 de noviembre y el 4 de diciembre se conocerá una nueva lista de la Unesco que reconocerá nuevas expresiones como patrimonio inmaterial. Colombia aspira a estar incluido con las músicas de marimba y con el vallenato.

Entre el 30 de noviembre y el 4 de diciembre se conocerá en Windhoek (Namibia) una nueva lista de la Unesco que reconocerá nuevas expresiones como patrimonio inmaterial. Colombia aspira a estar incluido con las músicas de marimba y con el vallenato. 

Ayer se conoció que entre  35 solicitudes presentadas la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura anunció que seleccionaron 19 para ser sometidas a la aprobación final por su Comité de Salvaguarda. Entre ellas hay tradiciones de Argentina, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. 

En noviembre de 2010 Colombia ya fue incluida en la lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad con las  ‘Músicas de marimba y cantos tradicionales del Pacífico Sur de Colombia’. 

Este año Ecuador volvió a presentar dicho solicitud para que la declaratoria se extendiera al Pacífico Sur, incluyendo las expresiones de marimba de la provincia de Esmeraldas de Ecuador, que ya han tenido concepto favorable.

 Colombia también quiere figurar en la selecta lista patrimonial con el vallenato. Aunque agencias de información internacionales reportaron que “la  famosa música que anima festivales y parrandas del Magdalena Grande, quedó afuera por el momento, pero sólo le falta completar uno de los cinco criterios, en particular ‘delimitar de manera más precisa la localización geográfica de las comunidades’”, voceros del Ministerio de Cultura explicaron   a El País que las esperanzas no están perdidas. 

Si bien es cierto que hay un concepto previo  sobre los candidatos, tampoco está dicha la última palabra y  durante la reunión en Windhoek (Namibia), todo es susceptible de volverse a revisar y favorecer  de manera muy positiva al ritmo de la costa Caribe.   De hecho, en la cartera colombiana hay mucha confianza en que el vallenato logre su declaratoria. 

Desde Colombia viajará una comisión  encabezada por   Alberto Escovar Wilson-White, director de Patrimonio del Ministerio de Cultura.

El ‘filete porteño’, la técnica tradicional de pintura de carteles y decoración de colectivos, camiones y comercios de Buenos Aires, recibió el aval del organismo. 

Entre tanto,  Perú inscribió con éxito la danza del Wititi, un rito de paso a la edad adulta del valle del Colca;  y Venezuela, los conocimientos relacionados con el cultivo de la curagua y la transformación de sus fibras para realizar hamacas, entre otras artesanías. 

Las inscripciones en la lista de patriminio son a menudo objeto de pugnas competitivas entre vecinos que reclaman la paternidad de tal o cual práctica cultural, colocando al organismo mundial en la incómoda situación de árbitro entre países miembros, extremo que la Unesco elude. 

Este año la cosecha trajo sabor a guerra fría con la preparación del kimchi, plato tradicional coreano a base de legumbres lacto-fermentadas, presentada por Corea del Norte comunista, que obtuvo satisfacción dos años después de su inscripción por la capitalista Corea del Sur. 

En un expediente común, los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Omán y Qatar postularon con éxito la preparación del café árabe. “Estar inscrito no significa para nada una propiedad nacional”, aclaró Cecile Duvelle, secretaria de la Convención para la salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial. 

También lamentó que algunos gobiernos busquen ante todo la inscripción de un bien inmaterial en la lista más por los beneficios turísticos que pueda engendrar que por la voluntad de preservación mediante ayuda internacional, asistencia que este año solo Kenya y Malawi solicitaron.

Francia, España y Andorra evitaron dolores de cabeza a los diplomáticos al proponer juntos la inscripción de las fiestas del fuego del solsticio de verano en los Pirineos, con sus tradicionales antorchas, fogatas y danzas folclóricas. 

Tampoco se inscribió la aspiración de República Dominicana al reconocimiento del son, la forma de música y danza practicada varios países caribeños que combina ritmos africanos con elementos musicales españoles.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad