Una noche para la danza en el teatro Jorge Isaacs

Una noche para la danza en el teatro Jorge Isaacs

Mayo 08, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País
Una noche para la danza en el teatro Jorge Isaacs

La obra 'Correría - Agwa', del director de danza francés Mourad Merzouki, estará en Cali el 8 de mayo. El montaje nació luego de que Mourad conociera a un grupo de bailarines de hip - hop de Brasil.

La compañía francesa Käfig lanzará este miércoles la I Bienal Internacional de Danza de Cali. Hip hop, capoeira y samba sobre el escenario.

A diferencia de casi todos los artistas internacionales que llegan a Cali, actúan y se van, los bailarines de Käfig hicieron labor social antes de subir a escena. Esta compañía francesa vino a hacer el espectáculo de presentación de la I Bienal Internacional de Danza, esta noche a las 7:00 p.m. en el teatro Jorge Isaacs. Hoy la compañía reconocida como una de las mejores en su estilo en Europa, mostrará dos piezas: ‘Correría’ y ‘Agwa’, que combinan hip hop, capoeira, samba y bossa nova con música electrónica, a cargo de once bailarines brasileños, criados en las favelas de Río de Janeiro, bajo la dirección del coreógrafo franco-argelino Mourad Merzouki.“Las obras representan el movimiento, porque hoy todo mundo anda afanado en todas partes y la obra refleja eso. Y el agua es el recurso universal sobre el cual se pregunta cada vez más hasta cuándo se tendrá. Así que usamos los lenguajes del hip-hop y la danza contemporánea para contar esas historias”, explicó éste.Sobre el hip-hop, que aún despierta recelos, Merzouki explicó: “Es una cultura reconocida por bailarines profesionales. Hace veinte años, cuando empecé a bailar, se decía que era algo efímero y quedaría relegado a los suburbios, pero permaneció en el tiempo y hoy está en todo el mundo”. Y advierte que su trabajo “también tiene carácter social y el público va a ver bailar a personas de comunas deprimidas; no las va a ver haciendo cosas indebidas, sino comportándose como la sociedad espera que todos sus ciudadanos se comporten. Por eso el espectáculo deja un mensaje positivo”.Sobre ello da testimonio uno de los bailarines, Alexsandro Soares, ‘Álex’, quien contó que “Käfig me dio oportunidad no sólo de bailar, sino de salir, conocer otros tipos de baile y públicos de todas partes”. Para Álex, “la danza es un refugio, porque de no ser por ella yo tendría muchas dificultades, porque la sociedad no ofrece muchas opciones de salir adelante y buscar otras cosas”. Por eso, “yo ya puedo ser como un espejo para la gente de mi barrio, porque muestro a los chicos de mi misma condición que se puede salir y encontrar oportunidades”. Por esas razones, Merzouki y sus bailarines trabajaron el domingo con grupos de hip-hop y ‘break dance’ de Cali en el Tecnocentro Somos Pacífico y el lunes en el Centro Cultural Comfandi. Y eso que a la primera cita no pudieron llegar algunos, porque no podían entrar en territorio de las pandillas circundantes.El coreógrafo no escatimó elogios hacia los bailarines caleños: “Estoy sorprendido con su técnica y son buenos bailarines, muy comprometidos con la danza. Tengo muchas esperanzas con estos muchachos caleños y espero que el sector público, las instituciones, los teatros y los directores de danzas se interesen en ellos, propicien encuentros con otros artistas y puedan evolucionar con su hip-hop y su visión de la danza y el arte”. Y añadió: “Espero poder volver algún día para montar aquí un espectáculo como el que presentaremos con Käfig”.También ‘Álex’, quien hace talleres de formación en las favelas cariocas, afirmó: “Conocí gente buena, con un nivel artístico bueno. También aprendí de ellos, porque su expresión me permite mejorar mi presentación en escena. Si tienen incentivos podrían tener las oportunidades que nosotros tuvimos”.Por todo ello, a Mourad Merzouki le “parece importante mezclar el hip-hop con la danza contemporánea, el ballet y el circo, para que no quede relegado solo a los suburbios de las ciudades”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad