Una caleña regresó de EE. UU. para aprender del director de la Filármonica de Cali

Una caleña regresó de EE. UU. para aprender del director de la Filármonica de Cali

Junio 22, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Una caleña regresó de EE. UU. para aprender del director de la Filármonica de Cali

Lina Marcela González es una directora caleña que sigue su carrera en Boston y asiste al taller de la Filarmónica de Cali.

Lina González vino desde Boston al taller de dirección orquestal que dictará Irwin Hoffman.

Parece increíble: la condición de hija única determinó en la caleña Lina Marcela González Granados su decisión de ser directora sinfónica: “Me gusta tener compañía, pues una orquesta es como una familia”, dice con sorprendente riqueza del lenguaje. Ella es una de los siete jóvenes aceptados en el Taller de Dirección de Orquesta que orienta Irwin Hoffman, director de la Filarmónica de Cali: “Su trayectoria pocos la tienen, pero es humilde, paciente, didáctico, claro, conciso. Es un pedagogo impresionante. Además, tiene el bagaje de una tradición orquestal que ya desapareció. Estar aquí me permite recuperarla”, asegura. Y el maestro define a la discípula como “muy talentosa”.Cuando Lina era niña, su padre, Luis Fernando González, médico de la Clínica Valle de Lili, le puso profesora de piano, pero “me es difícil imaginarme en un estudio aislado tocando”, dice la joven, quien no tiene familiares cercanos músicos, pero es sobrina biznieta del musicólogo Otto de Greiff.Tras graduarse en 2009 en piano y dirección orquestal, la caleña se inscribió en la Academia Julliard de Nueva York y fue directora asistente de la Filarmónica de las Américas, con la cual se dio "a conocer un poco en los Estados Unidos"."Por eso me invitaron a dirigir una orquesta en Harvard, la Camerata Latinoamericana, con la cual empecé a trabajar. Y me matriculé en una maestría en dirección de orquesta en el New England Conservatory, en Boston”, cuenta.Y cuando le avisaron del taller aquí, no dudó en inscribirse, “porque es en Cali, mi ciudad. Mi sueño es venir a dirigir acá”, afirma enfáticamente. Además, porque “hago música caleña. Mi compositor preferido es Luis Carlos Figueroa, pues admiro su música. Tiene una obra, ‘Preludio y danza colombiana’, que nunca he dirigido acá, aunque sí lo he hecho en los EE. UU. y Guatemala, y haré en Ecuador. Es divina”.También “soy muy pop. Me encantan The Beatles, The Rolling Stones, Sinatra, que tienen sentido lírico, sin importar el género”, dice antes de asegurar que “no tengo tiempo para el amor”. En cambio, “me estoy preparando seriamente para dirigir ópera. Debo admitir que como he sido telenovelera, los dramas de Puccini me conmueven”. Pero sabe que para ello “me falta toda una vida. Apenas estoy empezando”.La voz del maestroIrwin Hoffman dirige los ensayos de la Filarmónica de Cali con un ojo en la partitura y el otro en los siete asistentes al taller de dirección orquestal: “Algunos tienen experiencia como directores, otros no. Todos aprenden muy rápido. Estoy muy contento”, dice.Hoy será el grado y cada uno dirigirá la orquesta, que interpretará tres obras sinfónicas difíciles: “Probablemente nunca han dirigido una orquesta como la Filarmónica de Cali y eso será valioso para ellos”, añade. “Son jóvenes y necesitan ganar mucha experiencia, pues el repertorio musical es muy grande y cuando se tiene pocos años es imposible conocerlo todo”. Hoffman sentencia: “Para lograr la mejor música hay que hacer un acto de amor”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad