Un café con Las Caicedo

default: Un café con Las Caicedo

Vicky y Pilar, dos de las hermanas del escritor Andrés Caicedo, celebran que su obra maestra haya sido llevada al cine. Pilar Rodríguez, su sobrina, coincide con ellas: “El filme es un acierto”.

Un café con Las Caicedo

Noviembre 01, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Especial para Gaceta
Un café con Las Caicedo

Pilar y Vicky Caicedo, hermanas de Andrés, junto a Pilar Rodríguez, sobrina del escritor.

Vicky y Pilar, dos de las hermanas del escritor Andrés Caicedo, celebran que su obra maestra haya sido llevada al cine. Pilar Rodríguez, su sobrina, coincide con ellas: “El filme es un acierto”.

¿Cómo surgió la idea de llevar al cine ‘Que viva la música’?  

Vicky: Desde siempre hubo mucho interés por parte de diversos directores de llevar al cine esta historia. Recibíamos muchas manifestaciones de interés en hacerla.  Incluso un canal alguna vez nos contactó para hacer una telenovela. Pero siempre la traba que había es que mi mamá no quería que se hiciera nada, como diciendo “dejen a Andrés quieto”. Pero esta fue la única vez en que se llegó con una propuesta muy concreta, de   Rodrigo Guerrero y Andi Baiz, quienes nos contactaron. Nos gustó la idea por ser quienes eran y por el hecho de ser caleños. 

¿Qué tanto se pensaron lo de vender los derechos?

Vicky: Yo me reuní con el escritor Jorge Franco para que me contara cómo era eso de vender los derechos para el cine.   Él, muy querido, me dio los pormenores. Esto fue en 2007, cuando mi papá todavía estaba vivo. A él le fascinó la idea pero finalmente dijo que la decisión era de nosotras. Así que hablé con mis hermanas y decidimos que sí queríamos llevarla al cine.  

Pilar:  El análisis que hicimos fue sencillo:   Andrés era un cinéfilo. Y aunque es muy difícil saber qué habría pensado él ahora,  creemos que hubiera querido que su obra se llevara al cine. Porque si algún género amó Andrés fue el cine.  Ese concepto fue el que nos convenció. 

¿Qué tanto intervinieron ustedes en el  guion?

Vicky: Nada. Fuimos ajenas a ese proceso, pues una vez se ceden los derechos uno ya no tiene nada que hacer ahí. Pero Rodrigo Guerrero siempre tuvo la deferencia de tenernos informadas. De hecho siempre estuvimos al tanto de los varios guiones que hubo antes de llegar a la versión final. Incluso hubo una en la que aparecía Andrés en el sitio del ermitaño, en el fondo de Pance. En esa ocasión llegamos incluso  a sugerir al hijo de un primo hermano que es muy parecido a Andrés. Pero el asunto finalmente se descartó.

Ya cuando Carlos Moreno entró a hacer parte de la película él le metió la mano al guión y quedó la versión que hoy se está viendo en los cines.

¿Cuándo vieron la película por primera vez?

Pilar: La vimos por primera vez en el Festival de Sundance, en Utah y fue muy emocionante. Estar sentadas allí, con el teatro lleno a reventar, en el centro del cine independiente del mundo... 

Vicky: Teníamos al lado una directora de cine quien dijo que era la mejor cinematografía que había visto en su vida. Eso nos  emocionó.  

¿Quedaron satisfechas?

Pilar: Confieso que al leer los guiones me costaba mucho trabajo imaginarme cómo sería eso llevado a la pantalla. Pero al verla, me parece que fue un gran logro,  teniendo en cuenta que se trata de una adaptación. La primera vez que la vi la sentí muy fuerte, pero así de fuerte es el libro... La segunda vez me gustó aún más.

Rosario, su otra hermana, ha manifestado su desacuerdo con la película...

Pilar: Yo respeto la opinión de Rosario. El cine es un arte subjetivo y habrá a quien le guste y a quien no. En su caso creo que el problema se generó cuando nos dimos cuenta de que la música de los Rolling Stones, que es muy importante en la novela,  no iba a estar. Siento que su  expectativa era quizá que la película fuera muy fiel al libro, no solo en su música sino en su temporalidad; que fuera una película de época. Y cuando, por costos, eso queda descartado,  se da esa fractura. 

Pero pagar los derechos era una cosa imposible: un millón de dólares por canción, ¡y son 8 canciones! Lo mismo hacer una película de época. Quienes la vean  deben tener en cuenta que esta es una adaptación. 

 ¿No se pierde la esencia de la novela al cambiarla de época?

Pilar: No. La esencia  es la historia  de una niña que viene de un estrato y se va al otro y se desclasa. Todo esto sucede mientras  la música va del  rock a la salsa. Esta última, por fortuna, se mantiene, pues incluye la música de Richie Ray.

Para Pilar Rodríguez, ¿qué significó ser la sobrina de Andrés Caicedo? ¿Y qué le pareció la película?

La verdad es que soy muy diferente a lo que fue él y a sus escritos. Estoy muy alejada de su mundo, pero familiarmente muy cerca también. 

En cuanto a la película, me encantó, porque logra generar los mismos sentimientos que  genera el libro, sin ser exactamente igual. La escena que más me gustó es justamente aquella en la que María del Carmen Huerta se desbarata... cuando llega a bailar salsa y  entra el monte con los tres hombres. Tanto en la película como en el libro es una escena muy fuerte. En general me parece que la película es un acierto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad