Un café con Julián Chang

Mayo 01, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de GACETA
Un café con Julián Chang

En la foto, el escritor Julián Chang.

Este escritor en ciernes se lanzó a una empresa nada fácil: escribir una novela urbana sobre la juventud caleña en los años 90, ‘Cuando suena la brisa es Cali’, lanzada en la Filbo 2016. Mezcla de ficción y realidad.

Julián, usted es en realidad un filósofo. ¿Cómo termina dedicado a la literatura? ¿A escribir libros?

Yo crecí en un ambiente muy humanista. Mi papá, Pedro Chang, ya fallecido, fue un filósofo que se dedicó a la publicidad. En una época hizo parte de los nadaístas y luego hizo parte de grupo de los Mefíticos, por allá en los años 60. Tanto él como mi madre leían mucho, así que me crié en un entorno de mucha creatividad.  

Por eso, una de mis actividades cotidianas era leer.  A Stevenson, a Julio Verne. Desde muy joven sabía que me quería dedicar a escribir. Pero cuando llegó el momento de tomar la decisión de qué estudiar  pensé que la filosofía sería una carrera que me daría una guía muy importante para mi vida. Y así fue, estudié filosofía en Los Andes, y ahora ya estoy dedicado a escribir. 

Esta es su primera novela. ¿Qué experiencia tenía escribiendo?

Trabajé en varios medios de comunicación escritos. Entre otros fui colaborador de la revista Poder y editor de la revista Playboy Colombia. Lo de la novela, en efecto es la primera, y venía con la idea desde hace varios años. De hecho me tomó entre 6 ó 7 años terminarla, porque la iba trabajando muy despacio y corrigiéndola hasta que logré llegar al punto en que sentí que estaba lista.

Es una novela que habla de la juventud en Cali en los años 90...

Sí. Yo sentí que  sobre mi generación no se había escrito nada o por lo menos yo no lo conocía.  Paralelo a eso, hace varios años yo hacía parte de un grupo de caleños que quería rescatar ciertos valores cívicos de Cali, pero era curioso porque mi generación no era una que se interesara por cambiar el mundo. La sentía como una generación sin rumbo ideológico, perdida, que se congregaba en ciertos espacios para la rumba y el deporte no más. Eso me impulsó a querer entenderla, escribir sobre ella. 

¿Cómo llegan los mitos urbanos a hacer parte de ‘Cuando suena la brisa es Cali’?

Yo empecé a hurgar las  leyendas urbanas y los mitos y eso me alimentó mucho en el proceso de escritura. Tanto que lo que hice fue mezclar elementos de la mitología urbana caleña con hitos históricos, incluidos los de mi generación. 

¿A qué mitos hace referencia?

Están personajes como Buziraco, a quien  expulsan del cerro de la Popa de Cartagena y llega a Cali a refugiarse, y es con su llegada que se levantan las Tres Cruces;   también está el Monstruo de los Mangones y la leyenda de la Manga del Muerto en la Loma de la Cruz, entre otras. 

Esta novela también tiene mucha relación con la música. Con la salsa y el rock...

Sí, era la época fuerte del ‘grunge’ en cabeza de Kurt Cobain. Es un rock sencillo, desgarrado, un poco desesperanzado. Fue un fenómeno mundial y Cali no fue la excepción. 

Y la salsa también, claro. Es un tema ineludible. 

Usted ha jugado con el protagonista como metáfora en la novela, ¿cómo es eso?

El protagonista es un músico y poeta que se llama Emilio Salgado y la metáfora central del libro es que lo que le pasa a él le pasa a la ciudad. Y es allí justamente donde se entrecruzan ambas historias, la de esa generación con la de los mitos y leyendas y los hitos históricos.

¿Se podría decir que esta novela responde a un género en particular?

No. Tiene acción, romance, suspenso... De todo un poco.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad