Un café con Henry Salazar

Marzo 13, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Especial para GACETA
Un café con Henry Salazar

Este artista plástico, egresado del Insituto Departamental de Bellas Artes, ganó una de las Becas Bloc con su obra ‘Oficina de proyectos contingentes’. Historia del Tumaco que no fue.

Henry, usted viene trabajando desde hace varios años en un proyecto artístico sobre Tumaco llamado ‘Le Corbusier no estuvo aquí’. ¿Cuál es el origen de esta historia? ¿De dónde el interés por descubrirla?  

Desde los inicios de mi carrera me ha interesado cómo las personas habitan los espacios, como nos apropiamos de ellos. Dentro de esa búsqueda personal llegué a un descubrimiento gracias a un folleto que había editado el Ministerio de Cultura: unos planos urbanísticos para modernizar ciudades, realizados entre 1947 y 1949.  Y hubo una gran sorpresa, dentro de esas ciudades estaba Tumaco.

Encontré que José Lluis Sert y Joseph Weiner, dos arquitectos que habían sido discípulos del gran arquitecto francés, Le Corbusier, habían hecho estos planos para presentarse en una licitación que buscaba reconstruir a Tumaco luego de haber sufrido un incendio que afectó a buena parte de la población.

¿Por qué le interesó tanto?

Porque conozco Tumaco, tengo familia allá  y hasta donde yo sabía,  no se había hecho nada de ese proyecto. Así que me puse a averiguar. Supe que efectivamente ellos habían ganado la licitación para construir 1200 casas, pero que no había llegado a feliz término. Alcanzaron a construir 12 casas, de las cuáles solo una se conserva tal cual como fue diseñada. Las otras ya han sido alteradas o remodeladas. Allí decidí que quería trabajar sobre ese tema. Me parecía toda una parodia. Es la historia de esos grandes proyectos de los que mucho se habla, que tienen gran despliegue en los medios y al final no pasa nada. 

Concretamente ¿en qué consiste  ‘Le Corbusier no estuvo aquí’?

Me propuse hacer unos modelos como los que hacía Le Corbusier --que son como una especie de maquetas pero en versión libre-- de lo que había sido ese proyecto urbanístico. Pero el detalle es que los construí con materiales del Pacífico, especialmente tablas de madera  usadas anteriormente. Todos eran materiales a los que se les veía el paso del tiempo.

Recreé varias casas que existen de Le Corbusier en Europa, pero con estos materiales utilizados anteriormente para hacer palafitos. Los modelos eran de 1.20 metros por  80 centímetros y 60 de alto. 

Ahora el proyecto que ganó la beca Bloc es una continuación de este trabajo. Se llama ‘Oficina de proyectos contingentes’...

 Esta obra en realidad  hace parte de la primera. Se trata de otros modelos, pero que ahora incluyen mobiliario. Específicamente se trata de las sillas LC2 que son pienzas icónicas y representativas de su trabajo y que aún hoy son muy reconocidas y apetecidas. Lo que hice fue aclimatarlas y hacerlas con materiales mucho más precarios que los que él utilizó.

Adicionalmente la obra incluye unos talleres. ¿Cómo es eso?

Se trata de un avance más en el proyecto que estamos realizando en Lugar a Dudas. Es  un taller de carpintería que funciona los miércoles en el que la gente se inscribe. Como es un trabajo colectivo, no individual, debe haber un debate sobre qué queremos hacer. 

Ese es para mí un punto  relevante pues en el Pacífico es usual que se construya de manera colectiva, con la ayuda  del vecino. También planteamos bocetos, dibujos y revisamos esculturas de otros artistas, de tal manera que la obra final está llena de capas de conocimiento. Al final la obra se deja en la sala de exposiciones. 

Hay una reflexión entonces sobre los modelos de desarrollo impuestos...

Definitivamente. Ese caso de Tumaco es uno de tantos. Llegaron a construir casas de concreto, desconociendo la idiosincrasia de la gente, las condiciones climáticas, su relación con la geografía. Al principio hubo mucha resistencia de la comunidad de habitar esas doces casas, y hoy todas están modificadas. De la única que queda en estado original, su dueño ya manifestó que la va a demoler para construir una nueva. Esto quiere decir que si el proyecto lo hubieran hecho habría resultado un grave error. 

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad