Un bailarín de Aguablanca se robó el show en el Fashion Week de Bogotá

Octubre 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Un bailarín de Aguablanca se robó el show en el Fashion Week de Bogotá

Reymon Yonowk fue aplaudido a rabiar por los asistentes a la pasarela de Carolina Mejía en el Fashion Week de Bogotá. Él bailó hip hop entre hermosas modelos.

Se nombre es Duván Arizala, un joven de 22 años que en el mundo artístico se hace llamar 'Reymon Yonowk'.

‘Reymon Yonowk’ se hace llamar en el mundo artístico, pero su nombre real es Duván Arizala, un joven de 22 años que ha vivido la mayor parte de su vida en el Distrito de Aguablanca. La semana pasada la diseñadora caleña María Carolina Mejía lo invitó a subir a su pasarela en  el Fashion  Week de Bogotá, donde Yonowk (la palabra viene de “you know”) demostró su talento para el baile con un solo de hip hop ante la vista de todos. A su corta edad ya es padre de un bebe de dos años y medio y bailarín urbano empírico. En una de sus presentaciones en su barrio natal  conoció a María Carolina Mejía, quién a partir de ese momento le brindó su apoyo incondicional. Apadrinado por Mejía, el artista hace poco tuvo la oportunidad de ingresar a la academia Be Danza, de Cali, para estudiar. “Quiero convertirme en un coreógrafo profesional, me encantaría que me ofrecieran una beca para poderla aprovechar”, dice Yonowk.  Añade: “Mi especialidad en el género urbano es el hip hop, por ende en la semana de la moda de Bogotá yo representé a la Fundación MCMA Love de Cali que ayuda a los niños a cumplir sus sueños. Me sentí muy identificado porque yo también busco los míos”, asegura Arizala.Otra de las bendiciones que dice haber recibido es “ser parte del proyecto Recital Colombia, dirigido por el coreógrafo francés  Mourad Merzouki”. Puro flow  Yonowk comenzó en una fundación de Aguablanca donde aprendió a bailar salsa y  ritmos  como el hip hop. Su  talento empírico lo fue desarrollando a través de los años. Hace seis años viene practicando por sus propios medios con la aspiración de convertirse en  bailarín profesional y coreógrafo.Su vida no ha sido fácil, pues confiesa se dejó llevar por malas influencias cuando era pequeño, pero hoy tiene claro lo que no quiere llegar a ser en la vida. La muerte de un amigo le hizo ver que los conflictos de barrio y “el tener poder e inspirar miedo”,  no lo iban a llevar por el buen camino.Cuando tocó fondo y creía no tener oportunidades de salir adelante se le atravezó la idea de aprender a bailar en una fundación ubicada en Aguablanca. Allí  conoció a uno de los instructores que terminó siendo su primo, Gerson Nicolás Hurtado. “Él en esa época tenía un ‘ritmo salvaje’ y yo quería ser como él, todos en el barrio lo admirabamos por la forma en como se movía”, asegura Yonowk.  De pasarela Antes de presentarse en la semana de la moda de Bogotá vivía con su padre, su madrastra, dos hermanitas menores qu él y dos hermanastros con quienes tienen buena relación. Ahora que le han salido varios proyectos en el baile, como hacer parte de una coreografía en Bogotá, afirma que “lo que vienen son bendiciones porque antes estaba viviendo como nómada en la casa de mi papá, en casas de amigos, tenía una vida muy inestable porque debo trabajar para conseguir lo que necesite mi baby”. Suerte y mucho ritmo para él. Reymon Carolina Mejía “Ella siempre está pendiente de las cosas,  como por ejemplo de qué me hace falta, qué estoy haciendo, es una persona que cree muchísimo en mí”.  “A parte  de que es mi amiga, cree en mi talento para bailar”.  “Siempre que ella tiene un evento me invita  y permite que me muestre y en este caso me permitió hacerlo en la semana de la moda en Bogotá”, asegura Yonowk.  

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad