Un amanecer descolorido, crítica a la película 'Batman vs Superman'

Abril 17, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Rojas Arbeláez | Especial para GACETA
Un amanecer descolorido, crítica a la película 'Batman vs Superman'

“Preparado al mejor estilo de Rocky, y claro, armado de criptonita, Batman (Ben Affleck) llega a la batalla contra Superman (Henry Cavill), quien también acude a la cita impulsado por Luthor, quien ha tocado sus más profundos afectos".

La película que ha despertado críticas y aplausos por igual, deja a los espectadores con más dudas que respuestas y con una promesa cumplida a medias a base de efectos facilistas y poca historia.

Al mejor estilo de la canción del artista venezolano apodado El Puma hoy podría cantar ‘Culpable soy yo’ por haber ido a ver una película que, lo sabía, no tenía por dónde sorprender.    

Por las circunstancias que hayan sido, heme aquí sentada en una  sala repleta viendo una película que además de larga y aburrida carece de la acción trepidante que deberían, por obligación, tener este tipo de producciones. Mucho más si esta lleva por nombre ‘Batman vs Superman: El amanecer de la justicia’, y que, como mínimo, debería ofrecernos  una épica batalla que enfrente a este par de superhéroes. Sin embargo, la promesa tarda en llegar.  

La película dirigida por Zack Snyder, el mismo que hace dos años estuvo al frente de ‘El hombre de acero’ y que en su primer fin de semana de exhibición logró recaudar  más de 420 millones de dólares en 66 países, nos lleva a una pregunta obligada del éxito relativo.

La cifra, esos benditos ceros que tanto emocionan a los productores y a los estadounidenses,  dieron un parte de tranquilidad a sus hacedores. Pero pronto la sonrisa se les desdibujó, cuando seguidores y críticos manifestaron su insatisfacción frente a la anunciada producción. Es fácil entender por qué.   

Primero por una carencia absoluta de historia en la que encontramos al joven millonario Lex Luthor (Jesse Eisenberg), quien además de excéntrico es malo por naturaleza.   Pues sí, aunque a muchos no les parezca necesario, resultaría interesante que algún guionista se las ingeniara para contarnos por qué  Luthor es tan malo. 

Pero como esta producción no está hecha para darnos respuestas sino para entretenernos, vemos al archienemigo de la humanidad (Luthor, por supuesto) buscando la manera de enfrentar a los dos hombres que intentan hacer justicia por su cuenta.  

La forma en que lo consigue es, palabras más palabras menos,  creando un chisme:  por un lado murmura en el oído del millonario Wayne que el alienígena volador no es tan bueno como parece y por el otro le hace creer a Superman que Batman no es el justiciero que dice ser.  

Los héroes, por su parte, intentan ignorarlo, entonces Luthor insiste un poco más: un poco de presión aquí, otro poco de malos entendidos allá y pronto logra su cometido. ¡Vaya! Pareciera que estos superhéroes además de ser correctos, valientes y justicieros carecen de malicia y se exceden en credulidad. 

 De esta manera, entre secuencias de diálogos extensos, muchas explicaciones, sueños y premoniciones, las subtramas que parecen no tener poca relevancia alargan el planteamiento y nos alejan del conflicto prometido.  Asi  la película avanzan entre apariciones de mas y nuevos personajes, hasta que por fin la esperada pelea que se anuncia desde el título

Así que helos allí, en la pantalla, casi hora y media después de haber empezado la película, por fin enfrentándose en una batalla para la que Batman (Ben Affleck) se ha preparado al mejor estilo de Rocky. 

Estrenando un traje de hierro que parece más una escafandra, eso sí, con todo y armas de criptonita.  Superman (Henry Cavill) también acude a la cita, impulsado por Luthor quien ha tocado sus más profundos afectos. 

Mientras el enfrentamiento ocurre Luthor pone en marcha su plan: la creación y liberación de un villano poderoso que le permitirá de una vez por todas crear el terror y convertirse en el amo absoluto de todo.  Y en todo este escenario aparecen, por supuesto, el fiel Alfred y la famosa Luisa Lane, quien en teoría pareciera ser una periodista astuta, audaz y temeraria pero cuya imprudencia siempre termina poniendo en situaciones complicadas a su eterno enamorado. 

En esta ocasión, sin embargo, Lane termina siendo quien resuelve el malentendido entre dos hombres que, movidos solo por aquel rumor, se golpean hasta el extremo sin tener motivos ni escuchar razones.  ¡Mucho ruido y pocas nueces! 

Pues sí. Casi que esta película termina de la misma manera como empezó, con la diferencia  de que ahora Superman y Batman empiezan a ser amigos. ¡Ah y también con la Mujer Maravilla! quién, por cierto, se les une finalizando la película.  Sí… esto empieza a parecerse al origen de la liga de la justicia y claro, la película entonces… ¿Es acaso una respuesta desesperada a la competencia de Marvel y sus ‘Avengers’?   Todo parece indicar que sí. La cuestión es si la manera como ha reaccionado DC Comics es la mejor, contando una película que tiene serios problemas de estructura y que no aporta nada novedoso.  

‘Batman vs Superman, el amanecer de la justicia’, cumple con algunas de las expectativas que se plantean, pero tal vez dejando más un sin sabor que satisfacción en los espectadores que, en su más noble fidelidad, pueden conformarse con lo poco, cuando no debería ser así.  Porque allí debería estar el reto, en contar algo novedoso de la historia que todos conocemos y hemos visto una y otra vez.  

Sin embargo, en esta sucede algo similar a lo ocurrido con ‘El hombre de acero’, dirigida por el mismo Snyder, que pasó sin pena ni gloria por la taquilla. Aparte de los millones que le ha dejado ‘Batman vs Superman’ a sus productores en un fin de semana, de seguro esta correrá una suerte similar.   Ante esto, valdría la pena preguntarse en dónde radica el éxito de una producción. No siempre las cifras son lo más importante. 

*Docente Universidad Autónoma de Occidente

@kayarojas

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad