¿Se debe crear una corporación que administre el Petronio?, se abre el debate

Mayo 25, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez R., reportera de El País

Se abre el debate sobre el futuro del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez, ¿será necesario cobrar la entrada? ¿Se privatizará?

Faltando  dos meses y unos días para que se realice el Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez, ya pesa una controversia en el ambiente. El año pasado esta corrió por cuenta de los músicos de Buenaventura, que declinaron su participación. Esta vez se plantea la creación de Corpo Petronio, una corporación  que administre el evento y la ciudad  se apropie de este como proceso, durante todo el año. 

Daniel Mera, directivo de la Fundación Color de Colombia, lanzó ayer la convocatoria  al conversatorio ciudadano ‘Corpo Petronio en el Plan de Desarrollo de Cali 2016-2019, ¿Sí o No?’, mañana, en el Concejo de la ciudad “y con concejales invitados”.

Dice él que “el Petronio debe ser una vitrina,  todo el año,  de la música tradicional,  la gastronomía del Pacífico y la moda afro y como vitrina le falta mucho para atraer al conjunto de los caleños. Se necesita una institución capaz de transformar el potencial del Festival en rendimientos de variada índole para la ciudad y sus protagonistas”.

Plantea que  dicha institución, que no tendría fines de lucro, deberá tener  “capital público (Ministerio de Cultura, Administración de Cali, departamentos del Pacífico y cooperación internacional) y capital privado (empresas y ciudadanos) por acciones. 70 % público, 30 % privado, con 51 % del total provisto por la Alcaldía. Que la administración municipal transfiera el 50 % de su poder decisorio a representantes de asociaciones de músicos, cocineras, restauranteros y cluster de moda afro, bajo reglas claras”.

Por su parte, Luz Adriana Betancourth, secretaria de Cultura de Cali, considera que el Petronio “de todos los festivales de la ciudad es el que más presupuesto tiene. La Alcaldía destina $1900 millones,  mientras que para el Festival de Salsa son $1000 millones; para  el Festival de Cine, $700 millones y para el de Teatro,  $1000 millones”.

Y que para su organización, en la cual se centran  de enero a agosto, cuentan   con un comité conceptual de  23 personas idóneas, entre investigadores culturales,  expertos de universidades, de institutos de arte,  músicos y cantadoras de  trayectoria y   representantes de la cocina, bebidas, artesanías y la moda afropacífica. 

Fueron ellos quienes solicitaron  que se hiciera la socialización  en los municipios, antes de las eliminatorias, a las que ellos asistieron, al igual que irán algunos como jurados a las zonales. 

La Secretaria de Cultura se pregunta: “¿Si  la Alcaldía lo ha hecho bien en 20 años, qué tan conveniente es para el Festival poner la organización en manos de una corporación  mixta (como Corfecali)? Cuando las cosas están funcionando bien, al modificarlas se puede dañar el proceso”.

Considera que hay que estudiar que esto no afecte la  “declaratoria de la  música del Pacífico en la  Unesco, que consideró que  el Festival hizo que se revitalizaran las expresiones que estaban a punto de desaparecer, como  los intérpretes de marimba y las  cantadoras, y los  músicos  empezaron a enseñarles a los jóvenes la tradición para que participaran”.

Se está consultando la conveniencia o no de un Corpo Petronio al Consejo Nacional de Patrimonio Cultural,  que ha tenido en cuenta al Festival para estar en la lista de Patrimonio Inmaterial. “Queremos que siga siendo como es,  donde nos juntamos todos, no importa el estrato social”, enfatiza la Secretaria.

Para Ray Charrupí, asesor del Alcalde Maurice Armitage, lo que se busca es que “la ciudad entera se apropie del Petronio”. “Cabe preguntarse qué está haciendo el evento por procurar que los activos culturales que allí se exponen trasciendan más allá de los cuatro días”.

Lo que se pretende con Corpo Petronio, que confirma Charrupí  es una iniciativa de la Alcaldía de Maurice Armitage, es que “con  todas las bondades que ya tiene, siga creciendo no solo como evento sino como un proceso permanente,  con todos  los emprendimientos de la industria cultural afropacífica: música, bebidas, artesanías, gastronomía, estética y moda”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad