‘Ronda de perdedores’, una apuesta por lo divertido y lo profundo

‘Ronda de perdedores’, una apuesta por lo divertido y lo profundo

Mayo 21, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Karina Ausecha, Colprensa
‘Ronda de perdedores’, una apuesta por lo divertido y lo profundo

Jorge Saldaña ya había escrito una novela, pero no quiere publicarla. Por eso, ‘Ronda de perdedores’, es una especie de ópera prima, que ya le dio un premio internacional a este abogado argentino.

Esta novela le dio al argentino Jorge Saldaña el premio Norma de Literatura Infantil y Juvenil 2012.

A primera vista Tintín y el Sapo son los típicos chicos que viven sumergidos en los cómics y que no logran conseguir novia. Su suerte cambia cuando deciden hacer una película, en la cual termina involucrado hasta el abuelo de Tintín.Esta es la trama de ‘Ronda de perdedores’, la novela que le mereció el premio Norma de Literatura Infantil y Juvenil 2012 al argentino Jorge Saldaña, quien cuenta cómo logró acercarse con un lenguaje claro y entretenido a un público adolescente, que cada día resulta más difícil de conquistar:¿Por qué tituló así este libro, si sus protagonistas son creativos?Hay una imagen generalizada sobre los chicos nerdos que son marginados y me interesa esa marginalidad y la costumbre social de catalogarlos como perdedores porque no consiguen chicas y viven en su mundo. El título viene de un amigo que cuando salíamos y si no habíamos conocido alguna chica a las 4:00 a. m. decía: “Estamos en ronda de perdedores”.¿Cómo surgió Tintín y cómo logró ubicarse en la posición de este adolescente?Confieso que escribí el libro por dos razones: primera, porque hace años redacté una novela corta sobre adolescentes, que no se publicó y no quiero que se publique, porque es muy triste. Tocaba el tema del suicidio y me angustiaba. Pero tenía una deuda con esos adolescentes. El personaje de Tintín surgió de la segunda razón: tengo un hijo que va a cumplir 8 años y en unos años se irá independizando. Yo quería que quedara algo para compartir los dos. De hecho, el protagonista se llama Joaquín como mi hijo.¿No le espanta que Joaquín sea como Tintín a los 17 años?No sé cómo será cuando tenga esa edad, pero intenté poner en el libro cosas que nos gustan a los dos: los cómics y el cine. Además quería dar un tema de fondo y es la historia de dos chicos que salen al mundo a mostrar su propio arte y en el camino encuentran un montón de gente que nada tiene que ver con los cómics, la literatura o el cine, pero los ayudan.¿Los gustos de Tintín son los mismos de Jorge Saldaña?En algunos casos sí. Por ejemplo, nunca había leído ‘Dune’ de Frank Herbert y cuando estaba escribiendo la novela lo empecé a leer, como parte de la investigación. Entonces me pareció adecuado que Tintín lo leyera. También hago referencia a películas viejas porque me parecen que hay generaciones que se están perdiendo de verlas. Si bien los tiempos narrativos del cine se han acelerado y la forma en que se definen los personajes es diferente, hay cosas que aguantan el paso del tiempo y me parece interesante colaborar a que sigan perdurando para recomendárselas a otros.¿Cómo conoció el lenguaje juvenil que hay en el libro?Iba a bares, escuchaba lo que hablaban los chicos y me divertía mucho escuchándolos. Pero no me podía arriesgar a que cuando la gente leyera el libro, la forma en que hablan ellos hubiera pasado de moda. Por eso traté de apuntar a que el protagonista tuviera un idioma más clásico sin dejar de revelar la inocencia propia de la edad.¿De dónde salió la idea de que los muchachos hicieran una película?Porque me gusta el cine. Puse las cosas que me gustan a mí en el libro y me interesa mucho cómo se hace una película.¿Cómo parecer un adolescente en el relato siendo un escritor adulto y con visiones diferentes del mundo?Jugando. Soy adulto pero juego y escribir es lúdico, es esconderte de alguien que no sos vos. Fue ponerse en el lugar de otro, eso es algo que la gente no hace en el trabajo. Lo divertido de esto es no ser vos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad