Ricardo Barreneche explica cuál es el éxito de un 'martillero' en una subasta

Ricardo Barreneche explica cuál es el éxito de un 'martillero' en una subasta

Marzo 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Ricardo Barreneche explica cuál es el éxito de un 'martillero' en una subasta

"Para mí todo es importante, desde el objeto más sencillo hasta el más sofisticado", dice el martillero Ricardo Barreneche.

El más destacado martillo del país, Ricardo Barreneche, dirigirá la subasta de arte de Corazón Verde, el jueves en el Club Colombia.

La subasta de obras de arte que la Fundación Corazón Verde realizará este jueves 13 de marzo en el Club Colombia, contará con la presencia del más destacado martillero de Colombia, se trata de Ricardo Barreneche, quien tiene una trayectoria de 36 años en un oficio poco común para nuestro medio.Nacido en Medellín, hace ya 68 años, Barreneche no para de trabajar, pues dentro y fuera del país es requerido para hacer el oficio que más le apasiona: dirigir una subasta, anunciar a viva voz un lote que entrará en puja, señalar su precio mínimo, determinar las fluctuaciones del precio, animar a los participantes y determinar cuándo parar.“Lo más importante de un martillero es su transparencia. Debe ser una persona equilibrada, que no esté ni a favor ni en contra del comprador o el vendedor”, dijo Barreneche a El País, al definir la cualidad principal que debe tener quien ejerce su cargo.Este especialista que trabaja en asocio con Ricardo Arango, otro reconocido subastador, no sólo participa en la venta al mejor postor de obras de arte sino que también lo hace en campos como el sector ganadero, agrícola e incluso de la moda. “Nosotros realizamos nuestro trabajo en Colombia, pero también nos invitan a países como Panamá, República Dominicana y Ecuador”, explicó. Sus inicios en este campo se dieron en 1972, como asistente del martillero Roberto Heinsohn de Brigard y posteriormente, en 1978, comenzó a dirigir pujas con el Fondo Ganadero de Antioquia. “En Colombia no existe una acreditación especial ni una carrera para ejercer el oficio. Los conocimientos de un martillero deben ser de carácter comercial. Uno parte de las fichas que entregan las entidades, con la información de cada artículo y debe saberlas comunicar al público”, explicó Barreneche.El martillero también señaló que en el proceso de la puja debe establecer cómo debe ser el incremento de los valores. “No es lo mismo subastar algo que valga cien millones de pesos a un artículo con un precio de $500.000. También hay que saber determinar en qué momento de la puja debe cerrarse y evitar que se alargue para que no se vuelva aburrida”.Como si fuera un cantante o un deportista, Barreneche asegura que para ejercer su cargo debe mantenerse en forma. “Es vital el cuidado de la voz. Yo tengo mi fonoaudióloga de cabecera, hago ejercicios de respiración, no bebo, no fumo y evito comidas que puedan causar reflujo. Hay que estar en forma, ya que la jornadas son muy agotadoras: hasta más de cuatro horas de actividad”.Entre las anécdotas que ha vivido en su carrera, Barreneche no olvida la vez que subastó un pato en un pueblo del Urabá antioqueño. El hecho ocurrió en el 2001, cuando Álvaro Uribe estaba en campaña presidencial y se organizó una subasta para recaudar fondos para su candidatura.Hasta allí llegaron unos niños de un albergue para huérfanos. “Yo nunca compro ni vendo nada en las subastas donde participo, pero esta vez les compré el pato a los niños por $200.000 y luego lo vendí 19 veces en la subasta hasta alcanzar más de cuatro millones de pesos por él”, recordó entre risas.En materia de obras de arte, Barreneche recordó que con la Corporación Matamoros, entidad que trabaja en actividades benéficas, tuvo la oportunidad de subastar por US$350.000 una obra firmada por el pintor Fernando Botero y el propio Álvaro Uribe, que se titulaba ‘Homenaje Nacional, Misiá Felicidad’. Mientras que en otra oportunidad, la puja por un vestido de la diseñadora Mabel Palacio alcanzó con su martillo un valor que superó los trece millones de pesos.Para Barreneche, la clave de su éxito ha sido el entusiasmo y emoción con que asume su rol. Yo digo siempre que cada vez que salgo a una subasta es como si fuera mi primera vez. Siempre estoy en periodo de prueba, que es cuando uno trata de dar lo mejor de sí mismo. Soy una persona que goza y vibra con su oficio”, puntualizó.SubastaCorazón Verde es entidad sin ánimo de lucro que ayuda a las familias de los policías víctimas del conflicto en el país en áreas como educación, vivienda y apoyo psicológico.La subasta que se realizará el 13 de marzo busca recaudar fondos para los programas de la Fundación. En total se subastarán 25 obras entre cuadros, fotografías y esculturas de colecciones personales de grandes artistas en Colombia. La subasta incluye obras de artistas como Pedro Ruiz, Nadín Ospina, Carlos Jacanamijoy, Édgar Negret, Enrique Grau, Kindi Llajtu, Luis Luna, Maripaz Jaramillo, Mauricio Arango, Max Steven Grossman, Natalia Cajiao, Catalina De Greiff y Alexandra Villegas.También se realiza una exhibición de arte con 55 obras artistas como Omar Rayo, David Manzur, Ana Mercedes Hoyos y Eduardo Ramírez Villamizar.El chef invitado al evento es Francisco Prado, del restaurante La Cocina, de Cali, quien tendrá a su cargo la elaboración de la comida que se servirá durante el coctel. Por la compra de obra  se entrega certificado de donación para la deducción de impuesto de renta el 125% sobre el valor de la donación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
AHORA EN PORTADA
Los hechos ocurrieron en la Carrera 8 con Calle 34 cuando el ciudadano estaba comiendo en un restaurante.
Así lo denunció el gerente de proyectos de la SAE, Diego Morales, donde explicó que también había información detallada de los nombres y alias.
Publicidad