Recordando al maestro Ómar Rayo en el quinto aniversario de su muerte

Junio 02, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Recordando al maestro Ómar Rayo en el quinto aniversario de su muerte

Maestro Ómar Rayo, nacido en Roldanillo, Valle, y considerado uno de los grandes maestros de la pintura en Colombia.

Se cumple el quinto aniversario de la muerte del maestro Ómar Rayo. Su gran obra, el Museo Rayo, es dirigido por Águeda Pizarro.

Cayó un Rayo. Ocurrió un día de junio,  era un lunes festivo de  2010.  La fecha, 7. Ese día el corazón del maestro Ómar Rayo,  uno de los  grandes de la pintura, el grabado y la escultura en Latinoamérica, se detuvo para siempre. 

Han pasado cinco años desde aquella  partida que dejaba en el aire inquietudes sobre qué pasaría con una de sus más grandes obras: el Museo Rayo. Ese mismo que él consideraba como “su hijo bobo” y que cuidaba 24 horas. 

 Aunque Rayo nunca saltó la dirección del Museo, hoy este es manejado por su esposa, la poeta Águeda Pizarro quien reconoce que este ha sido el trabajo que más se ha disfrutado en la vida. 

Devolver la película no es fácil. Tras la muerte de Rayo “me encontré un gran vacío”, dice. “Él era un hombre que hacía todo y asumía todo. Yo sabía que sola no lo podía hacer. Estaba bastante asustada, con mucho miedo pero no podía dejar que este me ganara”.

 Así que no dudó en conformar a su alrededor un equipo, empeñado no solo en  conservar sino en fortalecer lo construido por el maestro. 

 “Rayo no nos dejó ningún problema en el sentido de que el Museo estaba intacto y funcionando, no tenía deudas ni cosas parecidas, así que el reto era mantener lo que él había dejado y mejorarlo. Naturalmente,  había cosas como la adecuación de las salas para recibir obras de Botero, que nunca se había pensado. Pero todo lo hemos hecho para seguir con lo que él dejó planteado y que el museo crezca”, anota. 

Así, en alianza con el Ministerio de Cultura se han logrado reformas locativas  y con el Museo Nacional de Colombia   se trabaja para que la obra del maestro  se mantenga en buen estado.

De hecho, Ómar Rayo –cuya morada terrenal  es el  jardín de su amado museo– tiene ahí un lugar de honor pues sus pinturas y sus intaglios están en exhibición permanente. Cada seis meses la colección se renueva.  

 Proyectos es lo que Pizarro tiene en mente porque en su administración, reconoce “tenemos una filosofía un poco más abierta porque nos parecen necesarias las redes con los Museos”.

Gracias a esto, varias obras y exposiciones que pertenecen Museo Nacional del Colombia han hecho su escala en Roldanillo. 

   Pero, ¿qué pensaría Rayo de ver  a su esposa cuidando del ‘hijo bobo’? “Creo que debe estar sorprendido pero también contento porque quienes visitan su tumba en el Museo sienten una energía muy positiva. El Museo tiene un aura y los visitantes siempre dicen que ahí se siente algo muy especial porque  Rayo tiene que seguir cuidando a su hijo”.

Y es que para la poeta el universo del Museo no le es extraño porque como señala Juan José Madrid, secretario general,  “Ella estuvo desde que se creó la idea, fue la fuerza callada que siempre estaba trabajando con el maestro”. 

Para la poeta  dirigir el Museo ha sido un regalo de vida. “Montar una exposición es alucinante, me encanta ver ese proceso. En un momento me tocó curar las exposiciones de Rayo. Él me dejaba  escribir sus catálogos porque le gustaba mi estilo de poeta. Y al revisar de nuevo su obra me ha hecho pensar sobre el  significado de su obra y es mucho más grande lo que yo pensaba”.  

Ella, quien era docente en Nueva York reconoce que a pesar de sus satisfacciones como profesora “nunca antes había estado tan contenta en un trabajo como este, al dirigir el Museo Rayo”. 

Ella es consciente de que en algún momento deberá entregar el mando y tiene claro quién debe asumirlo. “Cuando yo no esté o no pueda, mi hija Sara es la llamada a seguir y luego Mateo, su hijo. Este es un asunto de familia”, señala.

Tributo al MaestroEl sábado 6  de junio, a las 11:00 a.m., habrá Santa Misa en la Capilla de la Ermita. El domingo 7 de junio   habrá visita a la tumba del maestro en el jardín del Museo Rayo. A las 4:30 p.m. será el conversatorio ‘Ómar Rayo, vida y obra’, seguido de un concierto de música clásica a cargo de la Facultad de Música de Bellas Artes.   Vida y obra, Rayo en breve Nació en Roldanillo,  Valle, en 1928.   Hacia 1947   empezó su carrera dibujando e ilustrando para los periódicos y revistas de Bogotá.  En 1954 empezó a viajar para estudiar en todos los países de América Latina. Entre 1959 y 1960   vivió y trabajó  en México; luego, entre 1960-1998 se estableció en  Nueva York. En 1981 creó el Museo Rayo de dibujo y grabado latinoamericano en Roldanillo, Valledel Cauca.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad