Raphael en 'Mi gran noche', una divertida comedia negra

Agosto 07, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Rojas Arbeláez / Especial para GACETA
Raphael en 'Mi gran noche', una divertida comedia negra

'Mi gran noche', una Película del director Alex de la Iglesia, interpretada por el cantante y actor español Raphael.

En ‘Mi gran noche’ encontramos a unos personajes que, atrapados en un estudio de televisión mientras graban un show de fin de año, se enfrentan a su pasado. Protagonizada por Raphael, se trata de una divertida comedia negra en la que su director, Alex de la Iglesia muestra el lado más oscuro, la televisión.

El español Alex de la Iglesia es uno de esos directores  que siempre ha hecho lo que ha querido.  No solo por su extensa producción -rueda casi todos los años bien sea un largometraje, algún corto o incluso experimenta en la televisión-  sino también por su particular manera de hacer cine.  

Y es que si  hablamos de directores con estilo, de Alex de la Iglesia sí que podríamos decir que ha creado su propia marca, y no precisamente desde la  postura del artista subjetivo que solo se preocupa por mostrar su manera de ver las cosas, sino porque ha explorado universos y personajes que permiten  al  espectador emitir sus propios juicios.  

Sin prejuicios de géneros ni temor a los excesos, este director de pluma ambiciosa ha encontrado en la farsa y la comedia negra sus mejores baluartes para asumir el cine  burlándose con acidez de  temas relevantes para nuestra sociedad.  Así lo ha hecho desde sus primeras producciones y ha sabido caminar por la delgada línea en la que a veces parece peligrar. 

Pero ahí sigue, don Alex. Observando, tomando nota, escribiendo y dirigiendo películas de tramas inverosímiles, secuencias sin censura y provocando en nosotros una extraña sensación que se mueve entre el horror y la risa.   

Hoy hablamos de ‘Mi gran noche’, una película protagonizada por Raphael (el cantante) acompañado con Mario Casas,  Carmen Machi y Pepón Nieto.  La historia, que transcurre dentro de un estudio de televisión, narra los imprevistos que ocurren mientras se graba un show de televisión de fin de año.  Allí, a puerta cerrada, se encuentran los presentadores, artistas y un público conformado por extras vestidos para la ocasión,  que fingen vivir una auténtica fiesta musical frente a un personal técnico que tiene que hacer lo posible por sacar adelante la grabación.  

Mientras tanto, afuera del canal se vive una verdadera batalla entre la policía y los miembros del sindicato de televisión que están decididos a irrumpir en el lugar y sabotear la grabación para reclamar sus derechos.  Eso por supuesto lo saben los técnicos, los presentadores y  también los artistas invitados, es decir Raphael, que aquí se llama Alphonso y también es cantante y famoso; de ahí su afán  de seguir allí, de terminar el programa sin perder su encanto.  

El problema es que hay un nuevo cantante de moda que amenaza con quitarle el reinado y la atención.  Y, como si fuera poco,  descubre que su manager  quiere acabar con su vida en medio del espectáculo.

[[nid:563449;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/08/p12gacetaagos7-16n1photo02.jpg;full;{'Mi gran noche' es una historia que transcurre dentro de un estudio de televisión, mientras se graba un show.Elpais.com.co / AFP}]]

Pero esta es solo una de las historias que conforman ‘Mi gran noche’, un nombre que además de tratarse de una canción de Raphael, resulta ser perfecto para todos los que comparten escena en esta producción: los presentadores del programa, una patética pareja que vive de la apariencia y el odio, un extra que quiere saltar a la fama y demostrarle al mundo que puede ser un actor  mientras intenta superar la locura de una madre y una mujer que parece atraer la fatalidad por donde pasa. 

¿Retorcido? Sí, un poco.  Pero ¿por qué habría de extrañarnos viniendo de Alex De la Iglesia? Él, que siempre ha encontrado en mundos extraños sus mejores lugares para crear su truculentas historias.

Así como lo hizo en sus comienzos con ‘El día de la bestia’ (1995) en el que se burlaba de los temas apocalípticos y la religión. Después vendrían historias como ‘Perdita Durango’, ‘La comunidad’ y ‘El crimen ferpecto’, todas ellas teniendo la dosis justa de sarcasmo como ingrediente fundamental.  Y cómo olvidar  ‘La chispa de la vida’ (2011), una historia en la que expone de manera amarga el descorazonado mundo de la publicidad.  

Ahora, con ‘Mi gran noche’, Alex de la Iglesia desnuda el mundo del espectáculo del falso glamur en el que pretende envolverse y lo expone tal cual es: frío, conveniente, lleno de traiciones.  

Eso sí, los cantantes tampoco salen mejor librados pues, haciendo una burla a David Bisbal, Mario Casas interpreta a Adanne un cantante vacío, sin talento ni sesos que está allí por accidente y que de la misma manera como ha llegado será relevado.  Mientras tanto,  Raphael se luce cantando solo en el escenario donde aparece sale cantando solo en una ocasión. Pero, seamos sinceros,  ¡ni falta que hace! Su sola presencia ya es lo suficientemente histriónica para que sus seguidores disfruten de su actuación y  su talento.

De hecho, De la Iglesia le rinde un auténtico homenaje, no de la manera en que muchos creían (después de todo esta no es una película sobre su vida), sino citando entre diálogos sus letras y ¿por qué no? burlándose un poco del histrionismo de su show.

 Se trata pues de una película para disfrutar. Y no solo por las risas sino por toda la   reflexión que queda por ahí flotando. Estoy segura que más de uno saldrá del teatro con la sensación de que esa, sin duda, fue una gran noche.   

*@kayarojas 

Docente de la Universidad Autónoma de Occidente @kayarojas

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad