Quince años moviendo los pies, el alma y el corazón al ritmo de marimbas y cununos

Agosto 28, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Sandra Lorena Zúñiga Tróchez | Elpais.com.co

El Petronio Álvarez lleva quince años trasladando sus tradiciones musicales, gastronómicas y artesanales a la capital del Valle, donde millones de asistentes, cada año, vienen a recordar que la música negra retumba en el interior de cada uno.

El Festival Petronio Álvarez se ha consolidado como la fiesta más grande y representativa del folclor de la costa Pacífica colombiana, donde habita la mayoría de los afrodescendientes del país, que con sonidos de selva y mar le ponen magia y sabor cada agosto a la ciudad de Cali.Cuando los atardeceres pintan de colores pacíficos el cielo, Cali se llena de cantos que traen a la vida tradiciones ancestrales y bailes que hacen vibrar a todo el pueblo a son de marimbas, cununos y guazás, instrumentos que han sido interpretados magistralmente desde épocas coloniales en Colombia.La sensualidad y la magia de los bailes, los cantos ancestrales que se contagian de fusiones musicales de las nuevas generaciones, la tradición viva que hace vibrar a todo el Litoral, el golpe de los cununos y tamboras que hacen eco en los cuerpos, se toman la mitad de año para recordar que aun están vivos y que no quieren que sus raíces se esfumen en una sociedad consumista y que se actualiza todo el tiempo.¿Por qué Petronio Álvarez?El Festival debe su nombre al músico colombiano Patricio Romano Petronio Álvarez Quintero, proveniente de la Isla de Cascajal, cerca de Buenaventura, puerto al cual le dedicó su canción más famosa Mi Buenaventura que se convirtió en el himno del Puerto.Bello puerto de mar Mi Buenaventura,donde se aspira siempre la brisa pura.Bello puerto precioso circundado por el mar. Tus mañanas son tan bellas y puras como el cristal.Siempre que siento penas bello poblado, miro tu lindo cielo y quedo aliviado.Las olas centelleantes vienen y te besan. Y como un suave rumor vuelven y se alejan Que lindo Puerto queridoLo mismo que por tus calles vi una morena pasar una porteña querida cual otra no he de encontrar,y en mis noches de tristeza mis penas hace olvidar.Petronio Álvarez ha pasado a la historia regional como uno de los grandes impulsores del folclor del Pacífico. A falta de academia Petronio contó con mucho de instinto, talento y de corazón, para terminar conquistando un alto lugar en la historia musical del Litoral.El festival más grande del LitoralEl Festival Petronio Álvarez es mucho más que un festival. Es una fiesta de melodías, ritmos, alegría, olores y sabores, y de orgullo por las raíces ancestrales de la costa que es bañada por el mar Pacífico. Esta fiesta se convierte en un estado de ánimo que contagia de energía a propios y extraños. Es un espectáculo lleno de colores y ritmos auténticos de una raíz cultural, de faldas que alzan vuelos mientras las cantaoras dan vueltas con eterno sentimiento, de movimientos de guazás que estremeces y de marimbas que embrujan. En 1997 se dio inicio al Festival Petronio Álvarez, en respuesta a la necesidad de crear un espacio de encuentro para compositores, músicos e investigadores de la música nativa del Litoral Pacífico, para ser una plataforma de conocimiento y reconocimientos de una de las raíces más fuertes del país.El sabor a mar y selva también hace parte del Festival. Una de las más exquisitas ofertas de la gastronomía colombiana también es expuesta en el marco de la fiesta musical. Pescado, plátanos, yuca, camarones y langostinos hacen parte de un menú obligatorio para acercarse a la cultura pacífica.Las bebidas son otra atracción de la región que viene a Cali para darse a conocer. Cuenta la leyenda que los lugareños crearon una serie de bebidas a partir de mitos ancestrales que reconocen el poder que tiene lo que ingerimos a partir de quien lo crea. Así pues, se dice que éstas bebidas pueden tener unas propiedades afrodisiacas. Estas bebidas, algunas con licor, son la tomaseca, el viche, el arrechón y el tumbacatre. Son preparadas sin ningún tipo de químicos, a base de puros ingredientes naturales como la canela, los clavos dulces, la nuez moscada, el borojó y otros secretos. Licores como el arrechón y el tumbacatre son elaborados a partir de la destilación de la caña de azucar junto con la mezcla de borojó y algunas hierbas aromáticas.Entre 1997 y 2007 el Festival se realizó en el Teatro Municipal al Aire Libre los Cristales hasta que se trasladó en 2008 a la Plaza de Toros Cañaveralejo, donde paulatinamente ha triplicado el número de asistentes a los eventos del Festival, y para el 2011 se trasladó al Estadio Pascual Guerrero, donde ha movido las caderas y los hombros de miles de personas. En cada noche del Festival es común ver los pañuelos blancos al aire a son de currulao y la gente que se viste de su mejor sonrisa hace los mejores y más elegantes pasos de baile y corean con sus voces fuertes, prodigiosas al son de Mi buenaventura o del Arrullo a San Antonio que enloquece a la gente que queda con ganas de más festival.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad