¿Qué hay tras los últimos atentados de Farc contra la infraestructura eléctrica?

Octubre 10, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
¿Qué hay tras los últimos atentados de Farc contra la infraestructura eléctrica?

En los últimos días se han registrado una serie de atentados contra la infraestructura eléctrica y energética del país.

En los últimos días se ha registrado una serie de atentados contra la infraestructura eléctrica y energética del país. A qué se debe ese recrudecimiento de ataques contra la infraestructura. Opinan analistas. (Foto de archivo).

En los últimos días en Colombia se han registrado en promedio doce atentados contra la infraestructura económica y energética del país, los más reciente en los departamentos de Cauca y Nariño.En el norte del Cauca, según informó la Fuerza de Tarea Apolo del Ejército, hacia las 10:15 p.m. presuntos guerrilleros detonaron un artefacto explosivo de mediano poder en una hidroeléctrica ubicada en el corregimiento de El Palo, en el municipio de Caloto.El atentado afectó a 27 mil habitantes de Mercaderes, Toribío, Jambaló, Silvia, La Vega y Tacueyó, quienes estuvieron sin energía por varias horas. Entre tanto, en Nariño los tumaqueños llevan una semana sin luz por cuenta del derribo de cinco torres eléctricas, situación que también afectó el suministro en Barbacoas, Magüí, Roberto Payán y Ricaurte. En Antioquia se reportó el derribamiento de dos torres de energía en el sector Matanza y un ataque a postes que soportan energía en el parque de Ituango, que dejaron a un policía y un civil heridos. En este lugar, los habitantes se sienten intimidados y "temen por una escalada mayor". Según uno de los líderes afectado por este hecho, se trata de una orden del Secretariado de las Farc. "Ellos buscan dar cumplimiento a una especie de octubre negro que propusieron para demostrar poder por lo que se negocia en La Habana. La idea es atentar contra las vías o la estructura energética". El secretario de Gobierno del municipio de Toledo, Carlos Enrique Rave Gaviria, teme por una escalada terrorista durante este mes, “sí hemos recibido este tipo de denuncias y nos preocupa el incremento de las acciones en las últimas semanas sobre todo en San Andrés de Cuerquia, San José de la Montaña, Ituango y Briceño”.Por su parte, el coronel Rafael Ávila Salas, jefe del Estado Mayor de la Séptima División del Ejército, aseveró que con estos ataques las Farc han hecho cambios para amedrentar la población y fortalecer los paros previstos para el 12 de octubre. "Van a hacer atentados para mostrarse fuertes militarmente. Tenemos indicios de que son los frentes 18, 36 y 'Mario Vélez' los que están haciendo esto porque están cerca a la carretera donde han querido paralizar el departamento, pero no han podido", dijo. El coronel agregó que fortalecerán las operaciones para evitar que actos como estos afecten a la población civil. En la mañana del miércoles hubo dos ataques, esta vez a un oleoducto y un gasoducto. El primero fue contra el oleoducto El Oso, en la zona rural de la Hormiga (Putumayo) y el segundo se presentó contra el gasoducto Binacional en la Guajira, lo cual provocó la suspensión del suministro del combustible a Venezuela. El ataque en el oleoducto El Oso fue atribuido a integrantes del Frente 48 de las Farc y se produjo en el kilómetro 43, en la vía que de la vereda El Cairo va hacia la vereda Osiris, en jurisdicción del municipio de La Hormiga, según el subcomandante de la Policía del departamento, coronel Carlos Martín Hernández. El uniformado confirmó que por este incidente el servicio de energía se vio afectado en el municipio. En el caso del departamento de la Guajira se presentó una voladura en el tubo del Gasoducto Binacional Antonio Ricaurte, que transporta gas de Colombia hacia Venezuela. Este ataque interrumpió el paso del combustible hacia el vecino país y aunque el hecho fue controlado, la autoridades evalúan quiénes serían los culpables. El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, explicó que el Estado promueve la protesta social, pero que esta no puede vulnerar los derechos de la gran mayoría de los ciudadanos. De hecho, el pasado lunes Pinzón aseguró que “causa gracia oír a un grupo terrorista que ha violado todo el Código Penal y que fundamenta su existencia en la violación de todas las normas que hay a nivel nacional e internacional, hablando de respeto por los derechos”. El Ministro añadió que “cuando en esas protestas hay violencia contra otros ciudadanos o hay afectación de los derechos a la movilización, alimentación, trabajo y la salud, la Fuerza Pública tiene el deber de actuar, no para atacar esa protesta sino para proteger los derechos de los ciudadanos”. Para Alfredo Rangel, estos ataques son la continuación de lo hecho por las Farc en estos años y la demostración de que las Farc no están dispuestas a firmar un acuerdo de paz con el gobierno. “Estos ataques nunca han cesado, incluso después de iniciadas las conversaciones, en algunos casos han aumentado, por ejemplo, en el primer semestre de este año el número de secuestros es 75% superior a los realizados en el primer semestre de 2012, así que no hubo reducción o ceses de estas actividades”. El analista explicó que ni siquiera para crear un buen ambiente en los diálogos de paz, la situación ha cambiado, “los sabotajes a la infraestructura nacional, los retenes y reclutamientos forzosos de niños a la guerra han aumentado durante los diálogos de paz, esto nos demuestra que negociar en medio de terrorismo y violencia no conduce a ninguna mejoría en la seguridad de los colombianos, y esto se había visto en los otros diálogos fracasados”, puntualizó Rangel. El experto añadió que “se esta repitiendo el mismo terror y esto demuestra que las Farc por lo pronto no firmarán un acuerdo paz con el gobierno, si hubiera un cese en sus actividades violentas, se verían otras intenciones de su parte”. De otro lado el coronel (r) Carlos Alfonso Velásquez, dijo que es apresurado saber cuáles serían las intenciones de las Farc, sin tener certeza que estos actos sean de su autoria. “En caso de que fueran efectivamente las Farc, estos ataques podrían ligarse a dos factores: el primero demostrar que no están tan debilitados como se piensa, lo segundo es creer equivocadamente que esto les dará más fuerza a la hora de hablar en la mesa”. “Sin confirmar que estos ataques sean hechos desde las Farc es muy difícil saber que hay detrás y cuales son las intenciones, de ser así incluso las Farc podrían tener una 'excusa', ya que al sentarse a la mesa, ellos hablaron de un cese al fuego, pero el gobierno no lo permitió”, aseguró el oficial.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad