Puertorriqueño Paoli Mejías estará este sábado en Festival Tamborimba de Cali

Junio 14, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Puertorriqueño Paoli Mejías estará este sábado en Festival Tamborimba de Cali

Mañana en el Instituto Departamental de bellas Artes, Sala Beethoven, 7:30 p.m. será el concierto de percusión de Paoli Mejías. Entrada Libre.

El percusionista del jazz, quien fue candidato al Grammy, tocará mañana en el Festival de Percusión Tamborimba.

"Siento vergüenza de no haber venido antes a Cali, una ciudad tan musical”, fue lo primero que dijo a El País el percusionista puertorriqueño Paoli Mejías, invitado al VI Festival de Percusión Tamborimba.Este músico que ha tocado con Eddie Palmieri, Tito Puente, Los Seis del Solar, Chick Corea y Marc Anthony entre otros, hará mañana sábado concierto de percusión en la Sala Beethoven, acompañado con el Ensamble Tamborimba, a las 7:30 p.m., con entrada gratuita.Este “puertorriqueño de Puerto Rico”, no de Nueva York, aclara, “y siempre he vivido allí”, jamás pensó en ser músico profesional. Desde que tenía 8 años iba hasta donde nacían los sonidos de conga. “Yo tocaba congas porque sentía gran pasión y desahogo al hacerlo, nada más”, dice. “Entré al mundo de la música porque mucha gente me decía que era muy bueno, pero yo mismo no sabía qué nivel de musicalidad estaba desarrollando, ya que nunca fui a una escuela de música”. ¿De dónde le salió la musicalidad?Nací en Santurce, tierra de Danny Rivera, Andy Montañez y montones de gente por ahí, que tiene tradición fuerte de la música, pues se puede ir a escuchar bombas con poesía, plenas y rumbas. Ahí está todo justo detrás de la casa de mi abuela. Pero, maestro......yo pensaba que estaba joven, pero cuando me dicen maestro, veo que ya no tengo un par de años y si miro hacia atrás digo ¡guau! he trabajado bastante y no lo sabía.Bueno, joven maestro: ¿En Puerto Rico el toque de tambor tiene carácter religioso, como sucede en otros países?Eso no pasa en mi país con los buleadores ni con los panderos de plena. Puede que haya uno que otro con esa actitud, pero no es tan fuerte como en Cuba, por ejemplo. Quizás eso se perdió en el camino.¿Usted se inspira en el folclor de su país?En mis discos hay un poco de la música tradicional que uno lleva, ¿verdad? que desde que empecé era la visión que quería mostrar, la de un jazz latino que tuviera otro tipo de conceptos, incluyendo los de Puerto Rico, así no todos se enmarquen dentro de la tradición. ¿Como cuáles?En ‘Jazzambia’ grabé un aguinaldo, los seis Corridos de Eloísa, hay plenas, en fin. Lo importante era tomar esos ritmos tradicionales y por eso salió lo que salió, que mucha gente no conocía.¿Lo hace como un proceso de recuperación cultural?No. Culturalmente, Puerto Rico está bien. Hoy se notan la bomba y la plena más que veinte años atrás, cuando todo era salsa y merengue. Hay muchos grupos tradicionales, festivales aquí y allí, se hacen plenazos callejeros y todo convive con el pop, la salsa y la bachata. Por eso no siento la responsabilidad de salvar mi música, sino porque la llevo en el corazón.Usted siempre aclara que toca jazz latino y no salsa...Cuando tocaba en orquestas de salsa debía limitarme en cuanto a la improvisación. El jazz es mucho más abierto, se puede crear conceptos, incluso salirse de los patrones con un grado de coherencia y cosas así, que es lo que más me llena de hacer jazz.¿Qué les dice a los ortodoxos del jazz?Los fundamentalistas piensan que ponerle un tambor al jazz es una aberración, que ya no es jazz. Si fuera purista no haría lo que hago, pues para mí es una cuestión de arte, al que la gente le pone nombres. ¿Qué significó la postulación al Grammy?Fue una gran sorpresa, más que nada, porque hice ese disco solo, con mi dinero, con gran sacrificio y sin respaldo de ninguna disquera. Todo lo hice con mi corazón puesto ahí en mi idea. Apareció eso y le saqué todo el provecho que se le pueda sacar en los medios, porque eso siempre llama la atención. ¿Qué tocará mañana?Los de Tamborimba me enviaron una música. Todavía no he hablado con ellos, de modo que no saben (ríe maliciosamente) que voy a hacer unas cuantas fusiones y algunos patrones que he ido desarrollando, de métricas que se desplazan con los tambores y se van creando unas melodías ahí. Va a ser chévere. ¿Les costará acoplarse?La música de ellos es diferente de lo que hago. Se oye más clásica y lo hacen bien chévere con la música colombiana. Entonces yo me haré por ahí en una esquina y meto un poquito de lo que yo conozco.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad