¿Por qué cada vez hay más gente que asegura que la tierra es plana?

¿Por qué cada vez hay más gente que asegura que la tierra es plana?

Junio 05, 2018 - 03:13 p.m. Por:
Por Yefferson Ospina / Periodista de Gaceta
Tierra plana

Así es como imaginan los 'terraplanistas' que es la tierra.

Tomada de Internet

En abril del año pasado, Shaquille O'neal, ese gigante simpático de la NBA que jugó junto a Michael Jordan y que luego apareció en comedias de Hollywood, dijo que no tenía duda de que la tierra era plana. Sí, así lo dijo: “Yo conduzco todos los años de Florida a California, recorro todo el país de costa a costa y nunca siento que esté conduciendo hacia arriba o hacia abajo, en un ángulo de 360 grados. Siempre estoy conduciendo por desiertos que son completamente planos. Así que claro, la tierra es jodidamente plana”.

El simpático de O'neal lo comentó en una emisora de radio y, por supuesto, hizo que muchos se rieran y celebraran, como si fuera una broma.

El asunto es que no lo es.

No es un chiste. De hecho, O'neal en realidad cree que la tierra es plana. Y como él hay muchas otras celebridades que lo creen: el jugador de los Cavaliers, compañero de Lebron James, Kyrie Irving, dice que también está convencido de que la tierra es plana, y también el rapero B.o.B., o el popular jugador británico de críquet Freddy Flintoff...

Bueno, quizá no sean tan famosos, o al menos sí lo son mucho en sus países. Que Flintoff diga en Inglaterra que cree que la tierra es plana, podría equipararse a que Nairo Quintana o Juan Guillermo Cuadrado lo hicieran en Colombia...

Y bueno, no son solo ellos. En realidad, si se busca en Internet, resulta que quienes creen que la tierra es plana son muchos, demasiados. Oliver Ibáñez, por ejemplo, es un youtuber español que tiene alrededor de 6000 seguidores en Twitter, un canal de youtube con más de 160.000 suscriptores y que sube videos en los que pretende demostrar que la tierra es plana, videos que nunca tienen menos de 80.000 reproducciones.

Es que, insisto, no son pocos. En noviembre pasado en Carolina del Norte se realizó un congreso de 'terraplanistas' – quienes creen que la tierra es plana – al que asistieron unas 500 personas, y en abril pasado, se organizó otra convención en Birmingham, Inglaterra. Ah, también se celebró uno en Perú...

La locura parece no tener límites. Mike Hughes es otro de esos encantadores tipos que está convencido de que la tierra no es redonda. Además, fabricó un cohete en su propia casa para lanzarse hacia el espacio y poder tomar fotos que demuestren que en realidad la tierra no es una esfera... Y el pasado 12 de abril lo hizo. En un desierto en California se lanzó al espacio en su cohete casero, pero la verdad es que el aparato no pudo ascender demasiado, él alcanzó a lanzarse en paracaídas antes de que estallara y tuvo que ser llevado de urgencias al hospital. El mundo entero se quedó esperando las fotos...

No hay que insistir demasiado: son muchos, son tantos que incluso tienen una sociedad que se llama 'The Flat Earth Society' (La sociedad de la tierra plana) que fue fundada en 1956 y que podría tener un buen número de miles de adeptos y que se propone, ante todo, demostrarle al mundo que esa tontería de que la tierra es redonda que dijeron varios griegos desquiciados hace más de 20 siglos y que demostró un tal Copérnico hace unos cinco siglos, es un invento de una sociedad ultrasecreta – o quizá no tan secreta -, de la que hace parte la NASA, cuyo objeto es mantener a la humanidad en la más completa ignorancia. En fin, que la idea de que la tierra es redonda es una teoría conspirativa.

***
Los argumentos que dan los 'terraplanistas' parecen apelar a lo más elemental del sentido común. Si se ven los videos del youtuber Oliver Ibáñez, se pueden conocer casi todos. ¿Cómo es posible que la gente que vive en la parte de abajo de la tierra no se caiga? La respuesta científica es la gravedad, el problema es que los 'terraplanistas' tampoco creen en la gravedad.

¿Entonces quienes viven en la parte de abajo del planeta, viven básicamente “cabezaabajo”? ¿Es posible vivir así? Se preguntan ellos. La ciencia responde diciendo de nuevo que la gravedad atrae todos los objetos al centro de la tierra y, por tanto, “abajo” será siempre el centro del globo de terráqueo... Los 'terraplanistas' se ríen de la explicación y siguen con su lógica: si la ciencia dice que la tierra está girando todo el tiempo, y que gira alrededor del sol, y que a su vez todo el sistema solar gira por el universo, ¿por qué nadie ha sentido ese movimiento? ¿Por qué uno no siente que todo se mueve, como si fuera en un cósmico carro gigante? ¿Por qué el agua de los océanos no sale disparada hacia el espacio exterior, si la tierra está girando? Se preguntan...

Y entonces, como su sentido común es superior a las explicaciones de la ciencia, su teoría es que la tierra es plana. The Flat Earth Society sostiene que la tierra es un disco plano, con el polo norte en el centro, rodeada de una especie de cúpula en la que se encuentra la luna, y que, además, no gira, y que, además es el centro del sistema solar, no el sol...

Y, siguen, el resto ha sido montaje de iluminatis, masones y conspiradores mundiales. Los 'terraplanistas' dicen además que el viaje a la luna fue un montaje de la Nasa hecho con actores de Hollywood, y que todas las fotos que se han tomado de la tierra desde el espacio, en la que se ve que evidentemente es redonda, son montajes- además de muy mala calidad - hechos en photoshop...

La Nasa quiere hacernos creer que no hay vida extraterrestre, quiere hacernos creer que la tierra es redonda, que gira alrededor del sol, que la luna es redonda, dicen ellos.

Ah, y falta una de sus pruebas reinas. La bandera de la ONU muestra un mapamundi exactamente como los 'terraplanistas' creen que en realidad es la tierra: un disco plano con el polo norte en el centro. Sí, la bandera de la ONU es así, entonces, dicen los defensores de la tierra plana: “Ellos lo saben, ellos saben que la Nasa miente”.

***
Quienes creen que la tierra es plana, suelen ser quienes también piensan que el Holocausto Nazi no exisitió sino que fue una invención de los judíos para luego gobernar el mundo, o que Michele Obama es extraterrestre, que Brad Pitt es iluminatti y que la caída de las Torres Gemelas fue una conspiración por parte de los EE. UU., dice el escritor español Óscar Alarica, en su libro 'La secta de la tierra plana'.

Alarica dice, además, que la posible popularización de la idea de que la tierra es plana se enmarca dentro de un fenómeno político bastante notorio en los últimos años, que es el clima de desconfianza hacia el poder en el que están los ciudadanos de las sociedades occidentales.


Tierra plana

Mike Hughes, quien construyó un cohete casero para volar a la atmósfera terrestre y fotografiar la tierra plana.

EFE

De algún modo, dice Alarica, la desconfianza que los ciudadanos tienen en quienes los gobiernan, por diferentes razones, conduce a las personas a construir explicaciones alternativas de la realidad. El fenómeno es bastante justificable. Si se piensa, por ejemplo, en el asesinato de Jhon F. Kennedy, y en todas las dudas que hay aún alrededor del caso, resultaría justificable el surgimiento de una teoría sobre la conspiración para asesinarlo.

Si se piensa en el de Gaitán, para poner un ejemplo criollo, y en la incapacidad que ha tenido el gobierno de Colombia para aclarar lo que sucedió, no resulta gratuito que surjan teorías conspirativas al respecto. Si se pone como ejemplo la crisis económica de 2008, luego de que fraudulentas transacciones bancarias permitieran el crecimiento de una burbuja inmobiliaria que terminó por arruinar a millones de personas en todo el mundo, y de la cual los gobiernos salvaron a los bancos que la causaron y no a las víctimas, resulta casi natural que los ciudadanos desconfíen de las intenciones de sus gobernantes.

Una desconfianza que explica cómo surgió el movimiento por la salida del Reino Unido de la Unión Europea, conocido como el Brexit, o cómo un hombre que desafía la política tradicional norteamericana y propone un retorno al supremacismo blanco se convierte en presidente de EE. UU.

Es decir, aunque la creencia de que la tierra es plana podría parecer no más que una excentricidad inofensiva, su trasfondo es bastante peligroso. Se empieza negando que la tierra es redonda y se termina afirmando, por ejemplo, que el calentamiento global es una farsa – ah, qué sorpresa, es justamente lo que dice Trump, para quien el cambio climático es una conspiración entre Europa y China para afectar la industria estadounidense, una de las mayores contaminantes de todo el mundo – o que el Holocausto Nazi fue un montaje y Hitler tenía la razón, la raza blanca es superior a las demás...

***
Detrás de la creencia de que la tierra es plana hay, también, una relación con todo el fenómeno reciente de las ‘Fake News’ y de eso que se llama ‘Posverdad’, que periodistas como Martín Caparrós dicen que no es más que un nuevo nombre para algo tan antiguo como la humanidad misma, la mentira. Las noticias falsas suelen ser, claro, mentiras, pero más allá de eso, suelen ser discursos usados políticamente para deslegitimar a alguien: al ‘Castrochavismo’, al feminismo, a los indígenas, a los afro...

Es decir, las ‘Fake News’ dicen algo sobre alguien y ese algo es usado políticamente para atacar a ese alguien, a pesar de que los hechos demuestren que lo que se dice es falso. Lo importante no es el mensaje, sino que la gente lo crea.

Los defensores de la idea de que la tierra es plana, lo son a pesar de que la ciencia demuestre lo contrario, a pesar de que hace más de 2000 años un griego calculó la longitud de la circunferencia terrestre haciendo uso solo de un poco de geometría, a pesar de los satélites que orbitan alrededor del sol y nos permiten comunicarnos, a pesar de todo.

En cierto sentido, son una ilustración del fracaso de los ideales de la razón: no todo el mundo se comporta racionalmente, basado en criterios racionales, basado, justamente, en los dictados de la razón.

Ocurre con muchas otras cosas: se puede defender a un candidato político cualquiera a pesar de que aquello que defienda sea indefendible: la necesidad de construir un muro, hacer ver que  el calentamiento global es un engaño. O a pesar de que demuestre sus dotes como tirano: quiera acabar con las cortes de un país y perpetuarse en la silla de una presidencia, aunque lo fuera a través de sus títeres.

Es una de las formas de la muerte de la razón. Es como creer que, a pesar de todo, la tierra es plana.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad