Paul Brito presenta su nuevo libro de relatos, ‘La muerte del obrero’

Paul Brito presenta su nuevo libro de relatos, ‘La muerte del obrero’

Febrero 22, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Por Redacción de GACETA.
Paul Brito presenta su nuevo libro de relatos, ‘La muerte del obrero’

Paul Brito, escritor y periodista barranquillero, poseedor de una de las plumas mas fréscas de la actual literatura del Caribe, habla de su nuevo libro de relatos 'la muerte del obrero'

Este escritor y periodista barranquillero, poseedor de una de las plumas más frescas de la actual literatura del Caribe, habla de su nuevo libro de relatos, ‘La muerte del obrero’.

Paul, ¿cómo tropieza con la historia de Fabián Roca, este joven desempleado protagonista de ‘La muerte del obrero’?Llegué a él a partir de dos retos. El primero, escribir una historia que se limitara al entorno laboral pues casi siempre había eludido este terreno. Y el segundo, crear un personaje lineal, aritmético, secuencial, que personificara las actividades mecánicas de una cadena de montaje, y que encarnara a una generación desencantada de jóvenes colombianos a finales del siglo pasado enfrentada al desempleo reinante, la salida fácil y la emigración.¿Cómo definir este libro: es una novela o relatos cortos que guardan una caprichosa conexión?Comenzó con la intención de ser una novela, pero a medida que la escribía me daba cuenta de que los capítulos seguían siendo relatos que abrían y cerraban. Quizá porque cada trabajo que conseguía el protagonista era un nuevo comienzo. Finalmente preferí llamarle relatos y que el lector juzgara por sí mismo si se trataba también de una novela. ¿Por qué una historia sobre esa actividad humana que es el trabajo, a la que le dedicamos la mayor parte de nuestras vidas?Por eso precisamente: no puede ser que le dediquemos casi toda nuestra energía, tiempo y creatividad, y no sea la mejor metáfora de la secuencia de la vida. Es decir, no puede ser que no sea un reflejo de todo su sentido profundo, igual que lo es un panal para la abeja. Supe que podía ser una cantera de preguntas sobre la condición humana. Este libro lo deja a uno con la sensación de que esconde una poderosa reflexión: la de que es posible morir de muchas maneras, no necesariamente física...Esa lectura me encanta. Mi idea fue precisamente que el lector tuviera en mente el título como el gran protagonista; uno que fuese evolucionando y tomando vuelo, como Fabián. Me llegan a la mente la opinión de otros lectores. Para uno de ellos, la muerte del obrero significó la anulación del yo, de la que hablaba Schopenhauer. Para otro representó la muerte de Dios señalada por Nietzsche. Y otro más llegó a acusarme de reaccionario por matar y rematar a los obreros.¿Cómo se sale ileso al cruzar la línea entre ficción y no ficción? ¿Ser periodista y ser escritor?Creo que la manera como uno puede pasar sin problema de un registro a otro es siendo consciente de los límites y la ética de cada territorio; lo mismo pasa cuando se salta de un género a otro dentro de la ficción. Y eso es algo que siempre me exige mi labor: cambiar de formato y herramientas para explorar otras maneras de llegar a mis ideas.¿Por qué apostar por el cuento, uno de los géneros que miran con desdén las editoriales?El cuento me permite ser menos racional y me da más flexibilidad a la hora de articular las piezas de un libro. Tengo la impresión de que para ser novelista o escribir historias extensas hay que ser más estructurado, más racional, más encorsetado, y eso puede echar a perder las espontaneidad, la vitalidad de la prosa; los novelistas tienen que estar despiertos más tiempo, hasta el punto de romper con el encanto inconsciente de la creación.¿Cómo se acomoda su apuesta narrativa en esa larga y rica tradición literaria del Caribe?Te diría en qué línea de esa tradición no se inscribe: dentro del barroquismo que cultivaron autores como Germán Espinosa, Héctor Rojas Herazo y el mismo Gabo. Me gusta pensar que mi libro está emparentado con cierta línea experimental que cultivó Álvaro Cepeda Samudio y que ya habían trabajado autores como José Felix Fuenmayor. ¿Qué tanto ha cambiado el Paul Brito de ‘Los intrusos’, su primer libro, a esta nueva publicación?Vivo la literatura de una forma que puede ser una virtud o un defecto: detesto repetirme, me aburre pasear por donde ya he paseado. Pocas veces miro dos veces una misma película, por darte un ejemplo. Por eso creo que mis tres libros publicados parecen escritos por tres autores distintos. Hace poco di por terminado un libro de crónicas, y no tengo ninguna intención de seguir escribiéndolas, a no ser de forma indirecta en otro tipo de textos.Hablemos de Caribe Adentro, la colección que incluye este libro…Es una editorial independiente con sede en Bogotá. Su meta es convertirse en la editorial de los autores costeños, pero sin darles la espalda a autores del resto del país.Una última curiosidad: ¿cómo un ingeniero industrial termina atrapado por la literatura?Me pasó un poco como el personaje de Fabián. Cuando estudiaba ingeniería, encontré el anuncio de un concurso de cuentos y mordí el anzuelo. Desde entonces desayuno, almuerzo y ceno literatura.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad