"Páseme la cosa que está sobre el cosito", la historia detrás de la lingüística materna

"Páseme la cosa que está sobre el cosito", la historia detrás de la lingüística materna

Octubre 02, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Ana María Díaz Collazos / Especial para Gaceta 
Lenguaje

La doctora en lingüística española Ana María Díaz analiza la diferencia entre las palabras “cosa” y “coso”, dos términos del habla común cuya imprecisión, sin embargo, tiene una historia interesante.

Cortesía para El País

Las madres son bastante conocidas por su imprecisión a la hora de expresar sus mandatos: “Por favor páseme el cosito”. Nosotros, por telepatía, deberíamos entender a qué se refiere con el “cosito”. Y como no tenemos tal facultad, preguntamos: “¿Cuál cosito?” y lo más preciso que podemos obtener es una respuesta como: “El cosito del cuchuflincito”. Para más precisión: “El cosito del cuchuflincito con el churumbelito este”.

Lea también: '¿Cómo se dice: hubiera, hubiese o hubiere?'.

Esto desconcertaba a un amigo gringo que, con suegra colombiana, no entendía la palabra “coso” y mucho menos “cosito”. Él había aprendido en sus clases de español la palabra “cosa”, con género femenino, pero nunca un sinónimo “coso” en masculino.
Las palabras que se refieren a elementos inanimados solamente tienen un género: bien sea masculino, o femenino, según el caso. Por ejemplo, el “baño” siempre será “el baño”, nunca “la baña”. Una cerveza siempre será “una cerveza”, nunca “un cervezo”.

Hay unos cuantos sustantivos inanimados que cambian el significado total de la palabra. Es el caso de “el naranjo” y “la naranja”, donde “el naranjo” es el árbol y “la naranja” es el fruto. Sin embargo, este cambio de significado no implica que el árbol sea macho y la fruta sea hembra.

Y hay contadas palabras que son femeninas o masculinas según la región: en México será “la computadora”, mientras en Colombia “el computador”. Pero ambas significan exactamente lo mismo. No es que en Colombia los computadores sean más machos que en México.

En cambio, las entidades biológicas (en especial si son humanas) sí suelen tener cambio de género para marcar el sexo masculino o femenino: “el profesor” versus “la profesora” o “el anciano” versus “la anciana”. Existen excepciones, como “la persona”, que no tiene una contraparte como “el persono”.

Los animales domésticos suelen tener marca de género, como “el perro” y “la perra”. Pero algunos animales no tienen marca de género, como la jirafa, que siempre será femenino aunque sea macho.

Por esta razón, la existencia “la cosa” y “el coso” es desconcertante. No es una cuestión regional, porque la palabra “cosa” y “coso” se pueden decir juntas en una misma región, incluso en una misma persona: “La cosa es que necesito el coso que está en el cosito”.

¿Cuál es la diferencia entre “cosa” y “coso”?

“Cosa” suele referirse a entidades abstractas, mientras que “coso”, a entidades concretas. Así, por ejemplo, alguien puede decir: “Le digo una cosa”, donde “cosa” se refiere a la idea que va a decir. En cambio, en “Páseme el coso”, la palabra “coso” se refiere a un objeto material.
Entonces “cosa” puede significar “asunto, cuestión, idea”, mientras que “coso” significa solo “objeto”.

“Coso” no puede tener un sentido abstracto. Nunca vamos a escuchar decir “Vea, le digo un coso” o “El coso es que no podemos ir”. Sin embargo, la palabra “cosa” puede usarse como abstracto y también como concreto: “Paseme ese coso” o “Páseme esa cosa” suenan bien, aunque “esa cosa” tiene un matiz despectivo.

Además: '¿De dónde viene la palabra 'borondo'?'.

La palabra “cosa” proviene del latín “causa”, donde “au” se transformó en “o” desde la antigüedad. En latín, también significaba “asunto, cuestión”, y de este significado tomó en latín vulgar el significado de “cosa” como “objeto” (material e inmaterial) en el siglo IV, según afirma Joan de Corominas. Posteriormente se fue creando, en algún momento de la historia imposible de identificar, una contraparte masculina de “cosa”, un “coso” que tiene el sentido de objeto “material” opuesto a “cosa” que permite expresar también la idea de lo inmaterial.

La palabra “coso” derivada de “cosa” nada tiene que ver con otra palabra idéntica, “el coso”, para referirse al campo donde se lidia el toro. Este proviene de “cursus”, que significaba “carrera”. La palabra “coso” como contraparte masculina de “cosa” es una evolución posterior de la palabra “cosa”.

Otra cosa: “Coso” no es una cosa de género masculino, simplemente porque las cosas (ideas y objetos) no tienen sexo biológico y por lo tanto no son susceptibles de cambio de género.

Y así se siguen creando nuevos significados. Un “cosito” puede ser un “coso” pequeño, como expresa la adición del sufijo diminutivo. Una “cosita”, en cambio, puede ser una entidad (animada o inanimada) a la cual le tenemos mucho cariño: “Cosita linda” puede ser un bebé muy tierno o una persona muy atractiva. Ya dice el mercumbé de Pacho Galán: “Ay cosita linda mamá”.

Existen otras palabras que sirven para referirse a un objeto material del cual se desconoce el nombre y es el ya mencionado “cuchuflincito”. ¿Conoce otras palabras sinónimas de “coso”, “cosito” o “cuchuflincito”? Escríbame a mi correo lenguaencolombia@gmail.com y me cuenta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad