Ocho documentales que ponen el dedo en la llaga

Mayo 01, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Ocho documentales que ponen el dedo en la llaga

Películas para la conciencia y no aptas para quienes van al cine sólo para entretenerse. Recomendados.

Estos temas jamás pasan por Hollywood. Por más truculentos que puedan ser y hagan relamer a un guionista, nunca serán aprobados por los productores, porque el principio es claro: el establecimiento no se toca.Y el cine independiente no se atreve. De alguna manera, la independencia termina donde comienza la dependencia de un patrocinio. Y si alguno osa desafiar las chequeras, la película terminará en las salas alternativas o en los horarios de madrugada de la televisión.En cambio, los documentalistas sí se atreven. Es más, en tiempos recientes, en lo que va corrido del siglo, cada vez más directores de documental se atreven a enfrentar temas candentes, que tocan con la sociedad. Ello ocurre desde que Michael Moore no tuvo inconveniente en hacer un documental en el 2002 sobre el armamentismo en los Estados Unidos (‘Bowling for Columbine’) por el que ganó el Óscar a mejor documental y en el 2004 presentó su controversial ‘Farenheit 9/11’, su personal visión del ataque a las Torres Gemelas.Pareció que, desde entonces, el documental tuvo otra misión. O su misión. “Es un cine social”, explica el crítico de cine Juan Carlos Romero, “porque aborda temas incómodos y complicados. Por eso son filmes que tienen circulación limitada”.Para este analista caleño, el hecho mismo de asumir temas difíciles y muy realistas “valida la existencia misma de esos documentales”, como una ratificación de la nueva misión de un género que, gracias a ellos, “es cada vez más sólido en la medida en la que la corrupción y la injusticia social se hacen más grandes y evidentes”.Romero finaliza con una analogía: “Así como los periódicos tienen un defensor del lector, el documental se ha convertido en defensor del ciudadano al abordar temas que la ficción no toca”.Por lo mismo, hay que verlos, bien sea en el cine, la televisión o el video, para mirar la realidad desde más cerca, sin maquillajes ni eufemismos. A continuación le recomendamos ocho documentales que debe ver... si se atreve.‘La toma’Documental sobre el holocausto del Palacio de Justicia, con dirección del sudafricano Angus Gibson y el colombiano Miguel Salazar, a partir del juicio al coronel Alfonso Plazas Vega por la desaparición forzada de personas que salieron con vida del palacio. Hablaron magistrados, gobernantes, militares, víctimas, periodistas y guerrilleros, apoyados por imágenes inéditas de los sucesos de 1985.Las víctimas contaron pequeños detalles. Por ejemplo, Yolanda Santodomingo, una universitaria que se encontraba en el palacio, narra cómo mientras la llevaban al Cantón Norte para ser interrogada, rogaba que no le cortaran el pelo porque su madre se lo prohibía.‘Señorita extraviada’Documental de la mexicana Lourdes Portillo sobre los asesinatos de más de 370 mujeres en Ciudad Juárez, Chihuahua, en el cual madres y familiares de jóvenes desaparecidas y asesinadas narran el martirio que padecieron en la búsqueda de sus hijas y cómo fueron ignoradas por las autoridades judiciales. El filme muestra la manera cortante como la fiscal Suly Ponce les decía: “Es muy pronto para buscarlas, han de andar con sus novios, no se preocupen”. Es una denuncia contra el desprecio hacia unas mujeres a quienes se les debió impartir justicia; sobre la responsabilidad de narcos y la vinculación de empresarios y políticos.Este documental ganó el premio especial del Jurado del Festival de Cine de Sundance y el ‘Néstor Almedro Prize’, de Human Rights Watch.‘El caso Coca-Cola’Los colombianos Germán Gutiérrez y Carmen García, directores de este documental, hicieron un duro memorial de agravios contra el imperio de Coca-Cola, acusándolo de los delitos de secuestro, tortura y asesinato de dirigentes sindicales que luchan por la mejora de las condiciones de trabajo en Colombia, Guatemala y Turquía. Los cineastas hicieron seguimiento del trabajo de los abogados Daniel Kovalik y Terry Collingsworth, y del militante Ray Rogers, director de la campaña Stop Killer-Coke, quienes buscan obligar a la multinacional a responder por sus actos.En los EE.UU. el filme atrajo numeroso público universitario y, a pesar de que a los directores se les negó el acceso a las audiencias y a las embotelladoras en Colombia y no pudieron entrevistar a los directivos, el documental causó revuelo en Coca-Cola, empresa que trató de llegar a un acuerdo con los abogados.‘Food, Inc.’Dirigido por Robert Kenner, está dividido en tres segmentos: el primero es sobre la producción industrial de carne, la cual plantea como inhumana y económica y ambientalmente insostenible. El segundo aborda la producción industrial de grano y verduras y el tercero trata sobre el poder económico de las grandes productoras de alimentos que ofrecen comida barata pero contaminada con químicos a base de petróleo, pesticidas y promueven hábitos de consumo de comida insalubre.Kenner ha dicho desde el estreno que ha gastado grandes sumas defendiéndose de las demandas de los industriales de la comida, los pesticidas y los fertilizantes. Y la crítica ha sido variada.‘Blood money’Documental del director David K. Kyle, narrado por la doctora Alveda King, sobrina de Martín Luther King, para mostrar las perspectivas biológica, jurídica, económica y médica del aborto en la sociedad estadounidense, que sirve de ejemplo a otras sociedades en el resto del mundo.Fueron entrevistados biólogos, juristas, teólogos, mujeres que abortaron y exdirectivos de organizaciones pro aborto, como Planned Parenthood. Es un documental duro y que cuestiona seriamente esta práctica. Por lo mismo, es controversial.‘Escuadrones de la muerte: la escuela francesa’La cineasta francesa Marie-Monique Robin entrevistó con cámara oculta a varios miembros de las dictaduras militares de los años 70 en América Latina, revelando sus relaciones con los gobiernos franceses de la época. Los entrevistados creyeron ingenuamente estar hablando con una historiadora de derecha y contaron sin rodeos lo que fue la represión durante aquellos años. Una de las conclusiones del documental es que la dictadura argentina de Videla, Massera y compañía contó con el respaldo de dos países para llevar a cabo la que llamaban ‘lucha antisubversiva’: EE.UU. y Francia, que entrenó a los militares.‘The corporation’ Documental de Mark Achbar y Jennifer Abbott que explora el mundo empresarial psicopático, acompañado con imágenes de anuncios y noticias de la televisión y videos promocionales de empresas. A partir de la base de que una compañía es una ‘persona jurídica’ con derechos y obligaciones, el filme se adentra en su comportamiento, su conducta y sus deseos, centrados en la búsqueda del beneficio propio y la somete a un test siquiátrico propuesto por la Organización Mundial de la Salud. El resultado permite compararla con la conducta de un psicópata.La película ganó el premio de la audiencia al mejor documental en el Festival de Cine de Sundance.‘Super size me’El director Morgan Spurlock es el protagonista de su propio documental, en el que muestra los cambios que se operaron en su organismo por consumir durante 30 días, a razón de tres dosis diarias, sólo comida preparada en McDonald’s. Antes de comenzar este régimen, el cineasta era delgado. Durante ese mes aumentó más de 11 kilos, tuvo cambios de humor, disfunción sexual y problemas en el hígado. Sólo 14 meses después recuperó su peso original.Spurlock filmó el documental para ratificar que la obesidad en los Estados Unidos es una epidemia, debido a que la comida rápida causa adicción. La película fue nominada al Óscar y es la octava con las más altas cifras de recaudo en la historia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad