'Objetivo Bin Laden': muerto el perro, se acabó la rabia

Marzo 12, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Por: Claudia Rojas ? Especial para Gaceta
'Objetivo Bin Laden': muerto el perro, se acabó la rabia

Jessica Chastain interpreta a Maya, una agente de la CIA obsesionada con la búsqueda de Osama Bin Laden.

Una película que muestra los detalles de la operación militar con la que la CIA capturó y asesinó al ‘archienemigo’ del momento. Narrada desde un personaje femenino, ésta historia se concentra más en revelar secretos militares que en profundizar demasiado en tramas íntimas. El filme ofrece una mirada inquieta frente a las tensiones que rodean el conflicto.

Nos habíamos demorado en toparnos con la película que narrara la cacería de Osama Bin Laden con pelos y señales. Digo que nos habíamos demorado porque, conociendo como funcionan las dinámicas del mundo cinematográfico, era de esperarse que surgiera. Razones hay varias: la primera es que pocas muertes han sido tan anunciadas y, para algunos, ansiadas como la suya; segundo porque su asesinato se convirtió en el gran suceso de esa guerra, o bien en el fin de la misma. Poco importa el por qué, total su cacería y muerte se han convertido en el tema propicio de una película que ya veíamos venir. Su directora es Kathryn Bigelow, quien en 2008 fue aplaudida, premiada y muy bien reseñada en 2008 con su película 'Zona de miedo'('The hurt locker'), en la que se valió de un sargento del ejército americano que encontraba en la guerra su única razón de vivir, para mostrar su visión crítica hacia la guerra. Esta vez la directora se mudó de país, más no de conflicto ni de tema. Ya no fue Irak sino Afganistán y tuvo en la búsqueda, captura y muerte de Osama Bin Laden, para hacer 'Zero Dark Thirty'. La película cuya traducción en español deja poco a la imaginación, se llama 'Objetivo Bin Laden', podría resumirse como una especie de diario íntimo de la operación con la que lograron capturar al hombre en cuestión.Desde las primeras secuencias la directora nos compromete con su discurso advirtiéndonos que la historia está construida sobre testimonios reales para después dar paso a un fundido a negro sobre el que se escuchan parte de los audios de las víctimas del nueve de septiembre.Desde ese momento la postura queda clara para luego sumergirnos de lleno en su causa. Llegamos entonces a Afganistán y empezamos a ser participes de unas torturas que los estadounidenses practican a sus enemigos. Ligeras, por demás las torturas y algo ligeras para lo que en realidad deben haber sido. Conocemos entonces a Maya (Jessica Chastain), una agente de la CIA que tiene a cargo su primera misión y que está dispuesta a llevarla a feliz término cueste lo que cueste. Ella quiere lo mismo que el resto de nación: capturar a Osama Bin Laden y, ojalá cobrarle con su vida todo lo que hizo. Entonces, desde esa óptica maniqueista funda su propósito, no solo de misión circunstancial, sino también de su propia vida. Jamás vacila ni se quiebra, no se da por vencida como tampoco pierde su horizonte por un solo instante.El grueso de la historia se desarrolla pues entre Afganistán y Pakistán, entre oficinas y campos militares, al estilo de un thriller cuya tensión aumenta a medida que nos acercamos más a la fecha de captura. El tono realista lo da la fidelidad a los hechos a través de hechos y momentos, hace más interesante la acción. Acá no hay sorpresas, pues todos conocemos el desenlace de esta historia. Bigeslow centró su atención en las tensiones internas de las organizaciones de estado, en las presiones y en las luchas de poder. En este sentido la escogencia de una protagonista femenina aporta otra visión de las cosas. A diferencia del escenario de 'Zona de miedo' donde veíamos a un protagonista masculino casi adicto a la adrenalina que le producía la guerra, en 'Objetivo Bin Laden' nos encontramos a una mujer fuerte, perseverante y sin vacilaciones. Una mujer de la que nunca conocemos su universo interior, sus temores y sus sentimientos. Que vive para su trabajo y que sabe lidiar bien los conflictos externos que tiene que afrontar en un medio machista como es el militar. 'Objetivo Bin Laden' tiene una duración mayor a dos horas y media, está contada por bloques (que dan cuenta de fechas o pequeños descubrimientos) y nos ubican en los logros y derrotas de los operativos de un grupo de agentes de la CIA. La sorpresa pues podría radicar en los detalles morbosos del día anunciado, en el descubrimiento de los errores cometidos y sobre todo en conocer que detrás de tanta inteligencia militar hubo también astucia y perseverancia femenina.Lo que termina siendo interesante de películas como 'Objetivo Bin laden' y 'Zona de miedo' es que los directores de cine también tienen sus obsesiones. Y en el caso de Kathryn Bigelow, es que una película no basta para agotar un tema. Valdría la pena pensar en que Bigelow tiene formación de artista plástica y sus pinturas han sido muy apreciadas en el medio, tal vez por esto un tema no pueda agotarse solo desde una perspectiva. También es cierto que los artistas deben exorcizar sus fantasmas y los artistas tiene obligaciones con su territorios. Y así como en Colombia, el tema del narcotráfico sigue nutriendo a tantos, tal vez los estadounidenses tengan que purgar con el cine, aquellas guerra ajenas que ni ellos mismos terminan por comprender. Pero si estamos destinados a seguir viendo acontecimientos mundiales en películas, solo abogamos por un derecho como mortales espectadores: No más protagonistas marines en papel de héroes. Serán buenos, no lo dudamos…pero tampoco tanto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad