Nueva versión sobre la vida de Steve Jobs

Enero 17, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Por Claudia Rojas Arbeláez | Especial para GACETA
Nueva versión sobre la vida de Steve Jobs

Steven Paul Jobs, fue un empresario del sector de la informática y en el mundo del entretenimiento.

La nueva y muy interesante versión sobre la vida de Steve Jobs corre por cuenta del director Danny Boyle. Protagonizada por Michael Fassbender, esta producción logra acercarse al verdadero carácter del hombre que quiso --y lo logró-- cambiar el mundo.

Enhorabuena que alguien se haya tomado en serio esto de mostrar la faceta real de un hombre como Steve Jobs.  Lejos, muy lejos, empieza a quedar aquella desacertada versión interpretada por Ashton Kuther en el 2013 y que le daba una mirada bastante superficial a la vida del cofundador de Apple.  Ahora la dirección corre por cuenta del inglés Danny Boyle (‘Trainspoting’, ‘Tumbas a ras de la tierra’, ‘127 horas’ y la muy premiada ‘¿Quieres ser millonario?, entre otras) quien siempre deja ver en sus producciones su gran influencia teatral.  

Esta no es la excepción.  ‘Steve Jobs’ se plantea en tres momentos trascendentales, todos en el mismo escenario:  tras las bambalinas del lanzamiento de tres de los productos que definieron su carrera.  El primero en 1984, en el lanzamiento del primer computador Apple, después en 1988 cuando lejos de la primera compañía se disponía a lanzar su marca Next y después en 1994, año que marcó su regreso a Apple con la emblemática iMac.  Así la historia transcurre teniendo como telón de fondo la hambrienta expectativa de los consumidores y críticos, mientras al frente se mueven las estrategias implementadas por los egos impacientes y por supuesto mucho poder.   Entonces aparecen en escena una y otra vez los mismos personajes que fueron parte de su vida, esos amigos que se reconocen indispensables a pesar de que las heridas del pasado no terminen nunca de sanar  y sangren ante cualquier nueva confrontación y las relaciones obligantes que la vida te impone.  En este orden comparten escena con Fassbender, Kate Winslet (‘Titanic’, ‘Revolutionary road’, ‘El lector’, entre otras)  en el papel de Joanna Hoffman, la gerente de mercadeo y mejor co equipera de Jobs. 

A diferencia de la anterior versión donde se intentaba abarcar todos los aspectos de la vida de Jobs de manera superficial y poco comprometida, en esta versión  se concentra en poco pero lo explora bastante.   Emergen por supuesto las situaciones polémicas que fueron una constante en la vida del creador, que se definía  así mismo como el director de la orquesta, mientras los demás creativos e ingenieros, eran los intérpretes.    Su tirante relación con Steve Wozniak, cofundador de Apple y su recia manera de solucionar los problemas con sus empleados y socios.   Tampoco se deja de lado el tema de la paternidad y su ambigua relación con su hija. 

A estas alturas, el lector se podría estar cuestionando si estos aspectos no son iguales a los de la producción anterior, o es que ¿acaso esto no es bastante tema? Sí y no. Es cierto que se tocan algunos temas, pero esta película siempre oscila entre los mismos que podríamos encerrar en competencia, innovación paternidad y humanidad.  Y sobre ellos se cuenta y se recuenta en los tres momentos históricos sobre los que se construye la estructura de la narración.  

La siempre  destacada de Boyle, que deja ver en cada una de sus escenas su esmerada apuesta teatral, se luce de gran manera en una película que supera con creces el gran reto de  desarrollarse toda en un mismo espacio con secuencias prolongadas que van de los pasillos a los espacios cerrados, con recorridos extensos que nos recuerdan de alguna manera lo que ya hizo con ‘¿Quieres ser millonario?’ (2008)  y por supuesto ‘Trainspotting’ (1996).  Toda aquella propuesta de producción se torna más interesante y la dota del potencial que tienen desde el espacio del que se narra.  Cabe entonces mencionar que la película se desarrolla casi siempre en el mismo espacio, como ya se ha mencionado, en el back stage de sus lanzamientos, camerinos, baños e improvisadas oficinas iluminadas a medias, que nos trasmiten la sensación de transitar por las intimidades más oscuras no solo de la marca, sino tambien de la humanidad. 

Esto convierte a este biopic en algo diferente a los que ya hemos visto.  Aquí no se trata de la vida ejemplar del chico que supera los traumas de haber sido rechazado por sus padres biológicos y devuelto por sus primeros padres adoptivos, tampoco es la historia del joven norteamericano emprendedor que cambió el mundo y se convirtió en un héroe.  Esta producción es mucho más que una simple biografía conmovedora. 

Para esto Boyle se apoya en un gran guión, basado en una novela biográfica y ahonda en diálogos complejos que van mucho más allá de la tecnología, y juegan un papel definitivo la dupla de actores, Fassbender y Winslet, quienes permanecen en escena todo el tiempo, trasmitiendo la evolución de una amistad que se reconoció en las buenas y en las malas.  

Pero sin duda uno de los aspectos cinematográficos más relevantes de  esta película está en su narración. Contada toda desde el espacio más importante para la vida de Jobs, aquel donde no solo cambió su vida sino también la manera de comunicarse del mundo.  

@kayarojas

Docente Universidad Autónoma de Occidente

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad