Nelson Romero, invitado a la Feria del Libro de Cali, responde ¿para qué sirve la poesía?

Septiembre 27, 2015 - 12:00 a.m. Por:
redacción GACETA
Nelson Romero, invitado a la Feria del Libro de Cali, responde ¿para qué sirve la poesía?

Varias antologías han incluido los versos de Nelson Ramos.

Nelson Romero, invitado a la Feria del Libro de Cali, es el ganador del Premio Nacional de Poesía 2015 con su obra ‘Música lenta’. Además de la publicación del libro, obtuvo un reconocimiento de $60 millones. Pese a ello, advierte, nadie vive de escribir versos, entre otras cosas porque no se leen masivamente y, si se mira desde un sentido práctico, “escribirlos no sirve para nada”.

La poesía, dice el poeta Nelson Romero, es algo así como tener un hijo paralítico. 

- Hay que trabajar para ayudarlo a sostenerse o sino se muere. 

Enseguida advierte que aunque la mayoría de sus libros han ganado premios,   él nunca ha pretendido vivir de escribir versos.  Su obra ‘Música lenta’, por ejemplo, acaba de obtener el Premio Nacional de Poesía 2015; ‘Bajo el brillo de la Luna’, otro de sus libros, se llevó el premio Casa de las Américas entregado en Cuba, también este año.

- Cuando publico libros, los regalo. Me da vergüenza venderlos. Es que uno no puede vivir de algo tan inocente como la poesía. Yo he trabajado toda la vida. 

Nelson nació en Ataco, un municipio del Tolima atravesado por un río “bastante navegable”, y efectivamente ha trabajado toda la vida. Actualmente es profesor de la Universidad del Tolima y durante muchos años asistió puntualmente a un juzgado en calidad de escribiente judicial. 

Lo de ser poeta fue algo que se dio natural, espontáneo, un proceso autodidacta. Nadie lo influenció para que se dedicara a escribir. Ni siquiera vio a sus padres leyendo un libro. Don Gonzalo Romero era campesino,  pescador, al igual que doña Ligia Guzmán, su mamá.  

Aunque  tal vez crecer en medio de la naturaleza despertó en Nelson la sensibilidad de poeta, quién sabe.  Él  asegura  que su infancia fue feliz, “idílica”, al lado del río, los bosques, los animales, un contacto permanente con la tierra.  

- Realmente yo me inicié como poeta en mis épocas de estudiante, con las lecturas que hacía en la biblioteca municipal  y en la biblioteca de mi colegio Martín Pomala. Yo leía principalmente poetas latinoamericanos como las antologías de la poesía colombiana o autores clásicos como Porfirio Barba Jacob, Aurelio Arturo, Guillermo Valencia. También leía la poesía latinoamericana más difundida en ese momento como los versos de Pablo Neruda. Leía lo que tenía a mi alcance. Pero con los años inicié una búsqueda personal de los poetas de la generación del 27 y poetas ingleses. 

¿Qué lo atrajo de la poesía? Se lo pregunto porque es extraño que un lector se inicie leyendo versos. 

Es muy difícil dar una respuesta del por qué uno lee poesía, pero la verdad es que cuando empecé a leerla me identifiqué con el lenguaje, las atmósferas, los ritmos, me identifiqué con el género. Pero realmente yo no empecé escribiendo poesía. Yo empecé como lector de poesía, que es distinto. Al tiempo escribía cuentos. Empecé escribiendo relatos breves, influenciado por mis otras lecturas: García Márquez, Eduardo Caballero Calderón, Fernando Soto Aparicio,  Rulfo, Cortázar…

¿Y qué pasó con esos textos? 

Todo se  perdió en cajas. Yo no recuperé nada, porque consideraba que esos textos no tenían ningún valor. Tampoco mis primeros versos, que estaban condicionados por la emoción que sentía por la poesía. Era una poesía muy orientada por la tradición, el soneto, el cuarteto, la rima, una poesía muy dulzona, muy de la naturaleza, de la intimidad. 

Fue después de un trabajo arduo de muchas lecturas cuando hice una ruptura con la poesía tradicional. Me costaba entender por ejemplo cómo autores como César Vallejo escribían sin rima. Para entenderlo, el Magazín Dominical de El Espectador fue muy importante. El Magazín, dirigido por un poeta, Juan Manuel Roca, nos empezó a presentar autores nuevos tanto de la poesía latinoamericana como de la inglesa, nos descubrió nuevas tendencias del lenguaje. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad