Museo Rayo inaugura hoy siete exposiciones para celebrar sus 33 años

Enero 18, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
Museo Rayo inaugura hoy siete exposiciones para celebrar sus 33 años

Influencia. Ómar Rayo admiró la simplicidad, pulcritud y exactitud del arte japonés.

Colecciones de obra gráfica de Japón, India y China, más una dedicada al artista japonés Takashi Murakami, integran la muestra del arte asiático.

Con la apertura de cuatro exposiciones alusivas al arte de Asia y tres del maestro Ómar Rayo sobre su relación con la cultura de este gran continente, se inaugura hoy en Roldanillo la exposición con la cual el Museo Rayo celebra 33 años de haber sido inaugurado.Colecciones de obra gráfica de Japón, India y China, más una dedicada al artista japonés Takashi Murakami, integran la muestra del arte asiático, en tanto que las series ‘Omar Rayo y China’, ‘Omar Rayo y Japón’, además de ‘Omikuji, ofrendas de papel’, del museo del Intaglio, son las exposiciones del fundador del museo. Toda esta apuesta expositiva estuvo a cargo del curador el museo, Miguel González y por Édgar Correal, curador del Museo del Intaglio.‘Estampas japonesa’, es una muestra integrada por xilografías y dibujos de esta cultura realizada entre los siglos XVIII y XIX. En ella se pueden apreciar los ‘ukiyo-e’, grabados en madera caracterizado por sus imágenes paisajísticas o de teatro, que deslumbraron a artistas como Manet, Van Gogh y Picasso, algunas con referencias a los escenarios y actores del teatro Kabuki de Osaka. El otro testimonio del arte nipón es la muestra dedicada a Takashi Murakami, artista contemporáneo, a través de videos, obra gráfica y objetos. “En estas obras Murakami retoma los objetos de consumo y desafía todos los criterios estéticos antiguos de su país, al tiempo que en sus dibujos se deja influir por el manga, el cómic japonés o motivos como el crisantemo, símbolo milenario de Japón, que estalla en colores psicodélicos”, explica Águeda Pizarro, viuda del maestro Rayo y directora del Museo.Planteada como un diálogo entre culturas, en otra de las salas del museo se podrá apreciar la muestra ‘Omar Rayo y Japón’. El Curador Miguel González explica cómo esta nación llegó más cerca a Rayo en Nueva York cuando en los años 70 conoció allí a su esposa Águeda, cuyo padre, Miguel Pizarro, coleccionaba grabados antiguos y era un entusiasta de esta cultura. Esa admiración por el país oriental también se manifiesta en la exposición de intaglios titulada ‘Omikuji, ofrendas de papel’. “Parte de su culto y respeto por el papel proviene de la admiración y reverencia con que los japoneses tratan este material”, complementa el curador González.Los carteles de MaoLa China fue también un referente para Omar Rayo antes y después de su viaje a ese país en el 2001. La exposición ‘Carteles Maoistas de la República Popular China’, que llega al Museo, es una exposición prestada por el Museo de Arte Moderno de Bogotá. Se trata de imágenes propagandísticas y doctrinarias en tiempos de Mao Tse Tung, en las que predomina el color rojo saturado, tan asociado a esa gran nación, complementadas con la caligrafía que fue objeto de admiración para Omar Rayo. Desde la óptica del maestro roldanillense la exposición ‘Omar Rayo y China’, revela su afinidad con esa cultura. “Cuando en 1997 el artista emprende su serie ‘Embrión de dragón’, lo hace pensando en esa cultura que engendró una de las civilizaciones más cautivantes e influyentes del mundo. Al pensar en esa cultura, como en todos los argumentos que abordó, llevó sus ideas a propuestas geométricas con planos entrelazados, sombreados y de manifiesta opticidad”, explicó González.Menos profunda es la huella del arte hindú en la vida y la obra del maestro roldanillense, sin embargo, no le fue indiferente. “Él gozaba de la música del sitar, de la poesía, de las imágenes de las miniaturas mughales y las sinuosas esculturas de los antiguos templos”, dice Agueda Pizarro. En la muestra ‘Estampas hindúes’, se exhibirá obra gráfica de origen popular derivadas de las pinturas clásicas que representan deidades hindúes como Krisna, Siva, Visnú o Durga. Son imágenes coloridas que evocan de cierto modo las estéticas y temáticas del cine de Bollywood. “Las deidades iluminadas y con colores vivos y contrastados si bien cimentan una estética ‘kitsch’ no dejan de seducir por sus diseños y ademanes que restablecen en el tiempo las antiguas imágenes de una de las tradiciones y religiones más antiguas del mundo. Su estética no dista mucho de nuestras estampas católicas de vírgenes, santos y cristos”, acota Miguel González.Son estas siete razones más que suficientes para no perderse esta exposición que abre hoy en este faro del arte en el Norte del Valle.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad