Museo La Tertulia, de Cali, clave en la historia del arte moderno en Colombia

Marzo 03, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La ministra de Cultura, la caleña Mariana Garcés, inauguró la exposición de la colección permanente del museo.

Por la cantidad de notables que se acomodaban en las usualmente populares gradas del teatrino de La Tertulia, se podía inferir la importancia del momento que se vivió al atardecer caleño de este viernes.Los artistas mimados de la sociedad como Pedro Alcántara y Diego Pombo, gurúes del arte como Soffy Arboleda y Pepe Zuleta, se mezclaron con algunos habituales de los clubes a quienes también ‘se les mueve la aguja’ con la cultura.La ocasión lo ameritaba: a la puesta del sol fue abierta la exposición de la colección permanente del Museo La Tertulia, que ocupa los tres pisos de las Salas de Exposiciones.Había entusiasmo en la concurrencia: los himnos interpretados por la Banda de la Fuerza Aérea Colombiana fueron cantados por la concurrencia y acompañados por sordomudos con su lenguaje señante.El protocolo fue breve: habló la directora de La Tertulia, María Paula Álvarez, para referirse a las adecuaciones que fueron hechas en los edificios.Habló la ministra de Cultura, Mariana Garcés, para recordar que “La Tertulia ocupa un lugar importante en la historia del arte moderno en Colombia”.También marcó derroteros: “Queda un reto muy grande para hacer cosas, como traer la retrospectiva de Beatriz González, que está en el MAM de Medellín”.Luego dos condecoraciones, y se abrieron las puertas al asombro: no todos los días se ven juntas obras de María Thereza Negreiros, Luciano Jaramillo, Fernando de Szyszlo, Luis Caballero, Pedro Alcántara Herrán, Beatriz González, Hernando y Lucy Tejada, Felisa Bursztyn, Maripaz Jaramillo, Enrique Grau, Juan Antonio Roda, Ómar Rayo, Alejandro Obregón, Eduardo Ramírez Villamizar, Éver Astudillo, en fin.En el camino, Víctor Rosas, presidente de la junta, dijo que “esto es la resurrección de La Tertulia. Debemos abrirnos a todas las manifestaciones culturales y atraer a todo tipo de público”.El alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, estaba feliz: “Esto es digno de cualquier ciudad europea”. Y reconoció que el Municipio “debería aportar más al Museo. Los recursos que damos no son de la importancia que debería ser. Ya prometí que el año entrante, cuando tengamos saneadas las finanzas y arreglada la casa, será mayor el aporte”.En el segundo piso, la ministra Garcés dijo: “Es necesario que los caleños se apropien de este espacio. Es un centro cultural, porque Maritza Uribe y Gloria Delgado siempre lo tuvieron en mente”.En el tercero, María Paula Álvarez admitió: “Me obsesioné con esto, pero si no era así, no se logra. ¿Qué hacemos si nos dedicamos a coleccionar sin poder mostrar?”.También aseguró que “la gente debe entender que el Museo no es sólo para conocedores”.Y a la salida, la ex directora Gloria Delgado estaba feliz “porque fue lo que siempre soñamos. Nosotros mostrábamos la colección, pero no se tenía el espacio de que hoy se dispone”. Anoche, La Tertulia fue símbolo del gran renacer de Cali.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad