Museo Caliwood, un templo de la memoria fílmica de Cali

Museo Caliwood, un templo de la memoria fílmica de Cali

Mayo 07, 2017 - 08:26 a.m. Por:
Daniela Ekdesman Levi / Gestora cultural mexicana
Museo Caliwood

Proyectores que hacen parte de la exposición constante del Museo.

Marcela Martínez / Especial para El País


Santiago de Cali es, sin duda, un referente del cine colombiano y latinoamericano. La razones para afirmarlo no faltan: varios de los cineastas de la nueva generación son caleños y entre ellos hay nombres tan fuertes como César Acevedo, Óscar Ruíz Navia, Santiago Lozano o William Vega.

Pero el asunto viene, como se sabe, desde mediados del siglo pasado, cuando Cali se convirtió en la cuna de diversos productores, actores y directores de la industria fílmica que a través del movimiento Caliwood  marcaron la pauta cinematográfica del país. El asunto, entonces, viene con muchos más nombres: Luis Ospina, Carlos Mayolo, el propio Andrés Caicedo, Antonio Dorado, Óscar Campo.

Esa historia -la de las imágenes que esta ciudad ha esculpido en el tiempo- tiene en Cali un lugar que las atesora: el Museo de la Cinematografía Caliwood, fundado y registrado en 2008 por Hugo Suárez Fiat.

Si bien el origen de la palabra Caliwood se debe a varios factores, el director colombiano Pascual Guerrero (en entrevista con el director del Museo de la Cinematografía Caliwood, Hugo Suárez Fiat) comentó que la palabra Caliwood había surgido a mediados de la década de los 70 en una plática entre los cineastas del grupo de Cali y un periodista al que pedían que los promoviera.

Por otra parte, el ya mítico director caleño Luis Ospina, quien fue parte de este movimiento, afirma que ellos no se llamaban a sí mismos Grupo de Cali y que tanto el nombre del grupo, como el apelativo Caliwood, se formaron a posteriori.

Desde la infancia, Hugo Suárez Fiat mostró interés por objetos fotográficos y cinematográficos.  Y hace unos años, mientras observaba la restauración de un automóvil clásico, descubrió que en la parte posterior de este se encontraban dos proyectores de cine de 35 m.m. marca Súper Simplex / Peerless Magnarc, que fueron utilizados para presentar largometrajes en los teatros públicos de la ciudad.
Con esto en mente, decidió crear el Museo de la Cinematografía
Caliwood, que además se convertiría en el primer museo del cine en Colombia, en el primero en usar audioguías  y uno de los primeros museos latinoamericanos dedicados a la historia del cine.

El Museo, registrado en 2008, abrió sus puertas al público el 1 de noviembre de 2012 con el objetivo de convertirse en un referente sociohistórico, académico, turístico, familiar y lúdico dentro del género cinematográfico, para que los caleños, en especial  las nuevas generaciones, conozcan, aprecien y valoren la evolución de equipos fílmicos manuales, mecánicos, electrónicos y digitales que han sido esenciales en la construcción de los escenarios y en la producción de las historias de Cali.

A la fecha, la colección museográfica compuesta por objetos personales, donaciones y préstamos, cuenta con equipos análogos de fotografía, filmación y proyección fabricados entre 1825 y 1980; así como con afiches de películas colombianas, y juguetes como el girobserver y el visor de contra luz.

Después de varios esfuerzos, dentro del Museo se construyó el Cinema Lumiere, originalmente ideado como un teatro  ‘art nouveau’, donde se proyectan películas de época y actuales, colombianas e internacionales. Además, este espacio también ha sido sede de lanzamientos de libros, conferencias, disertaciones técnicas, charlas, y eventos privados.

Visitar Caliwood significa, más que estar en contacto directo con un coleccionista fílmico, estar con un cinéfilo de corazón capaz de conectar a toda una ciudad con su rica memoria colectiva.

Cada pieza expuesta en el Museo hace referencia a un momento histórico, tecnológico y económico particular, y denota la importancia de valorar, aprender y analizar desde distintas perspectivas nuestro pasado y su influencia en la vida cotidiana.

Uno de los objetos más destacados de la colección es la cámara Whittaker Micro 16, creada en 1946 por Wm. E. Whittaker Ltda.  en Estados Unidos. Esta tenía el tamaño de una baraja de cartas y cabía en una cajetilla de cigarros, elementos que la hicieron muy popular entre los detectives de la época.

¿Imaginan tener algo tan pequeño y tan útil dentro de tu bolsillo?
¿Qué posibilidades aportó a la producción cinematográfica en ese periodo? Además de la calidad, ¿qué diferencias habría con una cámara del celular o con una GoPro?

Cali siempre ha tenido una relación estrecha con el cine, y las nuevas generaciones no son la excepción, pues son ellas, quienes a través del Festival Internacional del Cine de Cali (dirigido por Luis Ospina) y espacios para ver cine independiente como el Cinema Lumiere, Lugar a Dudas, la Cinemateca de la Tertulia,  están demostrando que Cali aún tiene mucho que decir, y también, que recordar.

El Museo es un espacio que recupera y fomenta la cultura fílmica caleña a nivel local, nacional e internacional para poder contar historias multiculturales desde diferentes miradas y recuperar espacios donde las posibilidades de expresión y reconocimiento son elementos claves para la construcción de distintas realidades.

Museo Caliwood

Caliwood, en la Avenida Belalcázar N.5A-55 Oeste, está abierto de lunes a viernes de 8:00 a.m. a 12:00 m y de 2:00 p.m. a 6:00 p.m.; los sábados de 3:00 p.m. a 7:00 p.m. y domingo de 10:00 a.m. a 6:00 p.m.

Archivo de El País

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad