María Encarnación García, la poeta analfabeta de Colombia

Julio 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Luis Gerardo Castro | Reportero de El País
María Encarnación García, la poeta analfabeta de Colombia

“En el museo me siento como en mi propia casa”, dice María Encarnación (izq), quien fue homenajeada por Águeda Pizarro.

La mujer recita de memoria en el Encuentro de Poetas Colombianas en Roldanillo. Palabras con magia campesina.

Hace 22 años está en su memoria la vez que lució un vestido nuevo. Pero en el camino a Roldanillo se le dañaron las sandalias y aún así, descalza, llegó al Encuentro de Poetas Colombianas de aquel entonces.Hoy las cosas son diferentes para María Encarnación García, la poeta más humilde de la reunión que se realiza anualmente en Roldanillo y a quien Águeda Pizarro de Rayo, fundadora del evento, declaró el miécoles como ‘El Tesoro del Encuentro’.María Encarnación camina despacio y necesita ayuda para subir al atril, donde durante 22 años seguidos ha recitado de memoria sus poesías, porque no sabe leer ni escribir. Llamada la Poeta Analfabeta de Colombia, esta vallecaucana a través de sus escritos relata lo difícil que ha sido su vida y sucesos importantes de la región, como el asesinato de los dos sacerdotes de Roldanillo.Este año María Encarnación está delicada de salud, ha perdido gran parte de su visión y la memoria ya no le ayuda. Poco a poco se le han olvidado algunos versos de los más de 1.000 poemas que año tras año les ha recitado a sus compañeras poetas que llegan a Roldanillo.Su poesía es su vida, y su vida es una poesía. Su rostro denota la vida dura de campesina, madre de 8 hijos, los cuales ha levantado con mucho esfuerzo.Su auditorio cada año se admira de su talento, y sonríe cuando al finalizar de recitar cada poema dice: “Fin”, como cuando termina una novela. Es que su poesía es la novela de su vida y su entorno. El miérocles, mientras recibía el título de ‘El tesoro del Encuentro’, poetas consagradas y las que están iniciando se pusieron de pie para ovacionar a esta mujer que se ha convertido en símbolo de la tenacidad y la constancia de los campesinos vallecaucanos, e ícono del Encuentro de Poetas Colombianas.El certamen, este año, también ha sido especial para Marga López, quien desde hace 25 años llega a Roldanillo con el fin de formar a centenares de mujeres y hombres como poetas.Gracias a sus talleres de poesía, el encuentro de mujeres poetas del Museo Rayo cada año sube de nivel. “Ella tiene el don de transmitir la información en una forma amorosa que hace que uno se emocione con la poesía”, dicen sus alumnas, la mayoría poetas experimentadas y reconocidas. Otras están empezando, y este encuentro abona su talento.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad