Malos días, un thriller con sello caleño

Abril 19, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez R. | Reportera de El País
Malos días, un thriller con sello caleño

Roberto Cano interpreta en ‘Malos días’ a uno de los extraños viajeros de carretera que llega a la cabaña, como si se tratara de una guarida, y encuentra algo más que un refugio.

El cineasta caleño Andrés Beltrán estrena el 21 de abril en cines colombianos ‘Malos días’, película seleccionada en el Festival de Cine de Varsovia.

Andrés Beltrán es un cineasta caleño que estrenará ‘Malos días’,  su ópera prima, en Colombia, el próximo 21 de abril.  El primer western moderno o que él prefiere llamar ‘thiller’ con influencias de ‘neo noir’ (nuevo cine negro).

Esta película que  fue seleccionada en el Festival Internacional de Cine de Varsovia el año pasado, y que ha participado en la primera  edición del   Biff o Bogota International Film Festival y en The Colombian International Film Festival en Nueva York, llega a las salas de cine colombianas para confirmar que Cali sigue siendo noticia. 

La de ‘Malos días’ es una historia de esperanza y amor en tiempos difíciles, como explica este egresado de Comunicación Social, con énfasis en Producción Audiovisual de la Universidad Javeriana. 

Hijo de cinéfilos, Beltrán realizó una maestría  en guion en la U. Nacional, donde trabajó en sus primeros cortos con profesores como Sandro Romero Rey, Hugo Chaparro, Miguel Mendoza y Enrique Pulecio.

Ya se le conocía su trabajo por su dirección de videoclips de bandas musicales nacionales como Superlitio, San Alejo y The Milk, y de un corto del género comedia para Cine Colombia llamado ‘El librero’. Pero ‘Malos días’ es su primera película, que inició en agosto de 2013 y culminó en septiembre de  2015, y  mientras duraba la postproducción hizo su maestría de dirección en Londres, durante un año.

‘Malos días’  la escribió a partir de un guion original y cuenta la historia de Emilia y su madre Lucía, que se ven forzadas a resguardarse en una cabaña después de que su padrastro, ‘El Turco’, roba un cargamento de esmeraldas. Dos delincuentes llegan accidentalmente al lugar. Uno de ellos está herido y necesita reposo. Pronto descubrirán por qué ellas se están escondiendo. Esperan que ‘El Turco’ regrese. “Me basé en la  idea de un lugar perdido. Y  empecé trabajando una historia por medio de personajes de carretera que van  llegando a la cabaña donde están la madre  y  su hija”, explica Beltrán. Luego trabajó la idea de la adolescente como narradora. 

“No me gusta decir que es un western, porque dicho género  se dio en un momento y en un lugar específico, en Estados Unidos y en el Viejo Oeste, y después los italianos lo retomaron; en ‘Malos días’ los personajes no van a caballo ni con sombreros, pero la película sí tiene a nivel estético algunos elementos  como el sentido  de la hostilidad, el que se desarrolla en un lugar sin ley,   árido, y que se   pasa de  plano generales como los paisajes  a planos detalles como los ojos. Este es un thiller con elementos del ‘neo noir’  y del western, y siendo Colombia un país convulso  y lleno de violencia, esos géneros son perfectos para contar nuestras historias”, dice el realizador.

Siendo su primera película se rodeó de actores con mucha trayectoria, como Cristóbal Errázuriz (Iván Vallejo en ‘Café con aroma de mujer’), a quien  visualizó como ‘El Turco’, desde que incluyó a dicho personaje en un guion de cortometraje, que por razones de financiación no se pudo hacer, pero  que fue clave en esta película. 

La adolescente, interpretada por Alejandra Chamorro, cumplió esa doble condición de  niña inocente con aires de  picardía y sensualidad, al igual que Gloria Montoya, a quien Andrés había visto en ‘La sangre y la lluvia’, de Jorge Navas, y   fue  ideal para el papel  de mamá. Y Roberto Cano encajó en el rol de un tipo con aires de malo que esconde   cierta bondad.  David Valencia (modelo y actor caleño)  fue un descubrimiento y  con Carlos Fonseca  habían trabajado en cortos.

Eligió Boyacá por ser desértico, pero con   oasis como la cabaña en medio de la aridez.  El rodaje duró 20 días, aunque estuvieron encerrados siete más por el paro agrario.  Se escasearon los alimentos y comían solo lentejas y arroz. Cerraron las vías, un día  Alejandra Chamorro, que debía grabar en Caracol, no pudo salir porque   taparon las vías con troncos de madera quemada.  Gloria Montoya, quien tenía una bebé de  tres meses de nacida, tampoco pudo salir. Pero esto generó entre todos una relación sólida.

 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad