Lo que tiene que saber sobre el VII Festival de Juventudes Sinfónico Corales

Agosto 05, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Lo que tiene que saber sobre el VII Festival de Juventudes Sinfónico Corales

Invitados. Alberto Grau y María Guinand, maestros corales.

Los maestros Alberto Grau y María Guinand contagiaron a los caleños su amor por la música coral. Evento.

Cali será epicentro de la música coral, a finales del mes de septiembre con motivo de la realización del VII Festival de Juventudes Sinfónico Corales.Este certamen se realiza en cooperación entre la Corporación de Fomento Andino CAF, la Fundación Musical Fundarboledas, el Ministerio de Cultura, el Instituto de Bellas Artes y el Instituto Popular de Cultura y tiene como propósito estimular la práctica de la música coral y la formación de públicos para esta expresión en la región.Como una forma de preparar a los cultores del género la semana pasada se realizaron dos talleres que estuvieron dirigidos por los maestros venezolanos Alberto Grau y María Guinand, dos de las más importantes autoridades en materia coral en el mundo.La maestra Guinand alterna una prestigiosa carrera como directora coral, con la enseñanza en talleres y simposios en Europa, Asia y Latinoamérica. El maestro Alberto Grau es uno de los compositores contemporáneos y líderes más importantes de la música vocal en Latinoamérica. Directores corales y estudiantes universitarios e integrantes de coros se beneficiaron de los talleres ‘La magia de la música coral’, dictado por Guinand y ‘Herramientas de Composición Coral, a cargo de Grau, dirigido a compositores y directores interesados en escribir para coros de niños y jóvenes.La maestra Guinand se mostró gratamente sorprendida por el entusiasmo de los participantes en su taller. “Tuvimos asistencia de varios lugares del país. Me encantó el amor que sienten los jóvenes y niños por la música coral un arte tan humanizante y formador”. Guinand explicó que los procesos corales van más allá de lo estrictamente musical. “También contribuyen a estructurar comunidades, facilita que las personas armonicen, genera cohesión y trabajo en equipo. Es una herramienta sencilla que no solo educa sino que nos aproxima a la esencia humana”, señaló.Por su parte el maestro y compositor Alberto Grau, también se mostró satisfecho por el buen nivel que observó en varios de los talleristas en el campo de la composición. “Mostraron una gran creatividad y gusto por la composición, así que espero que el taller halla dejado huella”, dijo.Grau expresó que la música coral debe acompañar al ser humano desde que nace hasta su vejez y que en especial la que se dirige al público joven e infantil ha evolucionado. “Por eso la música coral que se hace ahora debe ser más vital, donde el muchacho en el coro pueda actuar de una manera más teatral y se eviten las formas acartonadas de coros en que cantan todos tiesos”. Fundador de la Schola Cantorum, una de las instituciones más tradicionales de Venezuela, Grau explicó que la entidad trabaja proyectos corales en los barrios marginados de Caracas. “Desde hace 20 años desarrollamos proyectos en estos barrios que han permitido que numerosos jóvenes y niños logren tener mejores modelos de vida sacándolos así de los peligros de la calle y el ocio improductivo”. Los maestros venezolanos además no ahorraron elogios sobre el nivel musical de los artistas regionales y auguraron mucho éxito al certamen coral que se hará en septiembre, y que es promovido por varias entidades culturales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad