'Lo que de verdad importa', una película en beneficio de los niños con cáncer

'Lo que de verdad importa', una película en beneficio de los niños con cáncer

Septiembre 28, 2017 - 11:27 p.m. Por:
Anderson Zapata / Reportero de El País 
Cine para niños

En repetidas ocasiones el director de la cinta, Paco Arango, ha manifestado que: “‘Lo que de verdad importa’ es una historia divertida y que te alza el corazón. La película no es mía, es de los niños”.

Especial para El País

‘Lo que de verdad importa’ es una película fenómeno que ha generado una solidaridad internacional sin precedentes. Esta cinta llegó ayer a los cines de Colombia y espera ser una de las más vistas por estos días en el país.

Lo más importante de todo es que los niños afectados por cáncer en nuestro país sentirán un alivio gracias a cada uno de los espectadores de este filme, quienes se sumarán a su causa, ya que los recaudos económicos de la producción serán donados a menores que padecen esta enfermedad a través de las fundaciones Sanar, Pies Descalzos y Ellen Riegner de Casas.

En entrevista con El País, el director del filme, el mexicano Paco Arango, habló de cómo construyó la historia y sobre su pasión por ayudar a los niños enfermos y de escasos recursos.

¿Cómo nace la idea de hacer esta producción titulada ‘Lo que de verdad importa’?

Es mi segundo cortometraje. El título en América Latina se debe a que hay una fundación que se llama ‘Lo que de verdad importa’ que da charlas benéficas a gente joven, donde los aconsejan sobre las correctas maneras de actuar en la vida.

“Los colombianos deben ver la película porque los va a apasionar y a sensibilizar”

La historia de la película nace porque yo siempre he querido tener el don de curar, pues llevo trabajando con niños con cáncer 16 años y me comprometo mucho con las causas sociales. La historia de la cinta es de un hombre que repentinamente se da cuenta de que tiene el don de curar y que contrario a mí, no quiere tener esos privilegios porque es una persona muy egoísta.

Sin embargo, después de tener un encuentro con una niña muy enferma, cambia su visión de la vida y se da cuenta de lo que de verdad importa.

¿Cómo y por qué se vinculó desde hace 16 años con niños que tienen enfermedades graves?

Yo tenía la sensación de que había tenido mucha suerte en la vida y quería devolverla, por eso, en el 2001, un día ingresé a un hospital de niños con cáncer y me adentré en ese mundo.

Producto de todo eso hoy en día tengo dos fundaciones y he ayudado a más de 15.000 niños. Cuando hago cine lo realizó para entretener, dejar un mensaje y recaudar un buen dinero para ayudar a los demás.

Hablemos un poco de la película. ¿Dónde fue rodada?

En Canadá, porque en ese país había un incentivo fiscal grande. Además, tuve la suerte de contar con actores importantes que han participado en series como ‘Lost’ y ‘Juego de tronos’. Gracias a todo eso la película pudo ser realizada y en sus primeras proyecciones ha sido avalada por grandes críticos del cine.

¿Cómo ha sido recibida la película en México, España y cuatro países de Centroamérica, lugares donde ya fue estrenada?

La producción ha tenido mucho éxito. En México estuvo 14 semanas en taquilla con más de 2 millones de espectadores. En España estuvo 11 semanas en cartelera y también sobrepasó el millón de espectadores. El dinero ha sido donado a los niños en condición de vulnerabilidad de los países donde se ha proyectado la cinta. Ahora es el turno de Colombia.

¿Por qué decide darle a Alec, el personaje principal, el poder da cambiar una vida y de curar niños enfermos?

El mensaje es que la vida es un regalo y que todos tenemos la posibilidad de dejar el mundo un poco mejor. La historia de Alec es que es un hombre que solo piensa en sí mismo, sin embargo, se da cuenta de que puede ser más feliz haciendo las cosas distintas.

El mensaje es que todos tenemos la responsabilidad de ayudar al prójimo de la mejor manera posible.

¿Cuáles han sido los comentarios de las personas que han visto la cinta?

Muy buenos. La película se presta para un viaje de emociones y le arranca lágrimas a todos los asistentes. Muchos me han confesado que salen con ganas de abrazar a alguien.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad