"Las mujeres en este desastre de país son heroínas": Germán Castro Caycedo

Octubre 16, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa

"Indefenso es el que no ataca, Eso recae sobre millones de colombianos que no somos bandidos", dice el cronista y escritor Germán Castro Caycedo.

En el libro ‘La Tormenta’, del cronista Germán Castro Caycedo, cuatro mujeres narran su tragedia por el conflicto armado en el país.

Son cuatro mujeres con cuatro historias que no se parecen en los detalles, aunque tengan una esencia que sabe a lo mismo: la guerra. Fueron víctimas, cada una, de un actor de la violencia diferente.Germán Castro Caycedo se hace a un lado y las deja decir. Son ellas las que sintieron, a las que les dolió la violencia y la muerte y la soledad y todo lo demás, tan triste.  ‘La tormenta’ es el nombre. Las cuatro mujeres están, una después de la otra, en las 265 páginas de este libro. Usted pone a las mujeres a contar, a hablar sobre la violencia, ¿por qué? Las mujeres son más importantes que los hombres en mil actividades de la vida, mucho más valientes y en este desastre de país son heroínas verdaderas, por lo que soportan. La muerte, la violación, la muerte de sus hijos, el asesinato de sus nietos, de sus maridos. ¿Cómo eligió estas cuatro historias? Luego de escuchar muchas historias, uno tiene un olfato y dice esto es más intenso, más clásico de la situación, esto es más relevante y escoge. ¿Qué vio en ellas? La manera como se ensañaron con ellas. Con la primera mujer habló en París Hablé seis, o siete veces con ella. Supe la historia, luego averigüé por ella, conseguí a la mamá y ella ya me dijo dónde estaba. La llamé a París, me citó y me fui. No se podía en el lugar de los hechos, porque si la llevo la matan. En la historia de Margarita pone un paréntesis donde dice que ella llora una vez más… (Interrumpe) Lloró muchas veces. Luego sus hijos me dijeron que una vez yo me iba, ella se descomponía. Le daba una especie de shock nervioso, no dormía. Yo no iba al otro día, sino al cuarto o quinto, que se hubiera recuperado. Es que era revivir una cosa muy intensa, muy dramática. Esa intensidad de la historia, lo debe permear, ¿no? Lógico, pero yo ya llevo 40 años en esto. Me permean, pero es mi trabajo. Cada mujer es víctima de un autor del conflicto. ¿Es para decir que todos son iguales de perversos? Ahí dice que son unos depravados. Todos son unos depravados. Desde las fuerzas del Estado, que generalmente son peores si los juzgas por este libro. Son otros bandidos.  Frente a la violencia, frente al sadismo, frente a la sangre, frente al crimen, son exactamente iguales. La historia de Magdalena, dice que no siente odio. Lo que pasa es que es una mujer humanamente admirable. Nunca pierde la compostura, pero siente profundamente.  Ella no se quiere vengar, por ejemplo. Los relatos los cuenta en la voz de ellas. ¿Por qué? Yo no hablo nunca. No. Se trata de poner a los personajes directamente al oído del lector, porque si yo hablo, hago una editorial y esa no es la idea. Tal vez hablo para explicar, para contextualizar.Son cuatro décadas recorriendo el país y, cuenta en el libro, que siente que en esta, la actual, la tormenta es mayor… (Interrumpe) Es una tormenta de odio entre los colombianos. ¿Qué pasó para que eso se diera? Se siente cómo se odia y se ataca la gente. Hay que ver al expresidente Uribe, cómo odia.  Cada día el odio es más intenso. Es lo que hace que la guerra sea más cruel. ¿Ve esperanza? Yo sí veo esperanza, espero. Usted es un viajero. ¿En qué viaje está? No. Estoy tranquilo. Tendrá que venir otro libro, porque es mi profesión, pero no todos los días hay temas. 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad