Las cenizas de Mutis reposan en México, país donde vivió por más de medio siglo

Septiembre 24, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Resumen de agencias
Las cenizas de Mutis reposan en México, país donde vivió por más de medio siglo

Mutis, durante el homenaje que le rindieron en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara.

Anoche fue cremado el cuerpo del poeta y escritor colombiano. Amigos y colegas continúan reaccionando ante su partida.

El último deseo de Álvaro Mutis fue que llevaran sus cenizas a Coello, Tolima, el lugar que hizo posible su literatura y donde vivió durante su infancia. Esto lo pidió por un pacto que hizo alguna vez con su hermano Leopoldo Mutis, que consistía en que las cenizas de ambos serían arrojadas al río que pasa al lado de la finca en la que crecieron.Sin embargo, esta petición no ha sido cumplida. Ayer, en horas de la noche, el cuerpo de Álvaro Mutis fue cremado en Ciudad de México y sus cenizas permanecerán en aquel país en el que vivió desde 1956.Mutis, el inolvidableCuando a Gabriel García Márquez le dieron la noticia de que había ganado el Premio Nobel de Literatura, lo primero que hizo fue correr hasta la casa de Álvaro Mutis para suplicarle que le diera refugio, y así, protegerse del boom mediático que sabía que se generaría al ser el ganador del máximo premio de las letras universales. Esta es tan sólo una de las anécdotas que Juan Gossain recuerda de Álvaro Mutis, quien fue uno de los primeros periodistas colombianos que al conocer la noticia viajó a México para entrevistar a Gabo, y gracias a la amistad que lo unía a él, supo de su paradero y lo visitó al menos durante tres días desde su escondite, hasta que Mutis convenció al hijo de Aracataca de que no podía estar escondido hasta su viaje a Estocolmo a recibir el galardón, como pretendía hacerlo.Además de exaltar el talento narrativo y profunda poesía de Mutis, Gossain resalta su generosidad en todo sentido: “Mutis estuvo preso por una razón. Trabajaba en la Esso y organizó un Premio de Literatura que ganó Gabriel García Márquez con 'La Mala Hora', y le tocó irse de Colombia porque descubrieron un desfalco en sus cuentas. Este desfalco se explica porque él sacaba de ahí dinero para el escritor que no tenía para comer o aquel al que le faltaba dinero para pagar los estudios, incluso, para uno que otro enfermo. Nunca he visto una mejor forma de invertir el dinero de las relaciones públicas”. La poeta antioqueña Piedad Bonnett, quien como Mutis ha sabido combinar con maestría la poesía y narrativa, es una atenta lectora de la obra del escritor colombiano. “La sensación que da es que no estaba referenciando un mundo local que reconozcamos evidentemente. Sin embargo, en parte de su poesía él alude al mundo muy querido suyo que es de la infancia, la cual transcurrió en el Tolima, la tierra caliente que siempre la llevó como una nostalgia mientras vivía en México, pero que está enunciada de una manera tan universal que no llega a describir paisajes descifrables, sino que va más por los universos interiores, en los afectos muy remotos, de un niño que olió el café y las palmas. Un mundo nativo colombiano pero revestido de otra cara”, afirmó. En su análisis no podía faltar su personaje insignia, Maqroll: “Es un personaje muy extraño porque es la suma de muchos personajes, que tiene muchas caras y desdoblamientos de sí mismo, que se podría decir que son muchas de las facetas del propio Álvaro Mutis. Un personaje imaginario que además es un trashumante natural y sobretodo la figura del amor, que va de un amor a otro. Una especie de aventurero que va de las selvas a la tierra caliente. La cuestión de los espacios en Maqroll es muy importante, porque es un hombre de mar y de tierra, por lo que termina siendo una síntesis de muchas cosas y lo hace aún más interesante es lo que él hace que nos preguntemos sobre el mundo”. Por su parte, la escritora mexicana Carmen Boullosa asegura que "se puede perder el sentido del tiempo al leer a Mutis. El mundo de la literatura sería triste si no existiera un escritor de la talla de Álvaro, porque es para leer y releer. No sé qué tanto me deja en cada lectura, porque cuando lo encuentro, nunca se va. Sus historias y sus personajes siempre estarán conmigo".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad