La vida de Steve Jobs es llevada al cine

Noviembre 10, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Rojas Arbeláez | Especial para GACETA
La vida de Steve Jobs es llevada al cine

El actor Ashton Kutcher interpreta a Steve Jobs en la película dirigida por Joshua Michael Stern. Él hace las veces del hombre que revolucionó el mundo de la tecnología.

‘Jobs’ es una película biográfica que nos muestra la vida de Steve Jobs ahondando en los detalles más importantes de su genialidad.

Pretender abarcar la vida de una persona de un solo brochazo, es complejo por no decir imposible. Lo mismo sucede con las películas biográficas que aunque quieren contarlo todo, terminan centrándose en un aspecto más relevante, aquel por el cual el personaje es recordado. Lo que antes fue territorio propio de pintores, escritores y líderes políticos, de quienes queríamos conocer los detalles más íntimos de su vida, ha empezado a transformase en un nuevo tipo de vidas resumidas que arrojan datos muchas veces inconexos, pero sin duda relevantes. Sin embargo, con el paso de los días, los artistas han ido quedando atrás, dando paso a nuevos personajes cuyos aportes están más relacionados con inventos y creaciones de otro tipo que con las meras cuestiones estéticas. El mundo cambia y con ellos nuestros protagonistas. De esta manera las películas se han ido convertido en una nueva oferta casi cultural e histórica para aquellos espectadores que quieren sumergirse por instantes en sus vidas pretendiendo así conocer lo ‘más importante’. Y aunque el cine no pretende educar y el género de la obra didáctica es legado de un teatro muy lejano, muchos aún piensan que viendo este tipo de películas podrán conocer mucho de la vida de esos seres públicos que han escuchado nombrar. Aquellos de quienes han aprendido ha relacionarnos de otra manera con el mundo. Creadores de software, diseñadores y empresarios son ahora llevados a la pantalla con la promesa, fallida casi siempre, de mostrarnos la mayor parte de su vida. El esmero y pasión suelen agotarse en el primer intento, porque al final las películas terminarán casi siempre construyéndose sobre un solo aspecto de la biografía de su protagonista. No son pues el retrato más intimo, tampoco el más novedoso, simplemente se deleitan en recrear con mayor detenimiento lo conocido por muchos desde las noticias y los libros biográficos.Pasa así con ‘Jobs’, que narra la vida de Steve Jobs, el fundador de la compañía Apple. La película protagonizada por un Ashton Kutcher mejorado en su nivel actoral, tras su carrera como actor de algunas comedias románticas y recordado por el popular programa televisivo ‘Two and a Half Men’, en el papel de Charlie. En esta ocasión, Kutcher interpreta al visionario inventor con soltura y comodidad, dejándonos entrever la complejidad de su personalidad, a través de secuencias generosas en las que se luce bastante bien. Su escogencia como actor es sin duda una de las mayores apuestas de esta producción que corre por cuenta de un director poco reconocido como lo es Joshua Stern, a quien le han sido confiados proyectos menores y sin ninguna relevancia en la taquilla. Cosa curiosa y bastante acertada para un proyecto como ‘Jobs’ con el que sin duda se pretendía mostrar la vida de un ser tan polémico como amado y de quien se han escrito varios libros. De ellos vale la pena recordar su biografía autorizada, escrita por el periodista Walter Isaacson. Esta película, sin embargo, no tiene nada que ver con aquel famoso libro, sino que su guión resulta más bien una libre interpretación de los hechos recopilados a discreción. De ahí que el guión nos presente una historia bastante primaria y superficial, en la que no se ahonda en un ningún tema en particular.Vemos a un joven Steve viviendo su época universitaria de manera irreverente para pronto movernos a su viajes y luego al garaje de su hogar paterno donde empezaría su empresa. De esta forma la película nos muestra solo fragmentos escogidos más en función de la acción que de la transformación misma de su protagonista. Entonces, por momentos salta de una situación a otra, a manera de episodios y no siguiendo una misma línea continua. Pero esto, que podría ser un reflejo inequívoco de superficialidad narrativa, sobre todo en cuanto a la vida de una personaje tan polémico se refiere, otorga a la película un tono ágil y ameno que mantiene la atención de quien la mira. Incluso en los momentos álgidos, de discusiones en plena mesa de juntas, la película no pierde tensión ni se torna aburrida. En su justa medida, ‘Jobs’ camina por el borde, logrando contar lo suficiente, de manera ligera y matizada eso sí, pero sin caer en explicaciones innecesarias y largos discursos. Algo bien logrado, a diferencia de ‘La red social’, que pecó por exceso de conversaciones extensas y agotadoras incluso para el más conocedor. Así, ‘Jobs’ se convierte en un acercamiento color rosa a la vida de un hombre que sin duda fue más controvertido y guerrero de lo que se ha dicho. Una película llena de tropiezos y logros, intrigas y triunfos por parte de quien la vive y de emociones y tristezas puestos por la mira. Una producción interesante, con una propuesta visual poco acartonada y con un buen sabor de boca. Sobre todo para aquellos que amamos la manzanita. *Twitter: @kayarojasDocente Universidad Autónoma de Occidente

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad