La Sonora por Señas hace su debut este viernes

Julio 11, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez | Reportera de El País.

Hoy a las 6:00 p.m., en la Biblioteca Departamental, será el lanzamiento de esta agrupación musical que usa otros lenguajes.

Un cambio en la mirada puede ser la señal del director de la Sonora Por Señas a los músicos, para que cambien de ritmo. Lleva el tempo con los pies, indica con la mirada quién puede intervenir y con un gesto explica la intensidad y el volumen a seguir. Incluso permite que el público proponga a los músicos ritmos que deben copiar.La Sonora por Señas es la nueva agrupación conformada por 18 músicos-creadores de Cali, de entidades como Bellas Artes, el Instituto Popular de Cultura, la Universidad del Valle y autodidactas. Tienen influencias de música clásica, folclor, rock, jazz, rap, latin, reggae, blues, aires chilenos y peruanos.Aunque llevan un trabajo de dos años y medio aprendiendo este lenguaje de comunicarse y de improvisar ritmo y percusión por señas, solo hasta febrero de este año arrancaron como grupo.Este lenguaje musical proviene de Argentina, donde fue creado por Santiago Vázquez. Él estuvo hace más de dos semanas en Cali dictándole unos talleres a la agrupación, reforzando su aprendizaje. “Estamos en ese proceso de construir sonoridades a partir de unas ideas que se organizan por un lenguaje de señas. No tenemos otra forma de comunicarnos, sino por señas. Nos subimos al escenario sin saber qué vamos a tocar. Pero lo que toquemos tiene que parecer que lo hubiéramos tocado desde hace mucho tiempo y ensayado mucho”, explica David Molina, director de La Sonora Por Señas. “Se trata de una forma de hacer música de una manera novedosa, impactante, donde invitamos a la gente a que no solamente escuche la música, sino que la vea y que haga parte de esa creación, son fundamentales dentro de ese proceso”, agrega.La Sonora Por Señas surge de esa necesidad de improvisar del músico, pero desde una forma ordenada. Expresa Molina que “dentro de la música, los directores clásicos tienen sus señas, las batucadas en Brasil, el jazz tiene una manera de comunicarse”.La magia de la ‘música por señas’ es que todos los músicos son creadores, es como si fueran DJ. “Podemos repetir un sonido hasta el infinito, jugar con las dinámicas de aprender, hacer, copiar, generar memorias, jugar con los ritmos experimentando pulsos de una forma, pulsos de otra y ver cómo los combinamos. Pero todo eso tiene que sonar agradable para el oído de un público que no está educado para eso, sino que quiere escuchar música, disfrutarla”, describe el músico. La Sonora Por Señas trabaja actualmente con empresas para fortalecer a los empleados en comunicación y trabajo en equipo. Cada integrante debe hacer un sonido y colaborar dando espacio a otro para que todos puedan intervenir; si se pone en esa lógica individual va a saturar al público. Aquí tiene que trabajar dentro de una lógica colectiva, donde debe saber qué es lo importante para que suene bien el colectivo.La agrupación, que hace trabajo social y música con niños, porque esta es una gran herramienta pedagógica, también recibió una invitación en noviembre para trabajar con niños sordos y hacer música desde el lenguaje de las señas. Pero la Sonora no está pensada exclusivamente para la comunidad sordomuda, sino para ordenar una serie de sonidos dentro de un ritmo y cómo hacerlo sin necesidad de utilizar la voz, a través de la vibración y la seña. Hay un manual de señas creado por Santiago Vázquez, hace nueve años. Y en Argentina existe La Bomba de Tiempo, un referente internacional de este tipo de lenguaje musical. En el mundo ya son más de 20 grupos con este lenguaje, 10 en Argentina y otros 10 fuera de este país. Un integrante de la Sonora Por Señas en Cali es Sergio Alexandrovich Hincapié, músico de rock y metal con amplia influencia del folclor, pues es egresado del IPC. Fue integrante de la Percumotora, que tiene la misma esencia de la Sonora. “Me atrajo este formato porque es totalmente diferente. Es crear en vivo, improvisar, hacer algo que uno no sabe hacia dónde va en términos de composición, que se va dando en escena. De una equivocación pueden surgir una cosa maravillosa. Eso requiere de un estudio de las herramientas para la improvisación”, afirma Sergio. Alejandro Durán, percusionista sinfónico, quien hizo además son cubano, coincide en que “aquí uno nunca sabe qué va a sonar, ninguna composición suena igual a la otra”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad