La rebeldía de Mafalda se apoderó de Cali: una visita a su caricaturesca sabiduría

La rebeldía de Mafalda se apoderó de Cali: una visita a su caricaturesca sabiduría

Octubre 15, 2017 - 04:14 p.m. Por:
Redacción de El País
Mafalda

La Casa Obeso Mejía, en el oeste de Cali, se ha convertido por estos días en el hogar de Mafalda y sus amigos. Excusa para recordar a la niña rebelde.

Giancarlo Manzano / El País

Leonor Sandoval, de 74 años, detalla una a una las tiras cómicas de Mafalda que hay a lo largo de la exposición. Lee detenidamente la historia de Quino, el creador de la popular niña, y finalmente se sienta y se dispone a pintar una tira cómica con todos los personajes de Mafalda. Es como ver a una niña que ha entrado al mundo de Mafalda que por estos días visita Cali.

“Veo a Mafalda desde que salió publicada por primera vez, recuerdo que compraba unos cuadernitos que vendían con las tiras cómicas y el periódico. Me gusta Mafalda por su inteligencia y porque retrata la realidad de la vida, cada personaje está muy bien definido y representa a la perfección las distintas personalidades de los seres humanos. Es un humor muy fino”, explica doña Leonor Sandoval, quien visitó la exposición acompañada por sus dos nietos.

"No es cierto que todo tiempo pasado fue mejor. Lo que pasaba era que los que estaban peor todavía no se habían dado cuenta",
Mafalda.

Y es que por estos días Mafalda, la popular niña creada por el humorista gráfico argentino Quino, en 1964, está de visita en Cali con la exposición ‘El Mundo de Mafalda’, que se encuentra ubicada en La Casa Obeso Mejía del Museo La Tertulia (Avenida 4 oeste # 4-59).

La muestra, que estará hasta el próximo 5 de noviembre, es un espacio para que grandes y chicos conozcan detalles de la popular niña argentina a la que no le gusta la sopa. Durante el recorrido los visitantes podrán conocer a profundidad cada uno de los personajes de la tira cómica, encontrarán detalles reveladores de Quino, entrarán al apartamento en el que el caricaturista se inspiraba para dibujar a Mafalda y podrán pintar, escribir y hasta bailar con la música de The Beatles, entre otras actividades.

“Esta es una oportunidad para que los caleños se encuentren con los personajes de Mafalda y entiendan la relación de ella con los medios de comunicación, pues es de ahí de donde derivan todas sus preocupaciones por el mundo. Además, van a entender la relación de Mafalda con los padres, los amigos y la forma en la que ella ve el mundo y cómo quiere solucionarlo”, explica Alison Grajales, coordinadora logística de la exposición.

Mafalda

Los visitantes podrán tomarse fotos con Mafalda y comprar artículos alusivos a ella.

Giancarlo Manzano / El País

Los visitantes al ingresar a la muestra podrán conocer en detalle a cada uno de los personajes que acompañan a Mafalda en sus aventuras.

Felipe, Manolito, Susanita, Miguelito, Libertad, Guille y los padres de Mafalda son los protagonistas de la primera parte de la exposición, donde por medio de unos rollos, que tienen el tamaño real de cada personaje, se cuentan las historias y las frases más populares de cada uno.

“Cada personaje aparece en una estructura curva, independiente, que se asemeja un rollo de papel. Allí los visitantes pueden individualizarlos y saber sobre sus formas particulares de ver el mundo. En la cara interna de la estructura se presenta su personalidad. En la cara externa, su relación con el entorno”, asegura Alison.

“Esto es algo extraordinario y constructivo, pues sirve para conocer la historia de alguien que fue rebelde sin ofender a nadie. A Mafalda nadie le impuso nada”, comenta Fabio Bedoya Orozco, otro de los visitantes.

MAfalda

Al entrar los visitantes conocen los personajes de Mafalda con su tamaño real.

Giancarlo Manzano / El País

Otra parte de la exposición es ‘Los gustos y los no gustos de Mafalda’. En este espacio podrán conocer por qué a Mafalda le gustan The Beatles, el Pájaro Loco, los vestidos, el triciclo, la radio, la televisión y la primavera. Además, encontrarán la explicación de por qué a la pequeña de vestido rojo no le gustaban la sopa, la guerra, los comentarios de Susanita, las moscas y muchas cosas más.

Uno de los espacios donde vuela la creatividad de los visitantes es en el lugar de ‘Los inventos’. Este es un taller donde se propone detectar una situación problemática o un deseo, y dibujar un artefacto (un invento) para su solución.

Los niños han sido quienes más se han divertido en este taller, pues han inventado un ‘esclavo de tareas’, para que a ellos no les toque hacer los trabajos que dejan en el colegio y poder salir a jugar, o un ‘teletransportador de regaños’, con el fin de utilizarlo cuando sus padres les digan algo que no les guste.

"Dicen que el hombre es un animal de costumbres, más bien de costumbre
el hombre es
un animal",
Mafalda.

Esta estación está inspirada en cómo Mafalda y sus amigos inventan soluciones simples y divertidas a problemas cotidianos. Por ejemplo: un tenedor que se transforma en una antena telepática para captar mejor las ideas.

Otro de los lugares más interactivos de la exposición, es el espacio destinado a identificar y asociar a los personajes con su forma de pensar y ver el mundo. Este módulo cuenta con páneles con soportes para colgar una serie de piezas que deben corresponderse y globos con diferentes textos que deben concordar con las expresiones faciales de cada personaje.

Mafalda

Las flores que tanto le gustan a Malfada también tienen su espacio en La Casa Obeso.

Giancarlo Manzano / El País

En este espacio doña Leonor Sandoval recordó y se divirtió con las preguntas que Mafalda le hace a su papá y lo deja sin respuesta alguna debido a la complejidad de estas.

“Me gusta mucho cuando Mafalda le hace las preguntas a su papá y él no sabe como responderlas y se trasnocha para encontrarle alguna explicación. Eso pasa en la realidad cuando mis nietos me realizan preguntas que muchas veces no sé como contestar”, recuerda doña Leonor.

‘Los 60 departamento’, es otro espacio de la muestra que esta abierta de lunes a domingo de 10:00 a.m. a 8:00 p.m. Este es uno de los lugares más emblemáticos de la exposición porque recrea el interior de una cocina comedor de los años 60, no sólo con la idea de contar el motivo de creación de Mafalda que inicialmente fue una publicidad frustrada para los electrodomésticos Mansfield, sino para que los visitantes se empapen de las características cotidianas de la década. Hay revistas y utensilios de época. Además, suena música de The Beatles.

‘El mueble de los recursos’ es otro de los espacios interactivos, allí se busca que los niños realicen su propia tira con los personajes de Quino, utilizando sellos, colores, pinturas y otros materiales didácticos.

La exposición, sin duda, es un lugar para visitar en familia o con amigos y disfrutar de aproximadamente dos horas de diversión y conocimiento. La entrada tiene un valor de $20.000, los niños pagarán solo $5000.

Mafalda

El carro de la familia de Mafalda se encuentra en la parte final de la exposición.

Giancarlo Manzano / El País

Detrás del genio

Hace unos meses, Joaquín Salvador Lavado ‘Quino’ celebraba sus 85 años de vida con homenajes en todos los países que visitaba. Junto a su adorada Mafalda ha recorrido el mundo presentando las disparatadas, pero sabias, palabras de la niña de seis años.

Las aventuras de Mafalda, la pequeña contestataria y luchadora social amante de The Beatles, la democracia, los derechos de los niños y la paz, y detractora de la sopa, las armas, la guerra y James Bond, se desarrollaron de 1964 a 1973.

Sin embargo, su imagen y sus atemporales e irónicos mensajes en pro de un mundo mejor la han hecho inmortal.

También a sus amigos Manolito, Susanita y Felipe, con los que alcanzó el éxito mundial en decenas de idiomas.

"Viendo las cosas que hice
en todos estos años me doy cuenta de que digo siempre
las mismas cosas, y siguen vigentes. Eso es lo terrible, ¿No?",
‘Quino’,
ilustrador.

A pesar de ser un producto que nació para publicitar electrodomésticos, ‘Quino’ encontró en ella la mejor forma de crear un humor crítico y encontró en el feminismo el arma más fuerte. Así lo dejó saber en una entrevista a 20 Minutos. “Era muy fuerte el feminismo entonces y me parecía mejor una nena que un nene. Aún hoy me lo parece. Una nena que escucha las noticias sobre cómo va el mundo y que al mismo tiempo en el colegio le enseñan que hay que ser buenos y portarse bien, lo que era una contradicción”, dijo el dibujante.

Pero no todo fue exitoso. ‘Quino’ aprendió del oficio a los golpes porque a los 14 años decidió dejar la Escuela de Bellas Artes para aprender las técnicas de dibujo por sí solo. Sin embargo, esto le trajo dolores de cabeza pues en sus trabajos futuros la carencia de algunas técnicas reveló que nunca debió dejar la escuela.

“Tuve que darme muchos porrazos para aprender, si me hubiera quedado haciendo la carrera no habría sufrido todo lo que sufrí", contó el artista.

Joaquín Salvador Lavado ‘Quino’.

Joaquín Salvador Lavado ‘Quino’.

Archivo de El País

Ese desafío para aprender a perfeccionar sus dibujos en el camino lo llevó a crear a Mafalda, en 1964. Sus sátiras fueron publicadas seis de cada siete días por más de nueve años y representó la consolidación de pensamientos críticos para la época. ‘Quino’, incluso lanzó un ejemplar de su creación y en menos de dos días logró vender más de 2000 ejemplares.

A lo largo de sus nueve años de publicaciones, el diseño de Mafalda sufrió varias modificaciones, hasta llegar a la definitiva, que es la que observamos hoy en día.

Y fue en esos cambios que la pequeña de seis años fue añadiendo pensamientos a sus mensajes que, incluso, le costó a su creador el exilio.
Durante los años 70, el golpe de Estado en Chile fue una de las razones por las que ‘Quino’ debió parar su creación. La situación que desangraba a dicho país era abordada por la caricatura de ‘Quino’ para divulgar lo que pasaba en ese entonces. Fue entonces cuando ‘Quino’ dijo “no más”.

“Tras el golpe de Chile la situación latinoamericana se puso muy sangrienta y Mafalda no podía dejar de hablar de lo que estaba pasando, pero si lo hacía me tenía que ir de Argentina, cosa que me ocurrió dos meses después. Si la seguía dibujando me pegaban uno o cuatro tiros", aclaró ‘Quino’.

Sin embargo, aunque el impacto social de Mafalda perdura en el tiempo, ‘Quino’ también pudo desarrollar su carrera como ilustrador y alejarse de Mafalda para continuar otros trabajos.

Entre sus otros trabajos se destacan ‘A mí no me grite’, una publicación que contiene tiras y dibujos divertidos, no solo sobre la vida cotidiana de las personas y sobre los rumores y barullos que ellas hacen y sus consecuencias. ‘Simplemente Quino’, un libro que recopila sus antiguas tiras publicadas en la prensa. Y ‘¡Que mala es la gente’, una selección de chistes gráficos publicados en 1996.

El artista, nacido en Argentina, ha sido condecorado por el aporte de su trabajo a la sociedad. Algunos de sus reconocimientos fueron el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, Ciudadano Ilustre de Buenos Aires, Caballero de la Orden de Isabel la Católica, entre otros.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad